La labor del tutor con los alumnos de B@UNAM

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La labor del tutor con los alumnos de B@UNAM en el extranjero

Gabriela Miranda Navarro*

Resumen

En el presente escrito se describe, a grandes rasgos, la labor del  tutor en el programa de bachillerato a distancia de la UNAM (B@UNAM) en el extranjero, cuyo propósito principal es ser un acompañante permanente para el alumno, un acompañante que le brindará un seguimiento puntual en su formación y que pretenderá, ante todo, mantener la motivación académica y personal del alumno durante su permanencia en el bachillerato.

Palabras clave: tutor, bachillerato, distancia, guía, seguimiento, comunicación, aprendizaje, superación.

 

Abstract

This text describes in a gross manner the role of the counselor at UNAM’s virtual high school in foreign countries. The main purpose is to accompany learners throughout their process, providing a strict follow up in order to maintain their academic and personal commitment to the program.

Key words: counselor, high school, distance, guide, follow up, communication, learning, growth.

 

En el Bachillerato a Distancia de la UNAM (B@UNAM),   la labor del tutor se basa en un seguimiento puntual al alumno, se convierte en un soporte y guía que tiene como finalidad que el estudiante logre cumplir su objetivo: cursar el Bachillerato, en la modalidad a distancia, como   migrantes,  primordialmente en los Estados Unidos.

Para quienes en su momento por diversas razones no tuvieron la oportunidad de cursar el bachillerato, estudiarlo en B@UNAM representa una oportunidad más de superación al  hacerlo en  una institución de prestigio como esta Universidad.

Pero no sólo se trata de que el tutor guíe y apoye al estudiante para que concluya el bachillerato y obtenga un certificado. La función va más allá: contribuir a que el alumno desarrolle estrategias que le faciliten el aprendizaje y sobre todo que ese aprendizaje sea efectivo. En el modelo B@UNAM el estudiante no sólo desarrolla una base de conocimiento, sino habilidades y actitudes que les permiten aprender durante toda la vida y desarrollar sus potencialidades para mejorar su calidad de vida (B@UNAM, 2009).

Mi  experiencia como tutora durante poco más de un año en el B@UNAM trabajando con alumnos hispanoparlantes que radican en el extranjero no ha sido nada fácil, en especial por el perfil que tiene  la mayoría de ellos.

Son personas que se van en busca de una mejor calidad de vida, que para lograrlo tienen dos  o más empleos o, en su caso, jornadas laborales extensas. Generalmente trabajan como: cocineros, operadores de máquinas, jardineros, encargados de limpieza, de mantenimiento, obreros, cajeras, recepcionistas, niñeras, y también  madres de familia que,  a pesar de trabajar horas extras, cuando llegan a sus casas a dedicarles tiempo a sus hijos, todavía buscan el espacio para cumplir su meta personal.

Estas condiciones, aunadas a inexperiencia en los procesos de aprendizaje autónomo y muchas veces al desconocimiento del manejo de la tecnología (computadora, correo, Internet, paquetería) los hacen alumnos especiales.

Está, por otra parte, la edad que es un importante factor para el desarrollo académico de los alumnos, ya que el 90% son adultos, de entre 22 y 47 años, que desean cursar el bachillerato, no como obligación o requisito, sino con la convicción de que es una oportunidad de superarse profesionalmente, de tener mejores oportunidades de trabajo, necesario para llegar a cursar una licenciatura y ser un ejemplo para sus hijos. El bachillerato les brinda esta posibilidad de actualizarse, de abordar temas relevantes en el mundo de hoy, les permite desarrollar habilidades de comunicación, pensamiento y metodológicas, así como la oportunidad de ingresar directamente a las licenciaturas en línea que ofrece la UNAM. 

Quiero compartir algunos  comentarios de los estudiantes egresados, sobre lo que representó en su vida  estudiar el Bachillerato a Distancia de la UNAM:

  • El haber estudiado el bachillerato a distancia  fue una  gran oportunidad,  ya que nos abrió la posibilidad de seguir estudiando fuera de México, ya que en este lado, EU, hay veces que se nos cierran las puertas y por eso no podemos continuar estudiando, pero con este método a distancia tenemos más posibilidades de estudiar.
  • Para mí, el haber estudiado el bachillerato en la UNAM es uno de mis mayores éxitos e inspiración para continuar mis estudios académicos. Estoy muy orgullosa de haber sido parte de una de las mejores escuelas de estudios superiores en el mundo.

Pero retomando mi labor  como tutora de los alumnos radicados  en el extranjero, puedo decir que me ha funcionado tener un conocimiento general de la situación familiar, laboral y socioeconómica de cada alumno. Cabe mencionar, sin embargo,  que  algunos son muy celosos de su vida privada o por su misma condición de inmigrantes no dan a conocer más allá de lo necesario. He obtenido este conocimiento del entorno del alumno, en primera instancia, por la información que proporciona al registrarse en B@UNAM;  posteriormente gracias a la información que dan a sus asesores y compañeros a través de los foros de la plataforma y, sobre todo,  por las conversaciones que mantenemos a través de los mensajes en la plataforma, correo electrónico o directamente por el chat. Se  trata  de estar disponible el mayor tiempo posible y por los diferentes medios de comunicación que actualmente existen.

Este conocimiento permite crear una relación de confianza, en donde la comunicación constante entre ambas partes facilita la labor de cada uno; la del tutor de dar un seguimiento personalizado y dirigido y en el caso del alumno, de saber a quién referirse cuando requiere información específica del bachillerato o necesita  tratar temas que interfieran en su proceso de aprendizaje. De esta manera el estudiante no se siente solo durante su permanencia en B@UNAM.

“La labor y las acciones de tutoría se sustentan en el establecimiento de un vínculo especial entre docente y alumno; es una relación afectiva que va mas allá de la labor académica; un vínculo que abre un nuevo espacio en el que se va a conocer al alumno en otras dimensiones se le va a acompañar y orientar en otros aspectos de su vida personal, y para lograrlo se requiere de la confianza, la comunicación, la comprensión y el respeto de ambas partes.” (B@UNAM, 2009).

Todas las características que he mencionado le dan mucho más valor y reconocimiento al esfuerzo que realiza el estudiante para cursar el bachillerato. Esta parte del reconocimiento es vital para su desempeño, es necesario mantener motivados a los alumnos, no sólo en lo académico, también a nivel personal, aunque parezca simple acreditar una asignatura, atrás de esa materia aprobada existen horas de desvelo y sacrificios familiares. Aprobar les demuestra que el  esfuerzo valió la pena, es motivación para continuar y no bajar el ritmo de trabajo. El tutor siempre debe  resaltar esa parte. Asimismo, tiene que guiar al alumno en el desarrollo de hábitos útiles, no sólo para sus actividades académicas, sino también para sus actividades cotidianas; por ejemplo:

  • Una administración personal del tiempo, ya que la mala organización puede ser un factor importante que ponga en riesgo su permanencia en el bachillerato.
  • Programar horarios específicos a lo largo de la semana para dedicarse a sus actividades de estudio.
  • Fijarse metas específicas y viables, es decir, tener claro lo que quiere realizar durante su horario de estudio.
  • Nunca quedarse con dudas, preguntar puede hacer la diferencia entre aprender y no hacerlo.

Es muy importante señalar que la comunicación con los alumnos se da por medio de las herramientas que ofrece el portal de B@UNAM;  es decir: mensajero, foro y chat. Para reforzarla,   se cuenta con otro tipo de acercamiento con los alumnos; por ejemplo, cuando presentan su examen final de asignatura, como lo realizan a través de videoconferencia, es posible establecer contacto visual y verbal en tiempo real. Este tipo de contacto ha servido para identificarnos y conocer físicamente a las personas con quienes estamos trabajando. Este medio incluso me ha permitido obtener más información sobre el entorno de los alumnos.

Otro punto importante: la capacidad de escuchar es fundamental, implica aprender a leer entre líneas; detectar, por ejemplo,  problemas familiares o laborales, económicos, de salud, situaciones que el alumno no siempre expresa abiertamente y que pueden estar afectando su desempeño,. Esto es muy importante, ya que se puede detectar problemas de deserción que están a tiempo de ser atendidos. Pero no sólo se presentan situaciones de estudiantes en riesgo, también hay otros alumnos con características sobresalientes. Para su manejo se debe trabajar en conjunto con el asesor implementando estrategias educativas que permitan la atención de dichos casos especiales. Por ejemplo, al estudiante sobresaliente se le deben sugerir actividades o temas que enriquezcan su conocimiento e incluso que estén relacionados con sus gustos e intereses personales.

Por otro lado, para fortalecer el interés y desempeño del alumno, el  tutor debe identificar en qué áreas presenta mayor dificultad de aprendizaje. Si enfrenta problemas para las matemáticas, es necesario apoyarle con  materiales que le faciliten la comprensión de los temas, asimismo notificar al asesor, quien es el especialista en el tema, para que preste atención y apoyo dirigido a estos casos.  

También es muy importante proporcionar a cada asesor toda la información posible relacionada con el desempeño, de manera general y particular, de los estudiantes en el extranjero; de esta manera el asesor comprenderá la dinámica de trabajo que tiene cada alumno y mediará su asignatura de manera más dirigida.  Esta comunicación entre tutor y asesor debe ser constante y precisa, siempre enfocada a fortalecer el aprendizaje del estudiante: no hay que olvidar que nuestra labor contribuye en la formación académica de personas y, mientras mejor sea, mayor impacto tendrá en el desarrollo del alumno. El tutor y el asesor se mantienen en contacto permanente a través de las herramientas que proporciona el portal, sobre todo por el mensajero. Leer y dar respuesta a los mensajes de los asesores, día a día, es fundamental para  mantenernos al tanto del trabajo que  cada uno realiza con los alumnos.

Con el Bachillerato a Distancia de la UNAM los alumnos tienen la oportunidad de lograr autonomía en su proceso de aprendizaje,  trabajar de manera colaborativa y, sobre todo,  familiarizarse con el uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación. Esto les permite estar actualizados y preparados para continuar sus estudios en cualquier Institución y modalidad que sea de su interés.

En mi caso, el trabajo con estos alumnos me ha permitido brindarles un acompañamiento constante, ser facilitadora de su proceso de aprendizaje y lo más gratificante, poder contribuir en su formación y superación académica.

 

Referencias

 

*Administradora escolar y tutora de B@UNAM en el extranjero, cbdistancia.unam@gmail.com