La construcción de una experiencia: reprogramación y humanización de la plataforma

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La construcción de una experiencia:
reprogramación y humanización
de la plataforma

Rafael Santos Cenobio*

Resumen

El presente trabajo es el resultado de una reflexión sobre la importancia de constituir una plataforma como un espacio público en el que se cuestionen, refuten y se pongan en movimiento aspectos fundamentales como la motivación y las emociones. Esta reflexión parte de mi experiencia como profesor en el Bachillerato Virtual de la Universidad Autónoma de Sinaloa, donde he tratado de fomentar dichos aspectos en mis alumnos.

Desde mi punto de vista, conocer las emociones de nuestro alumnado es un componente fundamental en la educación, pues esto nos permite saber la situación de cada uno, y cómo los afecta positiva o negativamente en el quehacer académico.

Palabras clave: motivación, emociones, reprogramación, humanización, experiencia


Introducción

Este trabajo reúne una serie de reflexiones en torno a mi experiencia en el Bachillerato Virtual de la Universidad Autónoma de Sinaloa, partiendo de dos aspectos esenciales: el primero alude a la motivación como herramienta necesaria para impulsar la productividad de los alumnos, lo cual considero que encontraría un terreno fértil si se utilizaran en los programas materiales didácticos como textos breves, fotografías, pinturas, dibujos y películas que fomenten la motivación por aprender y estudiar. El otro se refiere
a la observación y reorientación de las emociones (como la tristeza, el enojo, las preocupaciones y aun la cooperación y la solidaridad), la s cuales trato de identificar en los correos electrónicos, los mensajes y sobre todo en los foros y el chat, lugares por excelencia para el debate, la discusión y la retroalimentación de las ideas de los estudiantes.

La motivación y las emociones son aspectos que pueden transformar a la plataforma en un espacio público donde se refuta, se argumenta y se muestran las emociones positivas y negativas del alumnado. En ese sentido, estamos hablando de la reprogramación y la humanización de la plataforma. E nseguida abordaré algunos referentes teóricos que considero, sustentan el diálogo reflexivo que estoy haciendo. 

La motivación y las emociones

El siglo XXI se caracteriza por un dominio de la llamada “sociedad red”, la cual es programada y configurada desde intereses y objetivos económicos y políticos muy precisos. Por tanto, la sociedad red es una sociedad global donde la vida humana en cada rincón del planeta está organizada en redes globales, como los mercados financieros, la producción, gestión y distribución transnacional de bienes y servicios; el trabajo muy calificado; la ciencia y la tecnología, incluida la educación universitaria; los medios de comunicación; las redes de Internet de comunicación interactiva multiobjeto; el arte, la cultura, los espectáculos y los deportes; las instituciones internacionales que gestionan la economía global y las relaciones intergubernamentales; la religión; la economía criminal; las ONG transnacionales y los movimientos sociales que hacen valer sus derechos y valores de una nueva sociedad civil global (Castells, 2000, p. 46).

Como la sociedad red ya está programada y configurada por el poder, entonces necesita reprogramarse y reconfigurarse. Con otras palabras, la R ed debe constituirse “en un espacio público donde la interacción social y significativa de las ideas y los valores se forman, se trasmiten, se respaldan y combaten; espacio que en última instancia se convierte en el campo de entrenamiento para la acción y la reacción” (Castells, 2000, p. 395). Este punto de vista de Manuel Castells sin duda que se ajusta muy bien para el caso de la plataforma del Bachillerato Virtual de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Antes de entrar al rograma de Bachillerato a Distancia, estaba acostumbrado a impartir clases  de forma presencial. Consideraba al salón de clases como un espacio público por excelencia, en el que confluían y circulaban las ideas y las emociones mediante exposiciones, debates y trabajo en equipo. La s dos primera s actividades permiten a los estudiante argumentar y refutar ideas, y es en éstas donde surgen emociones como la alegría, nervios, miedo y preocupación. En el trabajo por equipo destacan emociones como la solidaridad y la amistad, y la discusión de las ideas se convierte en eje vertebral.

El dibujo, el cine y el teatro son otras herramientas didácticas a las que recurro para trabajar en el aula. El dibujo es una actividad más compleja para los estudiantes, ya que tienen que traducir las ideas en imágenes, a veces causa enojo y hasta preocupación. Sin embargo, esta actividad estimula la imaginación, la creatividad, y también crea una opinión pública entre los alumnos. El cine y el teatro los considero actividades fundamentales en el bachillerato presencial, primero porque descubre vocaciones o estimula mucho la creatividad; y segundo, porque permite a los estudiantes dialogar, debatir y crear una visión del mundo. Por ejemplo, he tenido casos donde algunos alumnos emocionados por la película que vieron El día en que Nietzsche lloró y Conversaciones con Dios, por citar algunas películas, profundizaron sobre el tema del personaje o situación histórica abordada.

Hasta ese momento consideraba que la educación presencial era el mejor espacio para poner en movimiento emociones como la alegría, amistad, solidaridad, debate de ideas, con el fin de crear en los alumnos una opinión pública que influyera en los distintos espacios en los que se desenvuelven.  Sin embargo,
una vez que ingresé al Bachillerato Virtual de la UAS, mi punto de vista cambió.

He sido asesor en dos asignaturas, Introducción a las Ciencias Sociales y Análisis histórico de México.
Desde el principio entendí que la motivación es un elemento clave en el desarrollo del bachillerato a distancia, incluso me arriesgaría a decir que es más importante que en la modalidad presencial. Y esto es porque la mayoría de los alumnos inscritos en este programa ha dejado de estudiar desde hace mucho tiempo, no tienen el hábito de la lectura, por lo general trabajan todo el día, salen cansados y aburridos de la rutina, realizan otras actividades, y pensar que aún tienen que leer y contestar cuestionarios, foros y subir trabajos a la plataforma, resulta poco motivador. Entonces, el papel del asesor no es solamente revisar, calificar y evaluar actividades realizadas, sino tratar de comprender las diversas emociones de sus alumnos para poder impulsarlos y motivarlos en sus estudios. La pintura, la fotografía, el dibujo y el cine, utilizados también como herramienta didáctica en el bachillerato virtual, ayudarían a alcanzar este propósito.

Desde mi  punto de vista y con base en mi experiencia como profesor de bachillerato virtual, la motivación es un aspecto fundamental para que los alumnos concluyan con éxito sus asignaturas. Por ejemplo, e n los cuatro bloques que componen el curso de las dos asignaturas antes citadas, siempre trato de explicar detalladamente las actividades por realizar, e incluyo palabras que motivan a los alumnos a llevarlas a cabo:

Compañeros estudiantes de “Análisis histórico de México”, veo un gran esfuerzo y sacrificio, sin embargo, considero que con un empeño total, permanente y contundente arribaremos a una verdadera hazaña, que solamente los espíritus arriesgados logran alcanzar. El filó sofo danés Soren Kierkegaard así lo entendió, la vida es riesgo e incertidumbre; y siguiendo esa misma postura el alemán Martin Heidegger sustentaba que no podemos seguir una vida de cadáveres vivientes, sino que debemos llevar una vida auténtica, y eso solamente puede lograrse pensando, esforzándote, creando, imaginado y realizando, de lo contrario só lo sobrevivimos, y la vida no es ese tipo de cosas. Nuestro espacio vital no puede ser reducido a intentos y deseos, sino a hechos concretos y reales. Y es ahí donde precisamente entramos nosotros. No podemos atrasarnos, ni tampoco dejar ausentes algunos trabajos ni los foros. Las frutas sembradas y cultivadas por nosotros mismos sabrán más dulces al final, que si nos la regalaran. Viene el b loque d os, recuerden, la vida no son pompas de jabón, sino el martilleo del acero como Churchill lo concebía. No se atrasen y realicen los trabajos y participen en los foros. Sin duda, hacer las actividades del bloque 2 ya significa una dura y encarnizada lucha que están librando. Pero es en medio de las grandes tormentas de donde surgen las grandes cosas, estoy seguro que nada ni nadie, ni siquiera el cansancio y agotamiento, bollará o doblará su voluntad, como el mismo Schopenhauer sostenía, “el porvenir del ser humano no está en las estrellas, sino en la voluntad y en el dominio de sí mismo”, o bien, “no puede haber grandes dificultades donde abunda la buena voluntad”; o también, “con fuerza de voluntad se puede hacer cualquier cosa”. Con fuerza de voluntad uno puede determinar su propio destino. Seguir pues con el martilleo del acero. En el b loque d os hubo trabajos que no realizaron. Yo sé, libran diferentes frentes de batalla, pero si la vida es lucha constante y permanente, no podemos dejar de luchar ni un segundo, en ningún momento. Así es la vida, y la escuela es una guerra, y forma parte de nuestra vida, es parte de nuestro espacio vital. Porque no queremos repetir y reproducir lo que la “manada” realiza o hace, queremos salir de lo que acostumbramos, deseamos romper con la visión del mundo ya establecida , queremos ser personas con verdades propias, con pensamientos autónomos y libres, y no cadáveres vivientes. Ningún sentido tendría llevar una vida autómata en este mundo. Como el mismo Kierke gaard dijo: “la vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada”.
La fe es la pasión por lo posible y su acompañante inseparable es la esperanza. Ya ven que dos cosas siempre deben acompañarnos: la fe y la esperanza de realizar semejantes hazañas, porque estamos dotados de mente y razón, y sobre todo de fuerza de voluntad; mientras tengamos esos elementos en nosotros, nada ni nadie podrá arrebatarnos el espacio vital. A veces pensamos que todo el que disfruta cree que lo importante del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla. He aquí la diferencia entre los que creen y los que disfrutan. 1

La intención de la reflexión busca provocar en el alumno la voluntad, el esfuerzo, pero sobre todo la emoción del saberse apoyado y comprendido por el asesor, quien permanece a su lado, quien pelea y lucha hombro con hombro en la revolución cultural. Considero que l a motivación debe ser permanente y constante, debe publicarse en Novedades, así como en otros medios como el mensaje de texto, correo electrónico y el chat. La respuesta de muchos estudiantes ha sido positiva. Al respecto, una alumna comentó:

[…] cada momento que usted enviaba sus comentarios para cada ocasión,  para mí fueron de mucho ánimo, ganas de salir adelante, de decir sí puedo, no te detengas, á nimo; siempre fueron para levantarme el ánimo y es de verdad gracias a sus comentarios, creo que para mí es estimulante saber que el esfuerzo está siendo revisado por el maestro o por la persona que está al pendiente de mi educación a estas alturas y ver que en realidad así es. Esas respuestas al revisar cada trabajo, la verdad es agradable, ya que cada revisión es un aprendizaje más alto porque respecto a los comentarios uno ve hacia otro nivel, de ante mano gracias por la atención que ha tenido en contestar mis correos para cualquier apoyo. 2

Así, la motivación es un elemento sumamente importante en cualquier proceso de enseñanza- aprendizaje, ya que es la fuente que provee la energía para realizar las acciones y tareas correspondientes; es el factor psicológico más poderoso con que ha de contar el aprendiz que se aventura en el singular proceso de aprender, ya sea mediante la educación presencial , abierta o a distancia (Reyes O., 2011).

Los foros también son un aspecto importante, ya que a través de ellos los alumnos ponen en práctica sus capacidades comunicativas y van creando vínculos con sus compañeros, lo cual redunda en un aumento de la interacción social y del aprendizaje colectivo (Buil et al., 2012, pp. 140-141). No quisiera dejar de mencionar que las emociones se constituyen por instrumentos y recursos culturales de carácter simbólico que proveen los contextos sociales. En última instancia, las emociones son modos de actuar y de relacionarse con el sistema de valores que encarnan los contextos y los mediadores que lo caracterizan (Rebollo Catalán et al., 2008, pp. 4-5). Siguiendo e ste modelo, sentimientos como el orgullo, la gratitud, seguridad y satisfacción aumentan de acuerdo con el poder personal, mientras que la vergüenza e ira se asocian con la pérdida de poder.

Revisando los foros de apertura y de cierre de las asignaturas de Ciencias Sociales y Análisis histórico, destacaban expresiones que aludían a la solidaridad y a la comunicación, pero también a la preocupación, tristeza y, en cierta medida, al optimismo. Para reforzar lo comentado, cito textualmente algunos ejemplos de los foros:  

María Cecilia Rodelo Medina (viernes, 10 de febrero de 2012, 20:19):  
Considero triste no poder trabajar en equipos, por no ir a la par con las actividades, hay actividades que sí es difícil de realizarlo una sola persona, quisiera que compartiéramos unos con otros nuestros conocimientos y aplicarlos, hasta ahorita no me ha sido posible trabajar en conjunto, ojalá nos demos la oportunidad en má s de alguna ocasión y compartir como lo digo, lo poco o lo mucho que sabemos cada uno de ello, porque como dice el dicho dos cabezas piensan mejor que una.

María Margarita León Bueno:
Estoy de acuerdo con Ud., los temas muy interesantes,
sobre todo en esta unidad que habla de nuestra comunidad de una forma bien explí cita, así como en las actividades se refiere.

Alma Leticia Vega Gastelum (lunes, 13 de febrero de 2012, 16:58):
Compañera María Margarita si gusta la próxima tarea de equipo a ver si nos ponemos de acuerdo para sacarla, estoy a sus órdenes. Y estoy de acuerdo con usted, todo está aquí hasta nosotros nos falta más compañerismo pero quiero pensar que es por el mismo motivo que tengo yo, la falta de tiempo y coincidir en los horarios.

Guadalupe Alvarado Zamudio (lunes, 13 de febrero de 2012, 19:54):
Hola María Margarita, estoy de acuerdo con usted con las respuestas y con Alma Leticia, también creo que nos hace falta algo de compañerismo esto es, porque todos tenemos trabajo y no coincidimos a la hora de hacer nuestras tareas.

El tema de los diálogos expuestos es sobre el trabajo en equipo, y aluden a la falta de tiempo de los estudiantes para trabajar en forma colaborativa; sin embargo, a través del foro le dan vida a la plataforma, que en palabras de Castells (2009), se traduce como la reprogramación de las redes. Esto por el simple hecho de constituir un espacio público que dé cabida a las emociones, discernir puntos de vista y, por su puesto, a la retroalimentación . Los siguientes comentarios son ejemplo de ello:

Fernando Gastélum Aguirre (lunes, 13 de febrero de 2012, 22:07):
[Sobre los festejos del bicentenario] Muy emotivos, inclusive hasta exagerados en el gasto, el gobierno tuvo la desfachatez de publicar cuá ntos millones y millones gastaron para acondicionar la capital para tal evento, la difusión de qué era lo que se festejaba es donde creo debió hacer énfasis el gobierno, y tanto dinero, creo que se sobrepasaron e insisto, habiendo tanta gente viviendo en pleno siglo XXI en la pobreza extrema, es una bofetada para la economía de México, es mi punto de vista.

Laura Patricia Carrasco Robledo(martes, 14 de febrero de 2012, 11:27):
Me uno a su comentario Fernando, la verdad son muy bonitos esos festejos y dan emoción el saber lo que se celebra, pero si así como se gasta para esas festividades, se hiciera llegar ayuda a la gente que más lo necesita no hubiera pobreza extrema.

María Margarita León Bueno (lunes, 13 de febrero de 2012, 23:05):
Estoy de acuerdo con Ud., hay mucho en qué gastar en beneficio de la gente, en programas de vivienda, en salud, no en el despilfarro.

Laura Patricia Carrasco Robledo (martes, 14 de febrero de 2012, 11:41):
Porque algunas personas únicamente están esperando la oportunidad de “ festejar” , y lo que se festeje es lo de menos para ellos, pero es triste ver el poco interés que demuestran hacia nuestra historia, a algo que es tan de nosotros los mexicanos.

La plataforma, entonces, no es un lugar frío, mecánico y robotizado, por el contrario, se constituye como un espacio público donde se crea, recrea, imagina, se cuestiona, pero también donde se humaniza con las emociones, un espacio donde se manifiesta l a cooperación, motivación, estimulación y  aun demostracio nes de solidaridad. Como sostienen algunos estudiosos  sobre el tema , los espacios virtuales son espacios en los que se desarrollan experiencias educativas donde confluyen interacciones humanas cargadas de intereses, valoraciones, manifestaciones de sentimientos, conflictos, acuerdos,  desacuerdos; y en el diseño de esos espacios será necesario planificar cómo van a desarrollarse esas interacciones con el fin de que resulten efectivamente positivas, y para que los intercambios que se consigan sean significativos desde el punto de vista educativo, posibilitando la  generación de conocimiento en red (González Sánchez et al., s/f).

Conclusión

El presente texto constituye una reflexión sobre mi experiencia docente en el bachillerato virtual de la UAS, específicamente en lo que respecta a la humanización de la plataforma o la construcción de un espacio público.

Mi reflexión se centra en la importancia de constituir una plataforma como espacio público donde sucede la reprogramación de las redes, lo cual implica poner en juego el debate de ideas generadoras de conocimiento; ver a la plataforma como un lugar en el que también se ponen en movimiento la imaginación, la creatividad y, por su puesto, se activan diferentes emociones. Considero que si nosotros como asesores nos damos a la tarea de tratar de identificar las diversas emociones de nuestros estudiantes, nos ayudará a asumir mejor nuestro papel de motivador constante y permanente; lo que derivará en una mayor productividad y desarrollo académico de los alumnos.

La motivación y la reorientación de las emociones para el desarrollo de las actividades, puede ir acompañada de textos breves y adecuados para estudiantes con hábitos de lectura diferentes de los de la educación presencial. Para ello, podemos recurrrir a materiales didácticos como la fotografía, la pintura, el dibujo y el cine, herramientas esenciales en una revolución cultural. En este sentido , el elemento simbólico acompañado del elemento visual produciría una mayor productividad en los estudiantes, e incluso me atrevo a decir que la motivación encontraría terreno fértil.

Referencias

Buil, Isabel, Blanca Hernández et al. (enero-marzo de 2012). Los foros de discusión y sus beneficios en la docencia virtual: recomendaciones para un uso eficiente. Innovar. Revista de Ciencias Administrativas y Sociales, 22(43).

Castells, Manuel. ( 2009). Comunicación y poder. Madrid:, Alianza.

González Sánchez, Margarita y José María Hernández Serrano (s/f). Interpretación de la virtualidad. El conocimiento mediado por espacios de interacción social. Recuperado de: http://www.udgvirtual.udg.mx/apertura/ num9/pdfs/interpretacion.pdf

Rebollo Catalán, Ma. . A. y R. García Pérez, et al. (2008). Las emociones en el aprendizaje. Revista Electrónica de Investigación y Evaluación Educativa (Relieve), 14( 1). Recuperado de: http://www.uv.es/RELIEVE/v14n1/ RELIEVEv14n1_2.htm

Reyes O., Nancy. (2011). Motivación del estudiante y entornos virtuales del aprendizaje. Conferencia Internacional ICDE. Argentina: Universidad Nacional de Quilmes.

* Rafael Santos Cenobio
Profesor del Sistema UASVirtual
rafaelsantos921@gmail.com

_________________________
1
Reflexión realizada respecto al bloque dos de la asignatura “Introducción a las Ciencias Sociales”, el 17 de septiembre de 2012.

2 ALVG, estudiante de la asignatura de Análisis h istórico de México, Culiacán, 28 de septiembre de 2012.