Propedéuticos: desde el punto de vista del estudiante

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Propedéuticos: desde el punto de vista del estudiante

Resumen

El texto trata de cómo se ve el bachillerato a distancia desde el punto de vista del aspirante y cuáles son los pasos a seguir para hacer realidad “el ser un estudiante Online“. El primer contacto con esta alternativa de estudio y los sentimientos del interesado al ingresar,  así como los pasos a seguir para lograr una inscripción formal al sistema. El papel del tutor y del asesor que son asignados por la universidad más reconocida a nivel latinoamericano (la UNAM), y su relación con las materias y tiempos de los cursos preparatorios o propedéuticos,  requisito indispensable para matricularse como alumnos.

 

Palabras clave: Propedéuticos, metodología de ingreso, alumno, examen, inscripción

 

Abstract

This text proceeds from the candidate’s point of view:  what are the steps to follow if one wishes to study online? The article includes first contacts with online programs, reflections and feelings, and steps one should follow to become an online student. Also described are the tutor’s and counselor’s role assigned by the most recognized university in Latin America (UNAM) and their relation with the contents and the prerequisite courses in order to become online students.

 

Key Words:  Prerequisite courses, registration requirements, student, exam, registration.

 

Presentación

El presente trabajo se refiere a los cursos propedéuticos del Bachillerato a Distancia ofrecido por el gobierno del Distrito Federal en convenio con la Universidad Nacional Autónoma de México, desde  la experiencia del alumno.

 

Introducción

Los cursos propedéuticos son un requisito indispensable para la inscripción al Bachillerato a Distancia. En realidad,  se trata de tres materias que tienen como objetivo regularizar a todos los aspirantes en conceptos ya adquiridos en la secundaria.

 

Desarrollo

El primer contacto  que el interesado tiene   con el Bachillerato a Distancia es   una convocatoria publicada en algún periódico o  un cartel  pegada en un lugar público. Aflora una emoción, regularmente, de sorpresa  debido  a que la mayoría de los aspirantes -que ya no tiene edad para comenzar con la educación intermedia escolarizada-  se dan cuenta de que existe la posibilidad “real” de cumplir con lo dejado pendiente años atrás.

El segundo paso es la inscripción por Internet -las posibilidades de que alguien con nivel de secundaria haya hecho un trámite similar son mínimas-. Sin embargo, en contra de lo que se pudiera pensar es un procedimiento realmente sencillo: Algunas preguntas personales, otras de conocimientos muy básicos de computación y ¡listo! Estamos inscritos como posibles candidatos para ingresar al mundo desconocido de la educación a distancia. Hasta ahora, todo ha sido  virtual. El interesado  ratificará  su deseo de asumir  este reto tramitando,  personalmente,  su incorporación en las oficinas de la Secretaria de Educación del gobierno capitalino.

Justamente, es en este momento cuando comienza el sentimiento de pertenencia. Aun cuando, todavía no se es alumno del sistema (en este caso en particular, del Bachillerato a Distancia ofrecido por el Gobierno del D.F., pero operado por la UNAM) porque tiene que acreditar tres cursos de regularización (los famosos propedéuticos), cuyo  objetivo es  recordar las herramientas básicas necesarias para tener éxito en esta nueva empresa.

Métodos de Aprendizaje, Lectura y Redacción y Matemáticas son las materias a acreditar. La primera, con duración de dos  semanas, se refiere, principalmente al manejo del portal de estudio del Bachillerato a Distancia  (al cual se accede mediante un usuario y una contraseña asignadas al inscribirse) así como al método de organizar el aprendizaje (o sea, disciplina). La segunda, con duración de sólo cuatro semanas,  tiene como objetivo corregir algunos  errores que se suelen tener al redactar documentos; cuestiones como ortografía  y comprensión de lectura.   Por último, la materia que más sentimientos encontrados genera: Matemáticas, aunque sólo se trata de un repaso, también por cuatro semanas, de lo ya aprendido durante la secundaria.

En el día uno: Al acceder al portal por primera vez, todo parece  escueto, como sin chiste; del lado izquierdo,  el menú principal y del  derecho,  el curso como tal.  También, en la parte superior se encuentran unos pequeños iconos que sirven para comunicarse con los compañeros del curso y con el asesor (quien vigila el progreso de cada alumno) y con el tutor -éste se encarga de que nada se te atore y quieras claudicar-. Asimismo, puedes conocer tus progresos a través de otro de los enlaces de la parte superior. El diseño básico que al  principio parecía carente de atractivo, con el transcurso del tiempo se va agradeciendo, pues a la hora de estudiar  no existen distractores para la vista. Se percibe que hubo mucha preocupación para que la tecnología fuera amigable hasta para el más indocto en materia de “La red”.

Tal vez, el atractivo más grande de este método de estudio es la flexibilidad de horarios. Cada persona decide si le conviene estudiar por las noches, el fin de semana, con un horario fijo o con  una mezcla de los anteriores. El ritmo  es otra gran ventaja,  pues el estudiante decide si termina  antes de las fechas límites o sigue la cronología del curso. Aquí es donde el asesor (del cual ya hablamos, y que es un especialista de la materia) reulta  un gran apoyo para completar los objetivos de aprendizaje en tiempo y forma.

Una vez terminado el curso, hay que presentar un examen que califica los conocimientos adquiridos. Esta prueba es presencial; es decir,  tienes  que asistir a una sede donde todos los alumnos inscritos están obligados a presentarse físicamente una vez por mes para evaluación. Los nervios comunes  casi no existen pues el formato de la prueba es muy similar al del curso Online. Una vez  terminado el análisis los resultados sólo tardarán unos pocos días y se pueden consultar por medio del mismo portal del curso. De esta forma se concluye el primer ciclo de los tres llamados propedéuticos.

En el  bachillerato a distancia ofrecido a los habitantes de la capital mexicana existe una beca. No se otorga durante los cursos propedéuticos, sin embargo, se promete para los dos años que dura el nivel medio superior. Aunque parece un detalle en letras pequeñas, muchos alumnos esperan el  apoyo con gran entusiasmo.

 

Conclusión

Finalmente, si usted como lector tiene interés por  concluir la preparatoria o conoce a alguien que pueda beneficiarse, ¡no lo dude! Pronto se publicará la convocatoria 2009-2. Los tiempos y requisitos pueden consultarse en los siguientes enlaces: http://www.ead.educacion.df.gob.mx/ que es la página oficial de dicha opción; o bien directamente en el portal de la secretaría de educación del D.F.: http://www.educacion.df.gob.mx/.

 

Referencias

http://www.ead.educacion.df.gob.mx/
http://www.educacion.df.gob.mx/.

 

Autor

Arturo Káiser Porras
Estudiante de Bachillerato a Distancia, Secretaría de  Educación del Gobierno del Distrito Federal, arturo.kaiser@gmail.com