XVIII Congreso Anual de Sloan-C

Reseña de libros, revistas y eventos

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

XVIII Congreso Anual de Sloan-C • Guadalupe Vadillo Bueno*

Sloan-C es un consorcio sin fines de lucro que afilia a individuos, instituciones y organizaciones comprometidos con la promoción de la calidad en la educación en línea. Ofrece un variedad de servicios: publicaciones, eventos académicos, talleres, cursos y certificaciones. Además, premia a los mejores esfuerzos en este campo. Quizá el evento más importante sea su conferencia anual internacional sobre educación a distancia, que en 2012 se llevó a cabo del 10 al 12 de octubre en Lake Buena Vista, Florida, Estados Unidos. El nombre del congreso —“At a Crossroads: Online Education in a Complex World”— refleja la cantidad y variedad de enfoques, estudios, productos, servicios, tendencias y retos que se trataron durante esos días. En esta reseña nos enfocaremos en dos tópicos de particular actualidad.

Massive open online courses

Los cursos masivos abiertos en línea (MOOC, por sus siglas en inglés) fueron expuestos en muchas ponencias como una opción de bajo costo que permite que maestros destacados lleguen a miles —incluso a cientos de miles— de estudiantes que difícilmente podrían vivir esa experiencia sin esta herramienta.

Una de las conferencias magistrales estuvo a cargo de Sebastian Thrun, vicepresidente de Google y cofundador de Udacity —una empresa dedicada a la oferta de MOOCS cuya filosofía es hacer accesible a todos la educación superior—. Su ponencia titulada “Democratización de la educación superior” inició con la presentación de su experiencia personal en el lanzamiento del primer curso masivo de inteligencia artificial, con Peter Norvig, al que se inscribieron 160 000 participantes, de los que se graduaron 23 000. El curso se grabó en el sótano de su casa con una videocámara casera, generó tal interés que quienes tomaban el curso lo tradujeron a 44 idiomas. Uno de los participantes indicó que era la experiencia de aprendizaje más íntima que había tenido. Thrun habló de los logros de Udacity, que ofrece 16 cursos en línea de nivel universitario sin costo en los que han participado más de 800 000 personas. Se han entregado 50 000 constancias a los estudiantes que los completaron, algunos de ellos consiguieron trabajo por ese medio.

Esta presentación generó el clima para que se discutiera de forma extensa el tema de los MOOCS durante las sesiones simultáneas y en algunos foros. Se definieron los CMOOCS —de carácter conectivista, en los que cada estudiante genera una trayectoria muy personal y persigue propósitos de aprendizaje no necesariamente similares a los de los demás— y los XMOOCS —que parecen imitar más el entorno presencial con una trayectoria preconcebida, generalmente incluyen videos con lecciones de los profesores responsables—. También se habló de los MOOCS basados en tareas. Se analizaron los procesos, problemas y soluciones que implican, ya que el reto de potenciar aprendizajes y de mantener la motivación en grupos tan numerosos implica atender factores curriculares, de gestión, de comunicación, de evaluación y de rediseño. Un desarrollador de estos cursos señaló que los equipos de trabajo para crearlos incluyen a un líder de proyecto, un diseñador gráfico, un desarrollador web, un experto en comunicación de redes sociales, además de los especialistas en contenido. El periodo en que se prepara, en su institución, es de seis meses e involucra 1 600 horas/hombre.

Un punto de enorme interés es que este tipo de cursos evidencia la necesidad de separar el proceso de enseñar/aprender del proceso de certificación. Se habló de la posibilidad de que personas sin los requerimientos académicos previos entren en contacto con conocimiento de alto nivel y que, a través de su trabajo intelectual, puedan beneficiarse de la experiencia. Además, se presentó el caso de un MOOC con 425 participantes que podía o no ofrecer crédito universitario: sólo 11 se interesaron en obtenerlo. En general, se concluyó que los MOOCS son un elemento de cambio disruptivo, que generará impactos importantes y positivos en el acceso equitativo a oportunidades de formación.

Ciencia ciudadana

El otro rubro que abordamos en esta reseña es la posibilidad que da el uso masivo de tecnología para contar con elementos para realizar investigación. Arfon Smith, representante de Citizen Science del Adler Planetarium, presentó una historia que sorprendió a los asistentes: en 2007 un grupo de astrónomos enfrentaba el reto de analizar una cantidad de datos tal que decidieron lanzar un llamado al público general. Cinco años después, 400 000 voluntarios han generado más de 150 millones de clasificaciones de la forma de las galaxias, con lo que se han publicado 35 artículos en revistas especializadas. El proyecto está en www.galaxyzoo.org. El proceso incluyó un entrenamiento en línea y estudios de confiabilidad en tanto que cada imagen era analizada por varios voluntarios. Así, sólo al tener alta confiabilidad entre jueces se aceptaba la forma que habían determinado para una galaxia específica. De este esfuerzo surgió Zoouniverse, que ha congregado a más de 650 000 participantes de todo el mundo alrededor de diez proyectos científicos.

Estas iniciativas dan testimonio del “excedente cognitivo” que tenemos hoy en día. Antes de la Revolución Industrial la gente debía trabajar prácticamente todo el día para sobrevivir. Durante el siglo XX, las jornadas de trabajo, los tiempos de transportación y las responsabilidades familiares y sociales de las personas dejaban relativamente poco tiempo libre. Sin embargo, la tecnología, los nuevos esquemas laborales, la flexibilidad de horarios y el trabajo desde casa conducen a que haya cada vez más tiempo libre de personas con un perfil educativo elevado que se interesan en proyectos de beneficio social o científico a través de internet.

Ciertamente, esta breve reseña no refleja la enorme riqueza de participaciones de conferencistas, ponentes, expositores y participantes en temas tan diversos como la gamificación —uso de juegos—, el uso de instrumentos para prevenir la conducta de fraude al tomar exámenes en línea, procesos de formación docente o el uso de learning anlytics. Le invitamos a visitar el sitio web sloanconsortium.org donde encontrará muchos recursos libres derivados de esta conferencia.

* Guadalupe Vadillo Bueno, Coordinadora de matemáticas y ciencias, B@UNAM