Reducción de vulnerabilidades y construcción de resiliencia educativa. El caso de la Preparatoria José Guadalupe Posada en el barrio de Tepito.

Proyectos y programas

Reducción de vulnerabilidades y construcción de resiliencia educativa.
El caso de la Preparatoria José Guadalupe Posada en el barrio de Tepito.

Ernesto Ruíz Gutiérrez
Secretario Particular,
Secretaría de Educación del Gobierno de Guerrero
ernestorzgz@yahoo.com.mx

Alberto Peláez Rodríguez
Dirección de Educación Media Superior,
Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal
alberto_pelaez@yahoo.com

Argentina Minerva Madrigal González
Preparatoria José Guadalupe Posada,
Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal
enlaceacademico@prepatepito.com

Resumen

Este artículo expone la alineación entre el modelo educativo de la Preparatoria José Guadalupe Posada (PJGP), el concepto del desarrollo humano y los factores que inciden en el mismo: la vulnerabilidad y la resiliencia. Dicho modelo busca atender los retos de la Educaciónón Media Superior en la Ciudad de México: cobertura, calidad y equidad; igualmente se plantea la construcción de la resiliencia educativa, producto de una educación integral que demanda de los estudiantes la puesta en práctica de habilidades y competencias que los benefician a ellos y al entorno del barrio de Tepito.

Palabras clave: ; ; ; ; ; ; ;



Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

A partir de la reflexión en torno a los factores de éxito en la educación media superior a distancia, se describen las particularidades que adquiere el programa B@UNAM, al ser impartido de forma híbrida, es decir: de manera virtual y presencial en la Preparatoria José Guadalupe Posada (PJGP). Ésta se encuentra inmersa en el llamado barrio de Tepito, en el Distrito Federal, dentro las instalaciones del Centro de Desarrollo Comunitario Cuauhtémoc ubicado en la calle de Jesús Carranza, una de las calles más notables del mencionado barrio; ya sea por lo concurrido de ésta, por el tipo de mercancía que se oferta y por el clima de inseguridad y violencia.

Iniciamos por referir la existencia de dicha preparatoria en el contexto del Informe de desarrollo humano 2014 (PNUD,2014), elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y los dos factores que inciden en este desarrollo humano: la vulnerabilidad y la resiliencia; otro referente son las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). A continuación se identifican los retos para la Educación Media Superior (EMS) en México descritos en el acuerdo 442 (SEP, 2008) de la Reforma Integral para la Educación Media Superior (RIEMS), mismo que señala los rubros de cobertura, calidad y equidad como las preocupaciones fundamentales del quehacer en este nivel educativo a escala nacional y en cualquiera de sus modalidades, presencial, virtual o mixta.

Proseguiremos con la descripción del modelo híbrido, como una propuesta para hacer frente a las preocupaciones de la EMS y a las condiciones contextuales del barrio Tepito.

Acotaremos los conceptos de vulnerabilidad y resiliencia educativa en la PJGP, preparatoria que se concibió como una oferta de calidad que combina lo presencial con lo virtual. De hecho, es una adaptación del modelo hibrido, con la peculiaridad de que se desarrolla como una opción educativa de calidad compuesta de elementos adicionales al modelo presencial como apoyos virtuales del Bachillerato a Distancia de la Universidad Nacional Autónoma de México (B@UNAM), desarrollado en un contexto de vulnerabilidad social, que se traduce como falta de oportunidades educativas, delincuencia, violencia social o simplemente como falta de desarrollo humano.
La intención es demostrar, en el caso de la PJGP, cómo es que el factor “innovación” del programa B@UNAM y del modelo híbrido para atender a la vulnerabilidad, ha sido determinante para hacer frente a los retos de la EMS.

Contexto conceptual del desarrollo humano

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en su reciente Informe sobre el Desarrollo (PNUD, 2014), agregó un subtítulo que busca orientar la reflexión y la acción sobre el desarrollo humano: Sostener el Progreso Humano: reducir vulnerabilidades y construir resiliencia.

Este organismo ha definido el término “desarrollo humano” como “… un proceso de ampliación de las opciones de las personas. Las más críticas son llevar una vida larga y saludable, recibir una educación y disfrutar de un nivel de vida decente…”. La buena noticia es que, en términos generales, para el 2014 la mayoría de los países registró un desarrollo humano significativo; las tendencias globales en general son positivas y que el progreso continúa.
Sin embargo, existen diversos factores y circunstancias que generan pérdida de vidas, al tiempo que se están socavando medios de subsistencia y desarrollo debido a catástrofes y crisis sean estas naturales o inducidas por los seres humanos en todo el mundo.

El Informe de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano (PNUD, 2014) presta especial atención a las disparidades entre las naciones y dentro de ellas mismas, de modo que busca analizar dos conceptos: vulnerabilidad y resiliencia, que están interconectados y son inmensamente importantes para asegurar el progreso del desarrollo humano.

Los factores de vulnerabilidad y resiliencia que inciden en el desarrollo humano

Este informe (PNUD, 2014) diferencia la vulnerabilidad de la pobreza; y define a la primera “… no sólo como la falta o la necesidad, sino también la indefensión, la inseguridad y la exposición a los riesgos, las crisis y el estrés…”.

Al precisar aún más este concepto se considera que la vulnerabilidad humana es “… la posibilidad de erosión de los logros del desarrollo humano y su sustentabilidad…”. De este modo, una persona (o comunidad o país) es vulnerable cuando sus circunstancias y logros presentes enfrentan un alto riesgo de deterioro. Si bien es cierto que todos vivimos en un mundo incierto y quizá nunca sea posible reducir a cero dichos riesgos, también lo es que todos, ricos o pobres, hombres o mujeres, en cierta medida somos vulnerables.

En su informe, el PNUD (2014) se centra en la posibilidad de que ocurra un mayor deterioro de las condiciones, el cual pueda reducir a las personas a condiciones inaceptables de pobreza e indigencia, o empeorar las condiciones de quienes ya sufren un bajo nivel de desarrollo humano. Por ello afirma que la capacidad de las personas para hacer frente a los choques depende de qué tanto las crisis inciden en la reducción del desarrollo humano, así como de la asistencia que puedan recibir posteriormente. Evidentemente mientras más prevenida esté esa persona, comunidad o país, mayores oportunidades tendrá de recuperarse.

Es por ello que en este punto, el PNUD aborda y define el concepto de resiliencia, mismo que se utiliza de diferentes modos por distintas disciplinas. Por ejemplo, en ecología y ciencias naturales, la resiliencia se entiende tradicionalmente como una propiedad que permite a un sistema recuperar su estado anterior después de sufrir una crisis. Por su parte, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático define la resiliencia como “… la capacidad de un sistema y sus componentes para prever, absorber, adaptarse o recuperarse de los efectos de un evento peligroso de manera oportuna y eficiente… ” (IPCC, 2012). El concepto más específico de resiliencia social, se ha establecido como “la capacidad de los individuos o grupos para asegurar resultados favorables en virtud de nuevas circunstancias y, si fuera necesario, por nuevos medios”.

Aunque es un hecho que la mayoría de las personas son vulnerables en cierta medida, en su informe el PNUD (2014) insiste en el hecho de que los seres humanos son especialmente vulnerables ante los desastres, por causa natural o humana, que súbitamente pueden disminuir o aún eliminar el bienestar y desarrollo humano alcanzado. Ahora bien, ya que las crisis se traduce en un deterioro del desarrollo humano, es claro que las posibilidades para hacerles frente dependen de la capacidad de las personas para adaptarse. Justamente a esta capacidad para hacer frente y adaptarse ante una crisis se ha denominado: resiliencia humana.

La vulnerabilidad puede reducirse mediante la prevención de las crisis o, cuando ésta se ha desatado, por la construcción de resiliencia a nivel individual y comunitario. Debido a determinadas circunstancias sociopolíticas, algunas personas cuentan con opciones y capacidades más restringidas. La resiliencia humana “se trata de la eliminación de las barreras que restringen a las personas en su libertad para actuar”. También se trata de permitir a los grupos desfavorecidos y excluidos que expresen sus preocupaciones, que sean oídos y que sean agentes activos en la definición de su propio destino.
El ranking del desarrollo humano se divide del siguiente modo: Muy Elevado para los países que alcanzan del lugar 1 al 49; Elevado para los países del 50 al 102; Medio para los países del 103 al 144; y Bajo para los países del 145 al 187. El lugar que ocupó México en el Índice de desarrollo humano 2014 (PNUD, 2014) fue el 71 (un lugar abajo, respecto al año anterior), es decir tiene un nivel Elevado. Para ponderar este lugar, se mencionan los puestos alcanzados por los principales socios comerciales de nuestro país: Estados Unidos (5), Canadá (8), Japón (17), Chile (41), España (27) y Alemania (6). Por otra parte, los países denominados BRICS que se consideran con potencial a mediano plazo para impulsar la economía mundial quedaron del siguiente modo: Brasil (79), Rusia (57), India (135), China (91) y Sudáfrica (118).
Una perspectiva específica de este informe es que considera la forma cómo las vulnerabilidades cambian durante la vida de las personas, mediante la adopción de un “enfoque de ciclo de vida” con tres fases principales:

1. Los primeros años de vida o niñez temprana,
2. La transición de la escuela al trabajo es decir los adolescentes (tempranos, medios, tardíos) y jóvenes; y
3. La transición del trabajo a la jubilación correspondiente a los adultos mayores.

Es decir, en cada una de sus etapas de niñez temprana, juventud y vejez las personas se enfrentan a diferentes conjuntos de riesgos que requieren respuestas específicas; de modo transversal las mujeres, recurrentemente, experimentan mayores vulnerabilidades a lo largo de toda su vida.

Los contratiempos en estas etapas del ciclo de vida pueden ser particularmente difíciles de superar y tener impactos de largo plazo en la vida de las personas, pues las capacidades pueden verse frenadas cuando las naciones no realizan las inversiones adecuadas, lo que hace que pueda aumentar o intensificarse su vulnerabilidad.

La educación como un factor de resiliencia ante la vulnerabilidad de la etapa de juventud

La fase de tránsito entre la escuela y el trabajo cubre el periodo de formación en el nivel medio y superior, en este mismo contexto se mencionan las recomendaciones de la OCDE (2010) para mejorar la educación media superior en México:

• Mejorar los programas de formación y capacitación del profesorado, así como el proceso de asignación de personal docente a las escuelas. Estos cambios deben acompañarse de un sistema de evaluación bien concebido y rigurosamente aplicado.
• Perfeccionar el sistema de evaluación, centrarlo en los resultados del aprendizaje y aprovechar las estadísticas de rendimiento académico para mejorar dicho rendimiento.
• Formular criterios en materia de planes de estudio y resultados académicos, tanto para los alumnos como para los docentes, con miras a fomentar la transparencia profesional entre maestros y directores, y velar por el compromiso y la motivación de los agentes pedagógicos, a fin de mejorar los rendimientos educativos.
• Crear un sistema coherente de formación técnica y profesional que haga hincapié en la calidad docente, mejore la certificación de los conocimientos y elabore un mecanismo unificado de consultas con el empresariado para facilitar las prácticas profesionales.
• Revisar el financiamiento de la educación, evaluando el equilibrio entre costos públicos y beneficios sociales, mejorando la transparencia de la asignación de fondos a las instituciones y ampliando y haciendo más equitativos los mecanismos de apoyo a los estudiantes.

Es necesario destacar que estas recomendaciones de la OCDE (2010) se han traducido en México en la Reforma Integral para la Educación Media Superior (RIEMS), también conocida como Modelo Educativo de Transformación Académica Basada en Competencias, una reorientación de la política educativa que busca articular a todas las disciplinas del conocimiento y a todos los bachilleratos que las imparten en un solo plano de competencias genéricas, por medio de la renovación de las prácticas de enseñanza y de los materiales utilizados para la impartición de los cursos. Los tres principales retos para la educación media superior son cobertura, pertinencia y equidad (SEP, 2008), mismos que la presente administración federal, de acuerdo con sus políticas educativas nacionales, el nivel medio superior enfrenta:

Para la presente administración federal, de acuerdo con sus políticas educativas nacionales, el nivel medio superior enfrenta tres grandes retos:

1. Cobertura, expresada en el abatimiento del abandono escolar, el incremento de la oferta educativa, un mejor tránsito entre las opciones educativas y una mayor eficiencia terminal.
2. Calidad educativa entendida como pertinencia y significatividad, pues es necesario que los educandos logren una sólida formación cívica y ética, así como el dominio de los conocimientos, habilidades y destrezas que requerirán en su vida adulta. El factor más importante para lograr la pertinencia es el reconocimiento del perfil docente y el esquema de actualización, apoyado por mecanismos de gestión educativa como orientación vocacional, tutorías y sistemas de evaluación que refuercen las fortalezas y atiendan debilidades del educando.
3. Equidad de oportunidades que se logra sólo si la oferta educativa responde a los desafíos que le presentan los grupos con mayores necesidades, garantizando la calidad y utilidad de los aprendizajes en todos los contextos, pues la educación desempeña un papel determinante en la construcción de un país más equitativo que ha sido en muchos casos una vía para lograr la movilidad social.

Panorámica de la Educación Media Superior (EMS) en el Distrito Federal

En el contexto de la reforma al Artículo 3º Constitucional, en febrero de 2012, se estableció la obligatoriedad de este nivel educativo. Es evidente la necesidad de realizar cuantiosas inversiones en materia de infraestructura y equipamiento para ampliar las oportunidades educativas, diversificar y flexibilizar las opciones educativas y atender el abandono escolar.

Según datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en el ciclo escolar 2012-2013 la cobertura de la EMS se situó en 66.3%, es decir dos terceras partes de los egresados de secundaria son atendidos por el bachillerato en sus diversas opciones. Destaca por ello el hecho de que en 2012, solamente una entidad federativa superó una tasa de cobertura de 80% y siete, se ubicaron entre 70% y 80%.

Por otra parte, la eficiencia terminal de la Educación Media Superior a nivel nacional pasó del 58.3% en 2006, al 63.3% en 2013, con una media para todo ese periodo del 60.61%.

La eficiencia terminal en el nivel medio superior, en el Distrito Federal, pasó del 53.2% en 2006 al 50.1% en 2013, alcanzando su máximo con un 59.7% en 2010, con una media que para todo el periodo fue del 53.5%

En nuestro contexto actual, el mayor sistema de educación media superior dependiente del Gobierno del Distrito Federal: el Instituto de Educación Media Superior (IEMS), pasó del 10.9% en 2004 al 26.2% en 2012, con un máximo histórico del 31.9% en 2009, mientras que la media para todo ese periodo fue del 24.81%.

El Caso de la Preparatoria José Guadalupe Posada (PJGP) en el Barrio de Tepito

Con todos los antecedentes ya mencionados, y antes de revisar el caso particular de la PJGP como un espacio de reducción de vulnerabilidades y construcción de resiliencia educativa, acotamos la definición de resiliencia propuesta por Rirkin y Hoopman (Henderson y Milstein, 2010) quienes la definen como “… la capacidad de recuperarse, sobreponerse y adaptarse con éxito frente a la adversidad, y desarrollar competencia social, académica o vocacional pese a estar expuesto a un estrés grave o simplemente a las tensiones inherentes al mundo de hoy…”.

Esta definición otorga una sólida base para entender las peculiaridades de la PJGP al pilotear un modelo educativo híbrido, es decir que combina la educación a distancia del modelo B@UNAM con una impartición presencial, en una de las zonas más marginadas del Distrito Federal: el barrio de Tepito, ubicado al norte del centro histórico de la Ciudad de México.

El 30 de abril de 2012, el entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, anunció la puesta en marcha para el mes de septiembre de ese mismo año, de una preparatoria en el Centro Comunitario “Cuauhtémoc”. Mismo que se encuentra en los predios de dos ex vecindades (Tenochtitlan número 40 y Jesús Carranza número 33) que fueron expropiadas debido a las actividades ilegales que se realizaban en ellas, aplicando la figura jurídica de Extinción de Dominio. La creación de esta opción educativa, se explica por las siguientes circunstancias:

• El objetivo de alcanzar los doce años de instrucción escolar en la Ciudad de México, planteado por el entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal.
• Los retos de la EMS plasmados en la RIEMS, que plantea la cobertura o permanencia, la calidad o pertinencia y la equidad, como directriz de toda de acción educativa por las políticas nacional y sectorial.
• Cumplimiento del Artículo 3º, sobre la universalidad de la educación media superior.
• Inexistencia de una alternativa de educación media superior específicamente dirigida a jóvenes de las zonas vulnerables del Distrito Federal, pues en el año 2012, en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, de los 307,023 aspirantes registrados 42,710 no ingresaron a ninguna opción de nivel medio superior. Entre las razones se encuentran no haber presentado el examen, no obtener el certificado de secundaria a tiempo, tener un promedio inferior a 7, o haber obtenido menos de 31 puntos en el examen.
• Si bien es cierto que el Instituto de Educación Media Superior (IEMS) del Gobierno del Distrito Federal es una respuesta a dicha situación, debe señalarse que este subsistema no cuenta con plantel en la Delegación Cuauhtémoc.
• Existencia de sectores o barrios marginados en el D.F con un alto grado de delincuencia, violencia, adicciones, comercio informal y actividades ilícitas, entre otros;

En el barrio de Tepito, donde se encuentra ubicada esta preparatoria, se observan rasgos de un bajo desarrollo humano, caracterizado por la exclusión social, como proceso de pérdida de participación del individuo en la sociedad, en uno o varios de estos ámbitos, mayormente político-legal, administrativo, de protección social e incluso familiar. Ya que en el contexto de este barrio se encarna la vulnerabilidad, producto desde el repliegue hasta la franca ausencia del Estado en sus funciones, provocando la inseguridad e indefensión a amplias capas de población de ingresos medios y bajos de esta zona.

En este contexto la PJGP se estableció como un mecanismo que busca contribuir a la construcción de resiliencia mediante procesos de inclusión social, que contribuyen a asegurar que todas las personas tienen las oportunidades y los recursos necesarios para participar plenamente en la vida económica, social y política de su localidad y del país.

En particular se buscó ofrecer una alternativa educativa de calidad en el Distrito Federal para el nivel medio superior, a jóvenes en situación de vulnerabilidad y exclusión. Se incorporaron a las asignaturas del plan de estudios del B@UNAM componentes artístico-cultural, deportivo, comunitario y tecnológico, a fin de construir una alternativa educativa integral y de dirigida a estos jóvenes que como vulnerados se encuentran en una zona intermedia entre la integración y la exclusión social, tanto del ámbito socio-económico como político-administrativo que los posiciona en una condición que podría desencadenar un proceso de la exclusión total en todos los ámbitos.

Objetivo de la PJGP: educación integral y construcción de ciudadania

El objetivo de la educación no se circunscribe a la transmisión de conocimientos, sino que también incluye la formación de habilidades y actitudes con la esperanza de mejorar nuestras condiciones actuales.

Se busca atender el planteamiento filosófico por medio de la acción pedagógica que convoca a construir espacios donde la educación sea la clave para resolver la escisión ontológico-teleológica, lo que es y lo que debería ser.

Se pretende contribuir a la creación de lugares de encuentro académico donde el sentido ético guíe las acciones de los hombres, como seres individuales y genéricos, a la construcción de su emancipación humana y política, acción que conlleva inevitablemente una posición teórico-práctica acerca de la relación entre educación y ética, como uno de los fundamentos para engendrar una verdadera ciudadanía, indispensable para instaurar una sociedad que equilibre el desarrollo científico y humano.

Proponer una educación que fomente la ética y construcción de una nueva ciudadanía, si bien puede ser una noción utópica, es una noción que refleja también aquello de lo que se carece y que es indispensable para alimentar el establecimiento de sociedades más justas, integrales, equitativas y humanas, ya que las utopías son necesarias para recordar lo que hemos olvidado. Si las entendemos no como quimeras, sino como motores de transformación, podemos mirar su afinidad con lo que se denomina la “innovación”.

La intención es generar espacios educativos que reconcilien la innovación en sus diversas formas con el desarrollo de una cultura científica, humanista, ética y ciudadana, cuya meta sea la transferencia de beneficios a nuestras comunidades.

La educación que fomenta la ciudadanía y la formación ética se apoya esencialmente en “códigos de conducta” que aspiran a ser más que documentos, praxis que transforman a los estudiante y de nuestra preparatoria en códigos de conducta vivos, cuya acción concreta represente una guía de acción que impregna la práctica cotidiana, promoviendo una cultura que fomenta la ética y la ciudadanía, cuya meta es la transferencia de beneficios a la zona colindante, por medio de la así denominada “derrama comunitaria” .

Operación del modelo híbrido en la PJGP

Entender el modelo híbrido de la PJGP, es más sencillo a partir de la descripción de las actividades de la preparatoria, mismas que se desarrollan en colaboración y por mediación de un convenio establecido en el año 2012 entre la Secretaria de Educación del Gobierno del Distrito Federal y la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia de la UNAM.

La Preparatoria cuenta con una población actual de 72 alumnos, algunos de los cuales están inscritos en el turno matutino y otros en horario vespertino. Se atiende a un máximo de 30 estudiantes por grupo, quienes asisten semanalmente 26 horas al plantel para cursar las 24 asignaturas del plan de estudios de B@UNAM. Los estudiantes cursan una materia a la vez por un periodo de un mes, a fin de lograr el perfil establecido por este sistema, además de un adicional, añadido por las demandas de la RIEMS y las preocupaciones que suma el contexto marginal y vulnerable del barrio de Tepito.

Las actividades académicas se distribuyen en varios espacios de aprendizaje: aula, laboratorio de cómputo, biblioteca y comunidad escolar. El modelo contempla el acompañamiento de un asesor, quien imparte clases presenciales, diseñadas con intención de dar un valor agregado al trabajo virtual, al fomentar y fortalecer la construcción del propio aprendizaje, el trabajo colaborativo y el aprecio por el arte y la cultura, esto último por medio de actividades denominadas de enriquecimiento, mismas que enlazadas con los contenidos temáticos y los objetivos de aprendizaje de cada asignatura recrean las experiencias académicas en el arte cinematográfico, pictórico, fotográfico, etcétera. El estudiante genera, publica y comparte los resultados de su aprendizaje con la comunidad, por medio de exposiciones, espectáculos, eventos y conferencias que benefician al entorno escolar, generando una derrama de aprendizajes.

Existe además un mecanismo de gestión educativa que B@UNAM aporta, la tutoría psicopedagógica orientada a fortalecer la formación integral de los estudiantes con el apoyo de diversas estrategias educativas y terapia breve; el fin principal es lograr orientar y apoyar a los alumnos durante su proceso de formación y su acción radica en brindar una atención personalizada a los estudiantes a partir del conocimiento de sus problemas, necesidades académicas, inquietudes y aspiraciones profesionales. Es importante mencionar que dicha actividad tutorial es complementaria a la de la docencia y no pretende sustituirla.

Las particularidades del modelo híbrido presencial con alta carga de trabajo en plataforma virtual, nacen en la PJGP de las necesidades propias de una comunidad marginada y excluida que demanda una especial atención. Esto implica, además de una planificación altamente detallada de las actividades escolares, la adición de algunos componentes que buscan de manera general: reducir la vulnerabilidad, construir resiliencia y ciudadania, brindando educación integral, al complementar la modalidad híbrida en sí misma innovadora; con intención atender las principales preocupaciones de la EMS, cobertura o permanencia, pertinencia o calidad y equidad.

El proyecto educativo de la PJGP está enriquecido con componentes, cuya existencia buscan el cumplimiento del siguiente objetivo específico:

Transferir los conocimientos, habilidades y aptitudes del ámbito escolar al entorno cercano, por medio de proyectos y situaciones de aprendizaje diversas, a fin de incidir de manera positiva en la solución de problemas de la realidad inmediata de los estudiantes. La intención es desarrollar consciencia crítica y compromiso social en el ámbito de la comunidad escolar, por medio de la observación e identificación de las principales problemáticas, a fin de proponer vías de solución producto del pensamiento divergente, logrando paulatinamente contribuir a la construcción de una nueva ciudadanía.

Componente deportivo

Establece la obligatoriedad de la activación física, a manera de estimulación cerebral y la práctica de un deporte, a elegir según aptitudes y preferencias entre Box, Karate Do, Futbol y Natación, en un espacio de cuatro horas a la semana que busca superar el ámbito de lo físico, alcanzando ampliamente los niveles de lo psicológico, social, intelectual y axiológico.

El deporte mejora la cohesión social, logrando comunidades más integradas, facilitando la participación de los jóvenes procedentes de grupos con problemas de exclusión. En el ámbito de la educación integral el deporte: contribuye a desarrollar motivación y la disposición para el esfuerzo personal. Se muestra como una herramienta eficaz en la prevención de la violencia y la lucha contra la delincuencia, atacando fenómenos de radicalización social a partir de la visibilidad pública de los valores éticos.

Componente artístico y cultural

Favorece una cultura estética por medio de la práctica y contacto habitual con el arte y la cultura, dentro y fuera del aula, a fin de movilizar todos los saberes y circunstancias socioculturales universales, abriendo un espacio donde el individuo confronta experiencias cognitivas y afectivas, que lo obligan a reconocerse como un ente de proporciones éticas y estéticas. Facilita la visión del individuo como un sujeto universal, que reconoce sus particularidades y las supera de manera dialéctica en un proceso de tesis, antítesis y síntesis.

Componente tecnológico

Proporciona los conocimientos necesarios de ofimática y de las Teconologías de la Información y Comunicación (TIC), para el desempeño adecuado del alumno dentro del sistema educativo presencial y virtual, a la vez que se integra a las exigencias la vida actual. El estudiante será capaz de conocer el uso adecuado de una computadora, una memoria USB y el internet; sabrá utilizar Windows, al menos en su versión 7; dominará el nivel básico de la paquetería de Microsoft Office, conocimientos que además le facilitaran su inserción en el ámbito laboral.

Programa de tutoría con orientación ontológica o acompañamiento existencial

Ayuda a los alumnos a disolver problemas y conflictos cotidianos mediante el análisis racional de sus bases existenciales para que mejoren sustancialmente su desempeño y compromiso académico. Se trata de una estrategia de prevención e intervención ante el rezago, la reprobación, el bajo nivel académico y el abandono escolar, el bullying y el embarazo, entre otros.

Es un proceso de conceptualización y clarificación acerca de cuestiones relevantes (significativas y/o esenciales) para el consultante (alumno o asesor), cuyo objetivo es la mejora de su acto de pensamiento y la depuración de sus contenidos veritativos, teniendo como resultado el bien-estar del individuo.

La atención personalizada tanto de tutores, asesores y personal en general de la preparatoria permiten la identificación de talentos y fortalezas del estudiante para potenciarlas y construir con ellos, su plan de vida y carrera. Es así que su educación está orientada no sólo a la adquisición de conocimientos, sino de habilidades y actitudes que les permitan aprender permanentemente y desarrollar resiliencia que les permita tener una mejor calidad de vida.

Atendiendo a las vertientes que Henderson y Milstein (2010) han identificado como los seis puntos para favorecer resiliencia, en la preparatoria son observados por todo el personal y de manera prioritaria los siguientes aspectos:

• Enriquecer vínculos prosociales. Establecer conexiones entre los individuos, pues los sujetos con fuertes vínculos incurren mucho menos en conductas de riesgo.
• Fijar límites claros y firmes. Elaborar reglamentos escolares coherentes que respondan a las expectativas de conducta existentes.
• Enseñar habilidades para la vida. Fomentar la cooperación, resolución de conflictos, asertividad, comunicación, toma de decisiones, manejo del estrés y solución de problemas.
• Brindar apoyo y afecto. Proporcionar respaldo y aliento incondicional. Se ha observado que es casi imposible superar la adversidad sin la presencia del afecto, en el terreno de la educación, ya que un ambiente afectivo es esencial para el éxito académico.
• Establecer y transmitir expectativas elevadas. Establecer criterios altos, pero realistas a efecto de que obren como motivadores eficaces.
• Brindar oportunidades de aprendizaje significativo. Otorgar a los alumnos y al personal de la escuela una alta cuota de responsabilidad porque la escuela debe darles oportunidad resolver problemas, tomar decisiones, planificar, fijar, metas y ayudar a otros.

Perfil egreso general y resiliente de los estudiantes de la PJGP

Al egreso de la PJGP, y por ende del B@UNAM, el alumno poseerá una cultura básica, la cual además de conocimientos, comprende habilidades comunicativas, cognitivas y metacognitivas, metodológicas, matemáticas e informáticas que abarcan las áreas de Humanidades, Ciencias Sociales, Ciencias Naturales y Matemáticas. El egresado será capaz de comprender y reconocer sus conceptos, principios fundamentales y fenómenos, así como sus interrelaciones y formas de construcción de los conocimientos en cada disciplina. Igualmente, ejercerá las habilidades requeridas para obtener información críticamente fundada, producir textos con diversos propósitos comunicativos y aprender de manera autónoma y consciente, utilizando adecuadamente las herramientas de las tecnologías de la información y la comunicación y manteniendo actitudes de responsabilidad, respeto a la alteridad, solidaridad social y compromiso ciudadano

Adicionalmente el estudiante egresado, como persona resiliente poseerá las siguientes condiciones:

• Socialmente competente
• Pensamiento crítico
• Capacidad para resolver problemas
• Iniciativa
• Visión positiva del futuro
• Motivación
• Metas claras

Algunos aspectos de la condición de vulnerabilidad de los estudiantes de la PJGP

La primera generación, de 125 estudiantes, fue diagnosticada con diversos cuestionarios y entrevistas. A continuación sólo se mencionan dos variables para dimensionar la condición de vulnerabilidad en que se encontraban entonces: 30.95% viven con ambos padres; 52.38% viven con uno de sus padres, el 11.95% vive con otros familiares y un 4.76 dijeron que viven solos.
Respecto a algunos factores de riesgo que reportaron enfrentar cotidianamente destacan: el 51.69% manifiesta la insolvencia económica de su familia; el 21.35% ha presenciado una muerte con violencia en su entorno familiar; un 13.48% de los estudiantes dijo contar con un familiar en prisión; un 13.48% manifestó experimentar violencia familiar.

Resiliencia en los estudiantes de la Preparatoria José Guadalupe Posada

A poco más de año y medio de iniciada su operación, la PJGP se encuentra en fase de consolidación de su modelo académico.
Un rápido análisis del desempeño institucional de la preparatoria indica que:

• La matrícula inicial, de 125 estudiantes, se redujo en el segundo módulo a 86 alumnos inscritos, esto equivale un 68.8%.
• De estos 86 estudiantes, 75 concluyeron este módulo, lo que representa un 60%.
• Para el mes de agosto de 2014, se tienen 72 alumnos regulares, lo que representa un 57.6%.

Estos resultados pueden apreciarse en las siguientes gráficas:

RMBD13_03-1

RMBD13_03-2

Se considera que contar con este núcleo de alumnos regulares, y de tomarse las medidas adecuadas de acompañamiento a los estudiantes, se contará con las bases para aspirar a un escenario en el cual esta generación concluya con una eficiencia terminal superior al promedio del Distrito federal del 51%.

Proyecto para la materia de Inglés II de la Preparatoria José Guadalupe Posada en Tepito, México, 2013.

Conclusión

Se ha podido delimitar cómo los conceptos de vulnerabilidad y resiliencia inciden en el afianzamiento o retroceso en el desarrollo humano; la delimitación de tres momentos en la vida de las personas: infancia, juventud y edad adulta, permiten identificar a la educación en la segunda de dichas fases como uno de los principales elementos que construyen la resiliencia necesaria para dotar de elementos para adaptarse y enfrentar los riesgos de la transición de la formación escolar al mercado laboral.

Los retos de la educación media superior señalados por la OCDE (2010) y consignados en los mecanismos de política educativa de la RIEMS (SEP, 2008), así como el Plan Nacional de Desarrollo y el Programa Sectorial de Educación definen los desafíos que la educación a distancia está empeñada en revertir: cobertura, pertinencia y equidad.

El modelo educativo de la Preparatoria José Guadalupe Posada busca atender una población históricamente vulnerada en términos económicos, sociales, políticos y de seguridad. El ofrecer un esquema hibrido de educación a distancia con modalidad presencial está en proceso de consolidación para ofrecer a esta población herramientas para la construcción de resiliencia a los estudiantes que padecen riesgos reales que amenazan cotidianamente su desarrollo humano. Hoy tienen la posibilidad de construir su propia ciudadanía de modo integral, con mejores perspectivas de desarrollo personal y con una clara incidencia en su comunidad, su ciudad y su país.

Referencias

Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). (2002). Programas institucionales de tutoría. Una propuesta de la ANUIES para su organización y funcionamiento en las instituciones de educación superior. Colección Biblioteca de la Educación Superior. México: ANUIES.

Bracho, T. y Miranda. F. (2012). Evaluación del diseño de los servicios educativos que proporciona el Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal. Recuperado de http://www.evalua.df.gob.mx/files/recomendaciones/evaluaciones_finales/evaluacion_media_superior.pdf

Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). (2012). Informe especial sobre la Gestión de los riesgos de eventos extremos y desastres para el avance de la adaptación al cambio climático. Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Henderson, N. y Milstein, M. (2010). Resiliencia en la escuela. Buenos Aires: Paidos.

Instituto Nacional de Administración Pública (INAP). (2012) Anexo 6. Redacción de informe sectorial de diagnóstico y prospectiva del Área de Deporte. Recuperado de http://www.eclac.org/cgibin/getProd.asp?xml=/publicaciones/xml/3/6553/P6553.xml&xsl=/deype/tpl/p9f.xsl&base=/deype/tpl/op-bottom.xsl

Martínez, V. L. (2011, febrero). Educación a distancia como solución al rezago estudiantil en la Educación Media Superior. Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia. 3(5).

Martínez, X. (2012, agosto). Ética, educación y ciudadanía. Êthos y la construcción de ciudadanía en espacios educativos. Innovación Educativa. 12 (59).

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). (2010). Acuerdo de cooperación México-OCDE para mejorar la calidad de la educación de las escuelas mexicanas. OCDE.

Preparatoria José Guadalupe Posada (PJGP). (2014, Febrero). Quiénes son nuestros estudiantes. [Documento]. México: PJGP.

Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). (2014). Human Development Report 2014. Sustaining Human Progress: Reducing Vulnerabilities and Building Resilience. Nueva York: PNUD.

Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Human Development Report 1990. Nueva York: PNUD.

Secretaría de Educación Pública (SEP). (2008, 26 de septiembre). Acuerdo número 442 por el que se establece el Sistema Nacional de Bachillerato en un marco de diversidad. En Diario Oficial, Primera Sección. Recuperado de http://normatecainterna.sep.gob.mx/work/models/normateca/Resource/243/1/images/acuerdo_442_sistema_nacional_bachillerato_marco_diversidad.pdf

Secretaria de Educación Pública (SEP). (2013). Principales cifras del Sistema Educativo Nacional 2012-2013. México: SEP.

Secretaria de Educación Pública (SEP). (2013). Programa Sectorial de Educación 2013-2018. México: SEP.

Villatoro, C. y Vadillo, G. (2009, febrero). B@UNAM: Interdisciplina y actualización en un currículum integrado. Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia. 1(Número Especial).

Estudian en Tepito y son alumnos de excelencia https://www.youtube.com/watch?v=0GBXIzVVcgo

EN LAS ENTRAÑAS DE TEPITO SE ESCONDE UNA PREPARATORIA https://www.youtube.com/watch?v=7xdyMehyD2E

Comentarios

Comentarios