Los foros virtuales educativos: una propuesta innovadora que propicia la evaluación desde una perspectiva social-cognitiva

Reflexiones académicas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Los foros virtuales educativos:
una propuesta innovadora que propicia la evaluación
desde una perspectiva social-cognitiva

Pablo Misael Luna Dávila*

Resumen

El siguiente texto es una propuesta de desarrollo a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), mismo que parte de la construcción del foro virtual educativo. Esta propuesta se plantea desde su propia concepción como foro, sin embargo, se enriquece como herramienta tecnológica de innovación que ayuda a potenciar la dinámica como espacio de discusión y reflexión para propiciar entre los participantes, la construcción del conocimiento, así como para mejorar las condiciones del diálogo e interactividad desde una perspectiva social-cognitiva a través de su evaluación.

Palabras clave: foros virtuales educativos, diálogo, interactividad,
evaluación social-cognitiva


Introducción

La creación de entornos de enseñanza en la educación, cuando ésta se encuentra incorporada dentro de los sistemas de gestión de aprendizaje o espacios virtuales de enseñanza y aprendizaje, implica nuevas perspectivas y prácticas para aprender, conocer, estudiar y facilitarlo (Luna, 2010), por lo que sus recursos didácticos sin duda deben responder intensamente a las transformaciones tecnológicas, pero más importante aún, en crear situaciones de aprendizaje con la finalidad de contribuir en la construcción del conocimiento.

Hablar sobre foros virtuales, específicamente de aquellos conocidos como foros virtuales de la web 2.0, desde su propia naturaleza asíncrona, nacen con la necesidad de sustituir al chat cuando se requiere estar conectados al mismo tiempo. De alguna u otra forma, estos foros propician un cierto grado de “reflexión” de la información, pero, aunque se respetan los papeles o funciones (administrador, moderador y participante) y se facilite a los participantes compartir su perfil, fotografías, archivos de todo tipo e incluir texto con formato enriquecido, no necesariamente favorecen una participación activa, ya que no demandan una respuesta inmediata, o incluso ni la demandan.

La intención principal de estos foros es compartir experiencias sin buscar obtener conocimiento (aunque en ocasiones se propicie). En estas circunstancias es posible que cuando todos están hablando de un mismo tema, existan post sin réplica alguna, por lo que su propia naturaleza no estructurada llega a carecer de estrategias interactivas y discursivas, generando un menor número de ideas y conceptos (Cabero y Ortega, 2010).

Sin embargo, al hablar de los foros virtuales educativos, por el simple hecho de contener una intención sobre el contenido o temática por discutir, necesariamente requieren un diseño instruccional que propicie una interacción especial por parte del moderador (asesor) y los participantes (alumnos) mediante la discusión.

Asimismo, para el logro de los objetivos mucho dependerá de las habilidades que tenga el asesor, tanto tecnológicas como pedagógicas, y en el caso de que el asesor en turno sea muy hábil, el foro por sí solo, al ser asincrónico, le demandará un gran esfuerzo y tiempo para moderarlo, pero si se trata de un foro que se autogestione, invariablemente necesitará la intervención del asesor por el intercambio de opiniones.

Lamentablemente el asesor no cuenta con un apoyo que le permita ver de forma fácil e inmediata la participación de los estudiantes, ya que para poder determinar cómo y cuánto está participando alguno de ellos, forzosamente debe ingresar al foro y recorrer todos los post en busca de los enviados por un participante en específico. En la mayoría de los casos, el asesor o el encargado de llevar la moderación del foro debe retroalimentar constantemente cada una de las aportaciones, incluso hasta para corregir faltas de ortografía.

Se puede concluir, entonces, que el foro virtual educativo dependerá en demasía de la intervención activa del asesor, esto sin importar que desde su planeación busque que los estudiantes interactúen por sí solos.

En este tipo de foros, por supuesto que se busca tener una participación activa, así como promover en el estudiante trabajar colaborativamente y generar, por medio de la interacción y de forma discursiva, la construcción del conocimiento; sin embargo, los foros por sí solos no cuentan con las herramientas para producirlo. A este respecto, algunas investigaciones coinciden en que es fundamental contar con un sistema de trabajo en grupo que proporcione herramientas informáticas que favorezcan el seguimiento detallado del desarrollo de sus actividades de aprendizaje, con la finalidad de tener el control y análisis de todo lo que sucede durante el proceso de trabajo, su evolución, su evaluación y desarrollo del grupo, para que de esta forma se pueden tomar decisiones oportunas y lograr los objetivos planteados (Tió et al., 2011).

En esta dirección, la propuesta que se plantea a continuación cobra sentido desde la innovación misma, pero sin perder el fin único, la educación, por lo que primero se partirá desde la perspectiva de que “el lenguaje, en tanto sentidos socialmente compartidos, construye realidades, y cambia junto con las relaciones sociales” (Campos, 2012, p. 118).

Dicho lenguaje es expresado de manera escrita dentro de los foros virtuales educativos, por lo que es idóneo para situarnos en los procesos sociales que se dan mediante la interacción de los estudiantes, el cual “no radica en las personas, ni tampoco fuera de ellas, sino que se ubica precisamente entre las personas, es decir, en el espacio de significados del que participan o que construyen conjuntamente” (Ibáñez, 1989, p. 119, citado por Campos, 2012).

Por tanto, los foros virtuales educativos deben permitir que los estudiantes interactúen entre ellos, se relacionen socialmente, ya sea de manera espontánea o siguiendo las instrucciones que proporciona el profesor; o bien, por medio de preguntas previamente formuladas, motivando a la participación, orientando la discusión, promoviendo el discurso coherente o fomentando la unión del grupo, etcétera.

Con la firme intención de potenciar la dinámica en los foros de discusión, se propone enriquecer la herramienta tecnológica, innovando para que ayude a mejorar las condiciones de diálogo e interactividad, la cual pretenda, desde la perspectiva social-cognitiva, establecer herramientas de evaluación como la coevaluación y la autoevaluación, con el fin de que generen entre los participantes una visión crítica de las situaciones a las que se enfrentan dentro de cualquier temática de discusión, así como mediar tecnológicamente la posibilidad que tiene un interlocutor de cambiar de turno en una conversación para propiciar la dialogicidad.

En particular, se requiere implementar la interacción controlada mediante adecuaciones en los foros educativos, así como la de automatizar la mediación que se relaciona con el discurso utilizado por el profesor o los pares, con el objetivo de mejorar las interacciones discursivas para la construcción de conocimientos.

Propuesta del Foro virtual educativo 3.0

Las instituciones educativas actuales, con el fin de dotar a sus estudiantes de competencias que les permitan adaptarse constantemente al medio, reconocen que no sólo basta con fomentar el aprendizaje de las teorías, ya sea de manera aplicada o memorísticamente, sino que también es indispensable generar en sus estudiantes una visión crítica de las situaciones a las que se enfrentan y, mejor aún, aplicar los conceptos al contexto actual.

Para ello, el pensamiento crítico responde a esta premisa, ya que “se caracteriza por manejar y dominar las ideas a partir de su revisión y evaluación, para repensar lo que se entiende, se procesa y se comunica. Es un intento activo y sistemático de comprender y evaluar las ideas y argumentos de los otros y los propios” (Arango, 2003, p. 4).

Sin embargo, “cada sujeto se hace cargo de su propio pensamiento y lo hace fundamentado en las habilidades propias que logre desarrollar durante su vida a través de procesos dialógicos, sociales y culturales, mediante los cuales se aprende a intuir, a debatir, a sustentar, a opinar, a decidir y, sobre todo, se aprende a convivir” (Valdivia, 2010, p. 10).

Los foros de discusión logran, en cierta medida, lo anterior, al generarse como un espacio de interacción y diálogo. De acuerdo con Acosta (2012, p. 4), el diálogo es “una interacción que implica una disposición para entender lo que los demás participantes buscan comunicar y la influencia que esto tiene en el propio pensamiento”, siendo un elemento clave en esta relación, la disposición a escuchar y tomar en consideración opiniones, reflexiones o reacciones de otros participantes, de modo que la interacción debe cumplir con ciertas normas o características para establecer una dialogicidad,1 que por lo general es asumida entre los participantes.

Asimismo, el diálogo se caracteriza por presentar secuencias conversacionales que se explican como pares y que son evidentes dentro de los foros cuando un interlocutor emite la primera participación, de tal manera que deja a otro para que cierre, o bien, abra con otro comentario. Ejemplos de estas secuencias conversacionales son las preguntas-respuestas, el ofrecimiento-aceptación, el rechazo-justificación (Sotomayor, 2005).

Por tanto, para el fomento del pensamiento crítico dentro de los foros de discusión:

el cumplimiento de la dialogicidad y la emisión de secuencias conversacionales, estarían garantizando la naturaleza interactiva del diálogo. Es decir, un diálogo interactivo se da a través del intercambio verbal en el que los participantes generan opciones de cambio de turno, de las cuales algunas sean invitaciones intencionales a que el otro contribuya con su participación (Sotomayor, 2005, p. 6).

Para evaluar las ideas y argumentos de los otros y los propios, se busca fomentar la coevaluación y la autoevaluación mediante la incorporación de la rúbrica o lista de cotejo, pretendiendo así, lograr potenciar el aprendizaje desde un enfoque sociocognitivo, asumiendo la evaluación como un proceso dinámico, brindando al estudiante a través de la mediación pedagógica, reflexionar y compartir entre sus iguales o por medio del profesor.

Asimismo, esta rúbrica permitirá identificar en sus alumnos el grado de ayuda que requieran para resolver de forma individual los problemas de aprendizaje, es decir, al conocer las características de la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP) del estudiante, las herramientas de evaluación propuestas tendrán como único fin, orientar las acciones del profesor dentro del foro.

Al momento de implementar un foro virtual educativo, es importante tener en cuenta las siguientes herramientas de apoyo para el asesor, los alumnos y el diseñador del foro, y cada perfil con sus respectivos permisos de acceso: contar con un panel de moderación desde el cual se pueda observar con facilidad y rapidez el comportamiento de los participantes; poder filtrar los hilos de participación conservando el contexto; incorporar una herramienta de coevaluación y autoevaluación que fomente el desarrollo del pensamiento crítico para la construcción del conocimiento; posibilidad de mantener el anonimato en cuanto a la coevaluación (sólo desde lo cuantitativo); envío automático de recordatorio para los participantes; mensaje de alerta automáticas al asesor con estudiantes de poca o nula participación; facilidad para identificar hilos de participación por medio de uso de colores; posibilidad de definir apertura y cierre automático; oportunidad de establecer metas  de carácter cualitativo y cuantitativo por cumplir.

Definición de requerimientos para el funcionamiento del Foro 3.0

  1. Funciones que debe tener el foro:
    1. Administrador (moderador):
      • Crear espacios principales de participación; el moderador asignará un nombre a cada espacio de acuerdo con la necesidad del contenido en la asignatura.
      • Crear foros de discusión dentro de los espacios anteriores; debe tener la facultad de asignar dentro de un foro a determinados estudiantes. Sin límite de participantes.
      • Asignar, modificar y eliminar participantes de los foros.
      • Editar participaciones de los estudiantes.
      • Cerrar y abrir foros de discusión. Establecer y modificar fechas de apertura y cierre.
      • Editar estatus de aprobado o no aprobado del estudiante justificando la razón del cambio.
      • Editar rúbrica sobre la cual se estarán evaluando las participaciones de los estudiantes.
      • Que pueda participar dentro de los foros.

      Dicha configuración permitirá al profesor gestionar de manera autónoma el tipo de foro, número de participantes y rúbrica que aplicará para un tema de discusión en particular.

    2. Estudiante o participante:
      • Tiene acceso sólo en el foro donde fue incluido por el administrador.
      • No elimina, ni modifica comentarios.
      • Evaluará los comentarios de sus compañeros a partir de una rúbrica establecida por el moderador.
      • Que pueda participar cuantas veces sea necesario dentro del foro.
      • Este requerimiento permitirá a los estudiantes no sólo participar un cierto número de veces en el foro, sino también fomentar la coevaluación mediante las participaciones de sus compañeros.

  2. Operación (flujo de funcionamiento): el administrador debe tener la metodología para crear y editar su perfil.
    1. Función de administrador:
      • Crea un espacio principal: define el nombre, objetivo y descripción del espacio.
      • Crea foro dentro de un espacio principal: determina nombre, fecha de apertura, la fecha de cierre de comentarios es 15 días antes de la fecha de cierre para réplicas (esta última es la fecha de cierre del foro); instrucciones de actividades por realizar (se indica cómo deben trabajar y evaluarse los estudiantes).
      • Agrega participantes al foro de discusión: en el momento de incorporar a los participantes se enviará un aviso de forma automática a cada participante notificando que puede comenzar a trabajar en el foro.
      • Los foros pueden eliminarse sólo si están vacíos, es decir, no tienen participantes ni comentarios.
      • El traslado de un participante de un foro a otro también implica trasladar sus aportaciones directas incluyendo la evaluación y réplicas a esa aportación, las réplicas y evaluaciones realizadas a otros participantes no se trasladan.
      • El administrador sólo puede hacer el cambio de estado del estudiante (aprobado o no aprobado) después de la fecha de cierre del foro.
      • Es obligatorio colocar la justificación del cambio del estatus del estudiante.
      • El administrador puede conocer todos los detalles de evaluación y comentarios de quien lo emite.
      • Los estudiantes no podrán replicar ni evaluar los comentarios emitidos.
      • La configuración pretende que el profesor norme las condiciones del foro.

    2. Parte estudiante (participante):
      • Solo puede leer y participar en el foro donde fue inscrito.
      • Al crear un comentario podrá agregar cualquier tipo de archivo (de acuerdo con el tipo de archivo, se muestra diferente)
      • Puede replicar las aportaciones de todos sus compañeros cuantas veces sea necesario.
      • Por cada participación o réplica se genera una notificación al correo personal de los participantes del foro.
      • Evaluar aportaciones y réplicas de sus compañeros. La evaluación siempre debe ir acompañada de un comentario.
      • El que es evaluado no visualiza a la persona que lo evalúa, pero sí ve el comentario emitido; la finalidad de no ver las evaluaciones tiene como objetivo no sesgar las futuras evaluaciones.
      • La configuración obligará al estudiante a participar de manera automática por cada comentario generado, apoyarse en un archivo para explicar o justificar su argumento cuando lo requiera, así como evitar el sesgo al momento de coevaluar y determinar si sus aportaciones han sido efectivas.

  3. Dinámica de evaluación
    1. Regla: cada comentario deben replicarlo todos los participantes del foro. Es     
          obligatorio.

      • Aviso numérico de comentario no replicado.
        • Los comentarios no replicados se identifican con un color diferente.
        • Alerta cada tercer día por ausencia, es decir cuando hay comentarios sin   
          replicar.
    2. Metas al cierre del foro:
      • Diez comentarios positivos
        • Mayor o igual a 50 % de calificaciones positivas genera un comentario  
            positivo.
        • Menor de 50 % de calificaciones positivas no genera el comentario
            positivo.
      • 100 % de réplicas a comentarios del foro.
        • Sí y sólo si el estudiante cumple con las metas (comentarios positivos y réplicas) se le envía una liga a su correo electrónico para realizar la autoevaluación y la coevaluación.
    3. El estudiante aprueba la participación en foro si cumple con lo siguiente de           manera positiva:
      • Metas (comentarios positivos y réplicas).
      • Autoevaluación.
      • Coevaluación.
  4. Rúbricas y listas de cotejo:2
    1. Con 50 % o más de criterios cumplidos se toma como comentario positivo.         Con menos de 50 % no genera el comentario positivo.

      Es importante mencionar que la rúbrica o lista de cotejo puede ser modificada por el moderador con el fin de adecuar la coevaluación con base en el tema de discusión.

      La información está claramente relacionada con el tema.

      Cumple

      No cumple

      La aportación es relevante al tema de discusión.

      Cumple

      No cumple

      La aportación permite conocer las características principales del tema.

      Cumple

      No cumple

      El comentario es respetuoso.

      Cumple

      No cumple

    1. Características para realizar las aportaciones en los foros. Se definen las
      siguientes:

      • Comentario: juicio, parecer, mención o consideración que se hace por  escrito acerca del tema.
      • Réplica: respuesta positiva o negativa fundamentada a partir del comentario realizado. Con base en cada comentario se emite una opinión a la intervención de los participantes, la cual podrá evaluarse a partir de una rúbrica establecida, indicando si cumple o no con las características  definidas del comentario. Es obligatorio replicar a todos los comentarios realizados por los compañeros.
      • Contrarréplica: respuesta positiva o negativa fundamentada a partir de la réplica realizada. Quien realiza el comentario podrá replicar la opinión de sus compañeros si así lo desea.

    2. Consideraciones potenciales de aplicación: en caso de que se opte por
      utilizar esta herramienta para la enseñanza, deberá tomarse en cuenta:

      1. La inversión inicial para implementarla.
      2. La utilización de una estrategia apropiada para conducir el proceso.
      3. El adecuado manejo de la tecnología que deben tener tanto el docente como el participante de estas experiencias.

Resultados esperados

Criterios

Aplicación tecnológica

Resultado esperado

Dialogicidad

Se establecen las metas por alcanzar en el foro de discusión, tanto cantidad de comentarios varios válidos como porcentaje de réplicas que se debe alcanzar al momento del cierre del foro.

Mediante mensajes informativos, el foro virtual 3.0 proporciona al estudiante la cantidad de comentarios válidos que lleva acumulados hasta el momento, así como la cantidad de réplicas que tiene pendientes por realizar.

Se espera que al informar constantemente al estudiante del avance en sus metas, éste se motive para alcanzarlas lo más pronto posible propiciando, así, que genere nuevos hilos de discusión y replique constantemente a sus compañeros.

Interactividad

El sistema enviará alertas al correo electrónico, según el tiempo configurado por el asesor, de cada estudiante indicando lo siguiente:

  • Que ha excedido los tiempos en que debe participar.
  • Que ha acumulado una gran cantidad de réplicas pendientes.
  • El estatus de sus metas.
  • El tiempo restante para el logro de las metas.
  • Porcentaje de avance general en el foro por parte de sus compañeros.

Se tiene la expectativa de  que al mantener al estudiante bajo un seguimiento constante mediante la herramienta, se motive para estar al pendiente y activo en el foro.

El alumno al recibir alertas constantes de que algo está pendiente, se mantendrá alerta de los acontecimientos suscitados en el foro donde está participando.

Pensamiento crítico

La incorporación de las rúbricas o listas de cotejos a las respuestas que proporcionan los estudiantes.

En este sentido, cada estudiante es obligado a  evaluar la participación de su compañero antes de emitir un comentario al respecto.

Recordemos que la rúbrica o lista de cotejo es definida por el moderador del foro.

Mediante la incorporación de la rúbrica se busca fomentar la coevaluación y la autoevaluación, pretendiendo potenciar tanto el desarrollo del pensamiento crítico como el aprendizaje desde un enfoque sociocognitivo.

Referencias

Arango, M. (2003). Foros virtuales como estrategia de aprendizaje. En revista Debates latinoamericano, (2). Disponible en http://www.rlcu.org.ar/ revista/numeros/02-02-Abril-2004/documentos/Arango.pdf [consultado el 4 de marzo de 2013].

Beltrán, L. R. (2011). Adiós a Aristóteles: la comunicación “horizontal”. En Revista ALAIC, (7).

Cabero, B., Ortega, V. (2010). La construcción del conocimiento en foros virtuales de discusión entre pares. En Revista mexicana de investigación educativa, 15(44), 85-111. Disponible en http://redalyc.uaemex.mx/pdf/ 140/14012513006.pdf [consultado el 4 de marzo de 2013].

Campos, S. (2012). Análisis del discurso y psicología: A veinte años de la revolución discursiva. En Revista de Psicología21(1), 185-208.

Luna, M., Martínez, M. y Moreno, E. (2010). Programa de tutoría de la UVEG: un proyecto en construcción, el Sistema de Seguimiento al Estudiante. En Reflexiones académicas. Revista mexicana de Bachillerato a Distancia, (4).

Sotomayor, M. (2005, abril). Dialogando en los foros de discusión: pautas para el diseño y la evaluación. En Revista Digital de Investigación en Docencia Universitaria (RIDU), 1(1). Disponible en http://info.upc.edu.pe/hemeroteca/Publicaciones/Art4_MS.pdf [consultado el 6 de marzo de 2013].

Tió, L., Estrada, V., González, W. y Rodríguez, R. (2011). Instrumento y herramienta informática para guiar, controlar y evaluar las interacciones de los estudiantes en foros virtuales. En Educación Médica Superior25(2), 59-96.

Valdivia, R. (2010). Las metodologías activas y el foro presencial: su contribución al desarrollo del pensamiento crítico. En Actualidades investigativas en educación10(1), 1-18.

* Pablo Misael Luna Dávila
Profesor a distancia
Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México
saelmilun@gmail.com

_________________________
1
La llamada dialogicidad se entiende como la posibilidad que tiene un interlocutor de cambiar de turno en una conversación, acción que a través de la mediación tecnológica permitirá garantizar la dialogicidad (Sotomayor, 2005).

2 Es un ejemplo para este caso en específico, pero la finalidad es que cada moderador podrá definir su propia herramienta de evaluación.