La experiencia de B@UNAM en la atención de migrantes

Proyectos y programas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La experiencia de B@UNAM en la atención de migrantes Mónica Zuazua*

Resumen

El texto comparte algunos de los aprendizajes generados desde la impartición del Bachillerato a Distancia de la UNAM, B@UNAM a hispanoparlantes que radican en el extranjero. Busca dar a conocer las características, problemática, motivaciones y expectativas de esta población, así como los retos que implica brindarle atención, destacando la importancia y necesidad de que los bachilleratos públicos a distancia en México les ofrezca alternativas. Labor que sólo es posible mediante un trabajo interinstitucional que favorezca la visibilización y el prestigio de la modalidad para lograr mayor cobertura y atención al rezago educativo en el nivel medio superior.

Palabras clave: Bachillerato a distancia, atención, extranjero, migrantes, trabajo interinstitucional.

Introducción

La Coordinación de Bachillerato a Distancia de la UNAM, a través del programa B@UNAM, brinda desde 2007 atención a personas hispanoparlantes que radican fuera de México con la finalidad de que nuestros compatriotas principalmente, pero también los ciudadanos de otros países latinoamericanos que así lo requieran, tengan la oportunidad de realizar estudios de nivel medio superior en su idioma. Busca así contrarrestar la inequidad educativa en la que suele encontrarse esta población, para que, de este modo, pueda continuar aprendiendo, prepararse para el ingreso al nivel superior y contar con herramientas que le permitan acceder a mejores oportunidades laborales y de integración social en su país de residencia, así como en el de origen, en caso de retornar.

La demanda de atención en diferentes países ha crecido considerablemente y ha permitido la incorporación de aspirantes y alumnos con diferentes perfiles. Además de la situación bien conocida de sectores poblacionales que por sus ocupaciones laborales y/o responsabilidades familiares no pueden ingresar a un bachillerato presencial, hemos podido corroborar que existen circunstancias peculiares en las que la educación a distancia, y de preferencia en línea, se presenta como la única opción para estudiar. Como ejemplo tenemos a deportistas y artistas que entrenan o se forman de tiempo completo en su disciplina pero no quieren truncar su formación académica formal, personas que se encuentran en lugares aislados como internados e instituciones religiosas, personas con empleos itinerantes, con problemas de salud que generan incapacidad motriz, ya sea de forma permanente o temporal, propia o de un familiar que requiere atención constante, entre otros, por lo que la población estudiantil se ha diversificado; sin embargo, la mayoría siguen siendo adultos mexicanos que migraron, muchos de ellos hace años, a los Estados Unidos en busca de mejores oportunidades laborales y que debido a su edad, su situación socioeconómica y/o sus responsabilidades familiares, no han podido ingresar a los sistemas educativos locales.

El trabajo realizado en estos años con dicha población ha traído consigo aprendizajes que deseamos compartir con quienes estén interesados en la atención de personas en el extranjero en este nivel educativo. Nos centraremos en dar a conocer las características de la población que se ha acercado a nosotros en busca de atención y en lo que consideramos son elementos indispensables para brindarles una formación de calidad, buscando que los diferentes programas que ofrecen Bachillerato a Distancia, o pretenden hacerlo, conozcan la importancia de atender las necesidades educativas de la población migrante, así como la urgencia de consolidar la red de trabajo con el fin de ofrecerles la mejor calidad y la mayor cantidad de opciones posibles para su desarrollo académico y profesional.

Población que busca atención

Para maximizar el beneficio que puede brindarse a estudiantes de habla hispana en el extranjero primero es necesario conocer a la población y su problemática, por ello se exponen en este apartado algunas características de los aspirantes a cursar el Bachillerato a Distancia en las últimas dos convocatorias emitidas por B@UNAM, así como algunos aspectos que explican su interés o necesidad de ingresar a un bachillerato mexicano en esta modalidad y las expectativas y motivaciones expresadas por ellos. Teniendo como base la información que los 315 interesados proporcionaron en el formato de registro.

Características

La población muestra una distribución equitativa de hombres (50.32%) y mujeres (49.68%), en la que 4 de cada 10 son adultos jóvenes, casi 35% se encuentran en la madurez, 1 de cada 5 son jóvenes con menos de 10 años de rezago educativo y sólo 4% están en la edad establecida oficialmente para cursar el bachillerato. Es decir, estamos frente a una población que presenta un importante rezago educativo.


Gráfica 1

Seis de cada 10 aspirantes son casados o viven en unión libre, mientras que una tercera parte son solteros. Dos terceras partes tienen hijos y la restante no.


Gráfica 2

Siete de cada 10 se desempeñan en una actividad remunerada, la mayoría como empleados u obreros. Dos de cada 10 se dedican al hogar (casi la mitad de las mujeres) y sólo 6 % tienen la posibilidad de dedicarse de tiempo completo a estudiar (los más jóvenes).


Gráfica 3

En la gráfica 4 se observa que el grupo está constituido principalmente por mexicanos (97 %), originarios de las entidades federativas que se indican:


Gráfica 4

Mismos que radican en 21 países, la gran mayoría en Estados Unidos (84 %), el resto están ubicados en Europa (7 %), Latinoamérica (5 %), Canadá (2 %), Asia (1 %) y África (1 %). Los aspirantes que radican en Estados Unidos se encuentran distribuidos geográficamente en 32 estados; en la gráfica 5 se muestran los que tienen mayor presencia.


Gráfica 5

Casi 9 de cada 10 aspirantes cursaron la educación secundaria en México, como se puede observar en la gráfica 6:


Gráfica 6

La gráfica 7 muestra que las  tres cuartas partes  cursaron la secundaria en una escuela pública.


Gráfica 7

Cuatro de cada 10 aspirantes tienen más de 10 años radicando en el extranjero, tres de cada 10 migraron aproximadamente entre 1 y 5 años, una cuarta parte entre 6 y 10 años y sólo 4% emigraron en los últimos meses. Por lo que hablamos de una población ya arraigada en sus países de residencia.


Gráfica 8

Como la mayoría radica en el extranjero desde hace más de 5 años y estudiaron la secundaria en México, se deduce que han pasado muchos años sin estudiar, lo que implica retos importantes en el campo psicopedagógico. Sin embargo, es necesario tomar en cuenta que poco más de la mitad (51.90 %) iniciaron anteriormente estudios de nivel medio superior, sin poder concluirlos, por lo que ven en la educación a distancia una oportunidad para hacerlo. Una proporción similar (48.10 %) lo intentará por primera vez.

Problemática

Los comentarios de aspirantes y alumnos permiten identificar problemas de acceso a la educación en los países donde residen, vinculados principalmente con:

  1. El idioma, pues de los aspirantes que radican en Estados Unidos, sólo una cuarta parte identifica su manejo del Inglés como avanzado (22.15%) o nativo (2.53%); la mayoría  están ubicados entre las categorías de intermedio (34.49 %) y básico (33.24 %) y 8 de cada 100 no tienen conocimiento alguno del idioma inglés, como puede observarse en la siguiente gráfica:


Gráfica 9

  1. Los horarios rígidos de los sistemas educativos presenciales, que son un impedimento para esta población, ya que la mitad tiene una actividad laboral de 21 a 40 horas de trabajo semanales (además, más de la mitad viven en pareja y dos terceras partes son padres de familia); una quinta parte trabaja más de 40 horas; y de la cuarta parte que manifiesta no trabajar, la mayoría (20 % del total) son amas de casa, es decir, sólo 6% puede dedicarse de tiempo completo a sus estudios.


Gráfica 10. Número de horas de trabajo remunerado a la semana

  1. La edad, que en ocasiones es un impedimento para integrarse a los sistemas educativos en sus países de residencia (sólo 4 de cada 100 cuenta con la edad escolar establecida para este nivel educativo), o bien, les limita el acceso sólo a programas educativos de baja calidad. También, en algunos casos, las opciones a las que tienen acceso no son válidas en su país de origen, por lo que si la persona decide regresar a México, sus estudios no tendrían validez oficial, o no certificarían el nivel medio superior.

  2. El estatus migratorio, que se menciona como un obstáculo para la formación en algunas localidades que condicionan el acceso en relación con el mismo, o permiten el acceso pero a un costo más elevado.

  3. Algunos aspirantes mencionan también un alto costo en las opciones educativas a las que podrían accesar en su condición de migrantes.

De ahí que B@UNAM se ha comprometido a brindar una opción educativa en español, que puede realizarse en cualquier horario, abierta a personas de cualquier edad, que no condiciona el ingreso por cuestiones como la edad o el estatus migratorio, que ofrece becas parciales y totales, con validez en México y en el extranjero, y que garantiza una formación académica que permite, además del desarrollo de habilidades y conocimientos útiles para la vida diaria y el trabajo, el ingreso al nivel superior. Es decir, proporciona diferentes recursos y apoyo a estudiantes con realidades, necesidades y expectativas diversas, como podremos ver a continuación.

Motivaciones y expectativas

De la problemática descrita se derivan varias de las motivaciones que tienen los aspirantes para ingresar a B@UNAM, así como algunas de las ventajas que puede tener para ellos, aun viviendo en otro país (algunos de ellos muy lejanos a México), estudiar en una institución mexicana. Conocer éstas, así como sus  expectativas, nos permite, por una parte, detectar a tiempo situaciones de personas cuyas expectativas no podemos ayudar a cumplir, como es el caso de quienes desean revalidar estudios previos o tienen confusiones respecto a la modalidad, que los llevan a creer que les permitirá certificarse de forma muy rápida, fácil o que requerirá un tiempo mínimo de dedicación. Por otra parte, nos ayuda a conocer a la población que efectivamente ingresa y nos aporta información sobre sus motivaciones intrínseca y extrínseca, mismas que utilizamos para las intervenciones psicopedagógicas que realiza el tutor1; asimismo, nos permite reflexionar sobre el programa que ofrecemos y los cambios que podemos realizar para favorecer que los estudiantes logren sus objetivos.

En esta muestra, el motivo principal para ingresar a B@UNAM, expresado por casi la mitad de los aspirantes (44 %) se refiere a la expectativa de desarrollarse profesionalmente y estudiar una licenciatura, ya que esto se asocia a tener una mejor calidad de vida, un mejor futuro y progresar económicamente.

En segundo lugar (39 %) se hace presente el deseo de superación o realización personal, ligados al aprendizaje y al desarrollo familiar.

Por otra parte, 13 % manifiesta su expectativa de regresar a México contando con una carrera profesional que les permita obtener un buen trabajo en su país. Esta idea aparece vinculada, en algunos casos, al interés por contribuir al desarrollo nacional.

Es también reiterativo el deseo de ser un apoyo y un ejemplo para los hijos o la familia en general, manifestado por 12 % de los aspirantes.

Uno de cada 10 aspirantes se refiere a su búsqueda de mejorar su situación laboral, ya sea teniendo acceso a un mejor empleo o bien, desempeñando mejor sus actividades en el empleo actual.

7 % alude al prestigio y a la calidad académica de la UNAM como motivos determinantes en su elección, y

5 % de los aspirantes se refiere a la conveniencia de la modalidad por la flexibilidad de horarios y lugares de estudio, misma que es compatible con otras actividades, principalmente con el trabajo. Y en escasas ocasiones se menciona un interés por el plan de estudios.

Otros motivos presentes, aunque en menor proporción, son los siguientes:

  • El deseo de apoyar a su comunidad de pertenencia en el país donde radica.

  • El bajo costo del programa y/o que es caro estudiar en su país de residencia.

  • La condición de ser madre o ama de casa, situación en la que la modalidad a distancia es la más propicia para continuar estudiando.

  • Estar en contacto con su lengua y su cultura de origen, como una manera de mantener el arraigo, así como obtener más conocimientos sobre México.

  • Imposibilidad de estudiar en el país de residencia a causa de su estatus migratorio.

  • El deseo de estudiar en una escuela mexicana y obtener un certificado con validez tanto en México como en su país de residencia.

Experiencias en la atención-aprendizajes B@UNAM

Con base en la experiencia obtenida en los cuatro años de impartición del programa en el extranjero, se han identificado algunos elementos que consideramos clave para brindar una atención educativa de calidad a los migrantes fuera de México.

Al interior de cada programa, un elemento básico se refiere al conocimiento de las características y la problemática de la población objetivo, para lo cual, además de documentarse sobre los temas vinculados con esta población, es de gran ayuda el contacto con las instancias que trabajan con ella, como consulados, plazas comunitarias, organizaciones de la sociedad civil o instancias educativas. Esto permite conocer y aprovechar su experiencia, además de  establecer formas de colaboración mutua.

Asimismo, es indispensable un equipo de trabajo:

  • Sensible a la causa y a la problemática de los migrantes, pues todo programa educativo que busca la inclusión de grupos en situación de desventaja, debe tener en cuenta la complejidad de la situación que éstos enfrentan. Trabajamos con población en situación de vulnerabilidad y posible marginación, que encaran situaciones adversas y que, por tanto, requiere una atención especial y, en este caso, ya que se trabaja con población que es en sí intercultural y radica en contextos interculturales, es indispensable trabajar con un enfoque de respeto a las diferencias de cualquier índole: nacionalidad, racial, religiosas, etc.

  • Informado, es decir, que conozca la complejidad de las circunstancias en las que se hallan inmersos los estudiantes y pueda, de este modo, bridar una atención adecuada (teniendo en cuenta el contexto) y personalizada (ya que la población migrante es muy heterogénea, con metas y necesidades diversas, al tiempo que presenta problemas específicos distintos a los de los estudiantes que radican en México). Que identifique los recursos de apoyo a los grupos de migrantes con el fin  que pueda proporcionar la información necesaria para que los aspirantes se enteren de la oferta educativa y tomen una decisión informada que se adapte mejor a sus necesidades.

  • Capacitado en cuanto a la realización de trámites administrativos (como los relativos a la obtención de equivalencias de estudios), cuestiones legales, procesos de apostillado de documentos, etc. Pues los migrantes provienen de una diversidad de antecedentes escolares y resulta indispensable asegurar que cuentan con el nivel previo necesario así como comprender qué se requiere en el país donde habitan en la actualidad. La capacitación también incluye poder asesorar a los estudiantes sobre la posibilidad de trabajo en función de la carrera elegida. La idea es que los migrantes puedan tomar decisiones de manera informada.

Si logramos lo anterior, el equipo de trabajo asumirá la responsabilidad de dar valor a cada caso en particular y se centrará en la búsqueda de soluciones, de caminos alternativos que permitan ir venciendo los diversos obstáculos que se presentan y, dentro de los límites que establece la normatividad a la que cada institución responde, apoyar lo más posible para lograr la inclusión. Nos referimos por ejemplo, a los requisitos de ingreso, en nuestro caso particular, la normatividad nos permite el ingreso de aspirantes con estudios previos realizados en otros países, pero no se de aquellos que no cumplen con el requisito institucional de tener promedio mínimo de siete en secundaria. Limitación que solventamos informando a los aspirantes que no cubren este requisito, de otras opciones educativas que no tienen dicha exigencia. Asimismo, facilitamos los procesos de recuperación de certificados de secundaria a quienes no lo tienen en su poder (alrededor de 15 % de los interesados en ingresar) y apoyamos con la realización de trámites de revalidación ante la SEP a quienes cursaron la secundaria en el extranjero. Todo ello forma parte del compromiso que implica el trabajo con la población migrante.

Del mismo modo, consideramos que toda institución que desee trabajar con esta población, deberá buscar un modelo académico y operativo flexible que responda a las necesidades de esta población. En B@UNAM se han ido realizando adecuaciones a los planteamientos iniciales respondiendo a estas necesidades, por ejemplo, se modificó el requisito de presentación de exámenes finales en sede, para permitir el acceso a personas en cualquier ciudad y evitar desplazamientos innecesarios. La adecuación consistió en ofrecer la posibilidad de presentar exámenes por medio de cámara Web, misma que nos ha permitido respetar el lineamiento de asegurar la autenticación del estudiante, sin restringir el acceso por ciudad de residencia.

Un punto fundamental, dadas las condiciones de heterogeneidad de esta población, es diversificar la oferta. Por ejemplo, es importante contar con opciones de certificación dirigidas a quienes tienen estudios previos de bachillerato truncos (hemos constatado que es una situación muy común).

Asimismo, es deseable que el personal docente tenga una formación en temas relacionados con la interculturalidad y la atención a grupos diversos, para que pueda promover la interacción y el intercambio de ideas entre personas con diferentes estilos de vida, edades, ocupaciones y lugares de residencia mediante la participación en foros de discusión y la realización de actividades que implican un trabajo colaborativo, así como una análisis de los temas actuales que afectan a la población estudiantil.

Trabajo en RED

En B@UNAM ha sido fundamental asumir el servicio que brindamos como algo más amplio que ofrecer un programa de bachillerato, que en sí mismo es sumamente valioso, pues se ha convertido en un programa que aporta información acerca de otros programas de educación media superior, sobre opciones educativas de otros niveles, y sobre la modalidad a distancia en general. De este modo, estamos empezando a ser parte de una red de apoyo a migrantes que busca facilitar los trámites y brindar opciones a los diferentes casos, al interior de nuestra Universidad, en México (SEP) y en el exterior (en Estados Unidos existen diversos tipos de organizaciones que apoyan el desarrollo educativo de los migrantes: consulados, plazas comunitarias, organizaciones de la sociedad civil e instituciones educativas locales). Lo que nos interesa es que los migrantes tengan acceso a la educación para que puedan aspirar a condiciones sociales más equitativas.

Igualmente, el trabajo en red nos ha permitido no limitarnos al campo educativo, pues también participamos en la difusión de servicios que ofrecen las otras instituciones, por ejemplo, las relativas a campañas de salud, asesorías jurídicas, eventos culturales, etcétera, en su localidad. Por todo ello, consideramos que B@UNAM no es sólo un bachillerato, lo que se ha vuelto posible sólo mediante la vinculación con las organizaciones e instituciones mencionadas, misma que ha permitido el aprovechamiento de los recursos existentes para brindar una atención más completa.

Por lo anterior, podemos asegurar que la atención de calidad a migrantes requiere del trabajo interinstitucional y que éste debería formalizarse y sistematizarse; idealmente debe haber sesiones de trabajo que permitan conocer los avances obtenidos, focalizar los objetivos y generar acuerdos.

Visibilidad y prestigio de la modalidad

Uno de los obstáculos que hemos detectado en los años de operación de B@UNAM se refiere a la dificultad para acceder a la población objetivo, ya que no es sencillo realizar difusión desde México, y nuevamente esto nos remite al trabajo en red, en especial, deseamos mencionar el apoyo brindado por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior y de los consulados de México, ya que han sido una pieza central en la difusión de nuestro programa, como muestra la gráfica 11, han sido la principal fuente de información sobre el mismo entre la población migrante:


Gráfica 11

Un segundo obstáculo ha sido el desconocimiento de la modalidad a distancia. Recordemos que sólo 5 % de los aspirantes incluye en sus motivos de ingreso la conveniencia de la modalidad. Por lo que consideramos que es necesario difundir el conocimiento sobre sus bondades para de este modo prestigiarla. Por supuesto que esto será posible sólo ofreciendo un servicio de alta calidad que permita su consolidación y prestigio ante la red y logre una diferencia para los propios migrantes.

En B@UNAM, al trabajar en red, hemos podido incidir en que la educación a distancia se comprenda mejor en sitios clave como la Secretaría de Educación Pública, los consulados o las plazas comunitarias; las instituciones educativas que buscan apoyar a migrantes se están percatando de que la modalidad a distancia es una excelente opción logrando así un mayor apoyo. Lo mismo ha sucedido con los estudiantes y sus familias, quienes al conocer nuestro trabajo revalúan la modalidad y difunden sus beneficios.

Finalmente, una institución interesada en visibilizar y prestigiar la modalidad deberá difundir su labor, no sólo en eventos académicos y revistas especializadas, sino también en páginas de Internet que difunden las opciones educativas para migrantes (un ejemplo es educamexus.org), y en reuniones de la red va creado y debe ampliar de manera permanente.

Posibilidades del Bachillerato público a distancia en México

Cada vez hay más movilidad geográfica y los apoyos a migrantes, cuando los hay, siguen siendo frágiles y rígidos, no están cubriendo las necesidades y de este modo perpetúan las condiciones de rezago y desigualdad social manifestadas en los ámbitos laboral, de integración social y cultural, y económico. Por lo que los bachilleratos a distancia de las universidades públicas en México tenemos una excelente oportunidad para aprender, mejorar y expandirnos.

Quizá sea un momento para revalorar, reorganizar y volver a centrar nuestras acciones, partiendo de lo aprendido para reiterar nuestro compromiso con la población que por diversos motivos emigra de nuestro país y contribuir a favorecer la equidad y justicia social.

Estamos en el momento justo para dar a conocer las enormes ventajas de la modalidad y hacer llegar nuestras propuestas a quienes más las necesitan y la población migrante es una de estas poblaciones clave a quienes podemos impactar de forma positiva. Para ello se requiere un trabajo contra las resistencias, los malos entendidos, acercarnos a quienes son expertos en el trabajo con estas poblaciones, y que pueden ayudarnos a identificar las mejores formas de acercamiento a las mismas.

Podemos concluir que nuestra labor va más allá de que los egresados obtengan un certificado. No sólo constituimos la única opción académica viable para muchos mexicanos que radican en el extranjero, debido a las ventajas que ofrece la modalidad, a los bajos costos y a la posibilidad de acceso independientemente del estatus migratorio, sino que también tenemos la posibilidad de: 

  • Contribuir en la formación de profesionistas que puedan mejorar sus condiciones de vida en el extranjero, o bien, que al regresar a su país de origen puedan acceder a mejores oportunidades laborales y contribuyan más eficazmente al desarrollo nacional.

  • Ser un medio para la integración de las comunidades de migrantes y una opción de crecimiento y desarrollo para ellas.

  • Favorecer la equidad de género al brindar a madres y amas de casa una opción viable que les permite continuar sus estudios y ser competitivas en el medio laboral.

  • Contrarrestar las políticas migratorias que colocan a los migrantes en situaciones de desventaja y en ocasiones limitan su acceso a los sistemas educativos locales.

  • Permitir a los migrantes mantener el contacto con su lengua materna (y perfeccionar las habilidades de comunicación escrita en su idioma), cultura, historia, sus instituciones; aspecto de gran importancia en los procesos identitarios y la integración de las comunidades migrantes.

No podemos ser ajenos a las necesidades de millones de migrantes que salen de nuestro país buscando una mejor calidad de vida, un desarrollo económico para sus familias. Nuestra tarea como instituciones educativas públicas es ofrecerles la opción de seguir estudiando. Es preciso aprovechar la motivación de aquellos que aspiran a una formación profesional, incrementando la difusión de las opciones que podemos poner a su alcance y ofreciendo la mejor formación. Para ello es indispensable generar lazos sólidos interinstitucionales de colaboración que permitan:

  • Hacer llegar nuestros servicios a donde hagan falta.

  • Contar con personal que pueda brindar apoyo local para la difusión, el uso de espacios físicos (deseable por ejemplo para la impartición de sesiones de inducción o capacitación en el uso de las TICs), cuestiones logísticas (por ejemplo para la aplicación de exámenes, la recepción de cuotas de recuperación) y, la canalización de grupos poblacionales idóneos para cursar el bachillerato a distancia (por ejemplo, egresados de educación secundaria de las plazas comunitarias instaladas en Estados Unidos y Canadá).

  • Brindar atención a los diferentes perfiles poblacionales ofreciendo opciones diversas y derivando a los aspirantes a la opción que más se acerque a sus necesidades y/o aspiraciones: opciones formativas, terminales, de revalidación, bivalentes; así como opciones para quienes no cumplen los requisitos normativos de una institución en particular (en el caso de la UNAM un número importante de aspirantes no son aceptados porque no cumplen con el promedio de siete en secundaria).

Todo lo anterior implica un arduo trabajo y una gran responsabilidad, y hace necesaria la suma de esfuerzos tanto por parte de las instituciones que ofrecen los programas de bachillerato, como de instancias gubernamentales (como el Instituto de los Mexicanos en el Exterior, que ha mostrado gran interés en la difusión de B@UNAM y nos ha brindado un importantísimo apoyo en la difusión y en la operación relacionada con exámenes de admisión), organizaciones de migrantes, de la sociedad civil y lucrativas que apoyen a los estudiantes con becas. Sólo la concertación de estos esfuerzos hará viable una mayor cobertura y atención al rezago, además de que permitirá dar a los migrantes una atención a la altura de sus expectativas: con la más alta calidad en los ámbitos académico, de gestión y tecnológico, pero conservando las diferencias que caracterizan a cada proyecto, ya que la población es heterogénea y requiere de una diversidad de ofertas y posibilidades.

* Mónica Zuazua, Coordinadora de Humanidades y Ciencias Sociales del Bachillerato a Distancia de la UNAM B@UNAM, monica.zuazua@gmail.com

_________________________
1
En B@UNAM, el tutor es el experto en psicopedagogía cuyo propósito es contribuir al efectivo aprendizaje del estudiante al promover su alta motivación, asegurar el cumplimiento de la función docente del asesor, dar seguimiento a estudiantes para minimizar la deserción, así como detectar y facilitar la atención diferenciada a estudiantes en riesgo y con características sobresalientes.