Prepárate Rural: El Bachillerato a Distancia de la UNAM como opción para el campo

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Prepárate Rural: El Bachillerato a Distancia de la UNAM como opción para el campo • Guadalupe Vadillo Bueno* y Mónica Aurora García Hernández **

imagen 1

Resumen

Se reseña la experiencia y aprendizajes del proyecto piloto “Prepárate Rural”, el primer programa en línea de nivel medio superior aplicado específicamente a zonas rurales, que concluyó recientemente con el egreso exitoso de 38.5 % de los estudiantes en tiempo curricular (2.4 años).

En el camino a este éxito enfrentamos problemas importantes, principalmente de dos tipos: de falta de conectividad en comunidades apartadas y de permanencia en el Programa, en tanto que los alumnos eran instructores comunitarios en el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), donde hay una alta rotación de esta figura docente en esta labor de servicio social. Con base en los resultados, este Programa se considera una posibilidad para la formación de instructores comunitarios a nivel medio superior, en particular, y para la cobertura y atención al rezago educativo en zonas rurales, en lo general.

Palabras clave: educación a distancia, comunidades rurales, programa piloto


Introducción

Acercar la educación media superior a los jóvenes en localidades dispersas en el medio rural, es un gran reto considerando que la educación básica en estas zonas es muy limitada. El Conafe convoca a jóvenes con formación mínima de secundaria, a realizar su servicio social educativo para desempeñarse como instructores comunitarios de educación básica para atender a niños y adolescentes en comunidades alejadas y dispersas en el medio rural o comunidades nómadas, como los circos. Esta situación plantea la necesidad de ofrecer una alternativa para los instructores que quieren continuar sus estudios y  no cuentan, evidentemente, con oferta educativa en las comunidades en que laboran, en este caso, localidades de la zona rural del Estado de México.

En Prepárate Rural coincidimos instituciones interesadas en generar una oportunidad educativa para esta población. Conafe impulsó este proyecto piloto y convocó a un grupo de los instructores comunitarios como beneficiarios; la UNAM, mediante el Bachillerato a Distancia (B@UNAM), aportó el programa académico, los asesores, la tutora y coordinadoras; la Universidad Digital del Estado de México (UDEM), la cual conoce el modelo y el plan curricular de B@UNAM por nuestra colaboración en un importante programa con población urbana, se unió a este esfuerzo otorgando la certificación de estudios y las instalaciones para la aplicación de exámenes finales en línea, cada mes.

Ofrecer el bachillerato a distancia de la UNAM como una opción académica de calidad requería resolver la disponibilidad de los recursos tecnológicos que permitieran a los estudiantes el  acceso a los contenidos en línea. El programa “Bécalos”, de Fundación Televisa, participó proporcionando una computadora portátil a cada alumno y la UDEM facilitó un dispositivo de banda ancha móvil también por alumno en la fase inicial.

Necesidades de formación en Conafe

Los instructores comunitarios que participan en los programas de servicio social educativo de Conafe, Estado de México, son responsables de la enseñanza en educación básica en comunidades con poblaciones menores a 500 personas y que no han concluido, en general, más que la educación secundaria. Por tanto, es prioritario  mejorar el nivel cultural de estos jóvenes que han adquirido el papel de agentes de cambio en las comunidades que atienden.

Los instructores están dispersos a cargo de comunidades de difícil acceso en municipios como Tejupilco, Jilotepec y Tenancingo, Texcatitlán, entre otros. Son voluntarios y cada uno recibe un estímulo económico mensual muy limitado. Atienden grupos de alumnos con alto índice de marginación social y en rezago educativo, los cuales tienen diferente grado de escolaridad y aprovechamiento. Permanecen en la comunidad por lo general de lunes a sábado y reciben techo y comida de miembros de esa localidad. Se enfrentan a la problemática social y las carencias presentes en la comunidad a su cargo. La continuidad de sus estudios es un factor importante para enfrentar dichas condiciones que, a su vez, representan muchos retos por superar para aprender mientras enseñan.
Problemática durante la gestión de “Prepárate Rural”

La conectividad a Internet resultó muy limitada en las localidades asignadas a los instructores y no fue congruente con los mapas de cobertura de los proveedores de banda ancha móvil, los cuales se tomaron en cuenta para contratar el servicio. En ocasiones los instructores, al terminar su jornada, debían caminar para encontrar señal y ésta era inestable, lo que limitaba también la comunicación con el personal académico en línea. En los últimos meses la renovación del servicio de BAM estuvo a cargo de Conafe pero no se consolidó, por lo que la institución puso a disposición de los alumnos su aula tecnológica y reestructuró las actividades de los instructores para que realizaran labores en oficina por la mañana y se dedicaran a estudiar por la tarde.

La permanencia de  los instructores en Conafe y el hecho de que tuvieran que laborar en la institución para seguir en el Programa, significó una problemática muy particular. Los alumnos que renunciaban a Conafe como instructores comunitarios ya no continuaban en el programa de bachillerato por motivos no académicos, representando 85 % de las salidas totales del Programa.

Los actores

Los alumnos de Prepárate Rural, durante todo su bachillerato, contaron con la atención personalizada de un asesor, una tutora y una coordinadora.  El asesor, profesor en línea experto en cada asignatura, fue el responsable de asegurar el aprendizaje efectivo de cada alumno, resolver dudas, retroalimentar a los alumnos a partir de actividades y comentarios, y calificar sus actividades y exámenes. Los asesores en este proyecto trabajaron arduamente con el respaldo y guía de la tutora para mantener la motivación por aprender y promovieron la integración de los contenidos a la experiencia personal. En ocasiones desarrollaron materiales y actividades adicionales para explicar los aspectos más complejos de la asignatura.

El tutor es un profesional formado en psicopedagogía, responsable del acompañamiento continuo a los estudiantes y seguimiento a los asesores. En Prepárate Rural los alumnos contaron con la atención de la misma tutora a lo largo de todo su bachillerato. Ella desempeñó un papel determinante para lograr el egreso de los  estudiantes. Su seguimiento personalizado día a día (a través del chat, el “mensajero”, videollamadas, el correo electrónico y las intervenciones telefónicas) acompañó a cada alumno para que construyeran sus propias soluciones para vencer los obstáculos que se les presentaron. Promovió todo el tiempo la comunicación con un gran sentido de interés humano y calidez hacia los estudiantes en plena comprensión de su etapa de vida, lo cual es particularmente importante al tratarse de alumnos entre 15 y 29 años de edad en una búsqueda de identidad personal y vocacional, y  con  una comunidad a su cargo.

El coordinador está al pendiente del avance y cumplimiento de las acciones e intervenciones de asesores y tutora, generar los informes estadísticos que permitan dar un seguimiento al proyecto y una mejor toma de decisiones. Prepárate Rural ha sido una experiencia de trabajo colaborativo e interinstitucional donde tutora y coordinadoras del proyecto trabajaron en conjunto con los coordinadores de Conafe y de la UDEM quienes también demostraron un gran compromiso.

Resultados

En este proyecto iniciaron propedéuticos 65 instructores comunitarios. Treinta y cinco de ellos (54 %) renunciaron a Conafe durante los cursos propedéuticos, sólo cuatro no los aprobaron (6 %) y 26 (40 %) los concluyeron y aprobaron  e iniciaron asignaturas. Durante el periodo de asignaturas, de los 26 alumnos que iniciaron, 11 (42 %) salieron de Conafe, uno (4 %) desertó del Programa para presentar el examen Ceneval y tres generaron baja académica (12 %), manteniéndose vigentes 11 (42 %).

En el mes de agosto tuvimos el gusto de celebrar, en una emotiva ceremonia en el marco del Premio “CONAFE 2012”, el egreso de 10 de ellos, que representan 38.5 % de egreso en tiempo curricular. Una alumna está recursando dos asignaturas y seguramente se graduará en dos meses.

Imagen 2
Figura 1. Entrega de reconocimientos a los alumnos egresados del programa piloto “Prepárate Rural”.

Durante el bachillerato los alumnos han desarrollado su autonomía y manifiestan su interés en continuar preparándose. Tenemos la satisfacción de que algunos de ellos ya se están formando para  ingresar a licenciatura, unos en modalidad presencial, otros en línea, y para continuar como instructores comunitarios. Aquí se presenta el testimonio de uno de ellos:

La estrategia de estudio a distancia tiene mucho que dar, es innovadora, accesible, noble, […] una de las principales  habilidades que se desarrolla en el estudio a distancia es la autonomía […] aprendí de manera cabal y humilde a mirar las cosas desde distintos puntos de vista, desarrollé mi pensamiento crítico, se exacerbó mi juicio, se enriquecieron mis conocimientos […], me quedo muy satisfecho de mis logros.

Jorge Eduardo Cerón,
egresado de Prepárate Rural.

Imagen 3

Figura 2. Grupo de alumnos egresados en compañía de  la maestra Carmen Villatoro (Coordinadora del B@UNAM), la maestra Marbella Mejía (Coordinadora de la UDEM), la maestra Diana Pérez (Delegada estatal de Conafe) y el licenciado Víctor García (Jefe de Programas educativos de Conafe, Estado de México).

Conclusiones

Esta experiencia nos indica que es posible el estudio en línea en áreas rurales cuando se cuenta con conectividad asegurada y que el bachillerato a distancia es una opción viable para los instructores comunitarios.
También concluimos que, como en otros proyectos, la función del tutor es determinante en el aprendizaje y en la retención de los alumnos y que, en lo posible, la permanencia en el programa de bachillerato no debe estar sujeta a una labor institucional como fue el caso en Conafe.

* Guadalupe Vadillo Bueno, Coordinadora de Matemáticas y Ciencias, gvadillo@unam.mx

* Mónica Aurora García Hernández, B@UNAM, apoyomateyciencias@gmail.com