Internacionalización comprehensiva: Conciencia de la propia cultura y la de los demás. Entrevista a la doctora Jocelyne Gacel-Ávila

Visión internacional

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Internacionalización comprehensiva: Conciencia de la propia cultura y la de los demás. Entrevista a la doctora Jocelyne Gacel-Ávila Mónica Zuazua*

Resumen

El presente artículo se desprende de la entrevista realizada a la doctora Jocelyne Gacel-Ávila en la cual nos comparte sus conocimientos sobre los cambios que ha presentado la educación en los últimos 15 años, por efecto del creciente fenómeno de la globalización, que es hoy en día  una  tendencia mundial en esta materia: “La Internacionalización de la Educación Superior”.

Nos explica en qué consiste y los beneficios de adquirir una conciencia global a través del conocimiento entre naciones, como es el desarrollo de habilidades de comunicación intercultural y la capacidad de trabajar en equipos multiculturales.

También, nos comparte su punto de vista sobre la situación de México frente a la internacionalización de la educación a nivel medio superior y la Reforma Integral de la Educación Media Superior;  la importancia de generar competencias no sólo en el ámbito nacional y las aportaciones de la educación a distancia en éste ámbito.


Jocelyne Gacel-Ávila es doctora en Educación Superior. Maestra en Lettres por la Universidad de París. Actualmente es Coordinadora General de Cooperación e Internacionalización en la Universidad de Guadalajara. Miembro del Sistema Nacional de Investigación de México (SNI-II). Experta en internacionalización para América Latina. Autora y coordinadora de más de 12 libros y numerosos artículos.
Fue vice-presidenta del Consejo Directivo del Programa Institutional Management in Higher Education (IMHE) y es miembro del equipo de evaluadores del Impacto de la Educación Superior en el Desarrollo Regional y las Ciudadesde la OCDE; vicepresidenta del Consejo Directivo del Consorcio para la Colaboración de la Educación Superior en América del Norte (CONAHEC) (2005-2007); Presidenta del Consejo Directivo (1996-2000) y del Consejo Consultivo (2001-2003) de la Asociación Mexicana para la Educación Internacional (AMPEI). Miembro del consejo asesor NAFSA Senior Fellow in Internationalization (2010) (EUA); miembro del Consejo Asesor Mundial del Observatory on Borderless Higher Education (Gran Bretaña);  miembro del equipo de la 3ª Encuesta Global sobre la Internacionalización de la Asociación Internacional de Universidades (IAU).
También es miembro del Consejo Editorial Consultivo del Journal of Studies in International Education publicado por SAGE (Londres). Ha colaborado con organizaciones internacionales como el Banco Mundial, la Fundación Ford, la Comisión Europea y la Asociación de Cooperación Académica (ACA).

Tuvimos la fortuna de conversar con la Directora y fundadora de la revista Educación Global de AMPEI, Jocelyne Gacel-Ávila, galardonada además con el reconocimiento 2010 del CONAHEC y el premio AMPEI 2006, por contribuir a la internacionalización de la educación superior. Al respecto, comenzamos la conversación con una pregunta clave que dará cuenta de las transformaciones en lo que respecta al terreno educativo.

¿En qué consiste la internacionalización de la educación?

Es importante subrayar que hasta ahora sólo la internacionalización de la educación superior constituye una de las tendencias mundiales que caracterizan la transformación que ha tenido la educación durante los últimos tres lustros. Respecto a los niveles educativos básico y medio superior aún no se observa este fenómeno, no obstante que en algunas regiones del mundo como Europa se le ha dado tradicionalmente gran importancia al aprendizaje de idiomas extranjeros, sentando las bases para la comunicación entre personas de diferentes culturas.

La internacionalización de la educación superior, que surge como respuesta al fenómeno creciente de la globalización, es el proceso que integra una dimensión global e intercultural en las funciones sustantivas (docencia, investigación y extensión) de una Institución de Educación Superior (IES), con el fin de que los estudiantes adopten una perspectiva global de los problemas humanos, adquiriendo una conciencia global de los valores de una ciudadanía plural y diversa, así como el desarrollo de la competencia global que consiste en la capacidad para desenvolverse en un mundo crecientemente interconectado por la tecnología e interdependiente.

La conciencia global incluye conocimientos tales como entender el impacto de la globalización en el mundo; comprender la historia y la política mundial, la naturaleza de las sociedades multiculturales, así como los retos globales en materia de sustentabilidad ambiental. Por su parte, esta conciencia requiere habilidades como comunicarse con personas de diferentes culturas, ir más allá de la perspectiva del Estado nacional para adentrarse en el modo de pensamiento global, y la capacidad para resolver problemas y situaciones complejos. Otros elementos que constituyen la conciencia global son el respeto a los derechos humanos, la voluntad de ser un ciudadano global, el impulso a mejorar la condición humana y apreciar la diversidad. 

El desarrollo de la competencia global requiere la conciencia de la propia cultura y la de los demás, y una serie de conocimientos como historia y geografía mundial, así como la situación actual por la que atraviesa la humanidad. Respecto a las habilidades, implica el uso de competencias profesionales en ambientes culturales diversos, la capacidad para trabajar en equipo multiculturales, poder vivir en otras culturas, entre otras.

El interés en visiones de mundo distintas a la propia, la sensibilidad a las diferencias culturales, la apertura a nuevas experiencias y estar dispuesto a correr el riesgo de aprender sobre otras culturas son algunas de las actitudes que integran esta competencia.

Ahora bien, para lograr los objetivos anteriores, el proceso de internacionalización debe ir más allá de las nociones tradicionales de cooperación internacional y de movilidad física de estudiantes, adoptando el concepto de internacionalización comprehensiva. Para esta última noción, las estrategias con las que se implementa la internacionalización deben ser transversales; es decir, que la dimensión internacional se integre en todas las políticas y programas institucionales incluyendo el nivel macro (diseño de políticas y toma de decisiones), medio (estructura curricular) y micro (enfoque y actividades de enseñanza-aprendizaje). Debe subrayarse que bajo este concepto los programas académicos de internacionalización incluyen, entre otros, la movilidad de estudiantes, profesores y personal administrativo, la internacionalización del currículo, de la investigación y la extensión, y la enseñanza de lenguas extranjeras.

Doctora, ¿qué ventajas ofrece este proceso?

La internacionalización de la educación superior tiene un impacto directo en la adquisición de competencias básicas como las que he señalado (la conciencia y la competencia global). Por su parte, éstas incrementan la capacidad de las personas para desenvolverse con eficiencia en el ambiente competitivo de los mercados mundiales, aumentando así las oportunidades laborales de los estudiantes. Una persona no necesita trasladarse a otro país para estar compitiendo con trabajadores y profesionales del resto del mundo. Éste es el caso de México, en virtud de que una parte vigorosa de su economía consiste en procesos de manufactura con tecnología de punta, ya integrados a las cadenas de valor globales.

¿Qué puede decirnos sobre México en relación con la internacionalización de la educación en el nivel medio superior?

A nivel nacional, las políticas públicas en materia de educación se limitan a mencionar algunos aspectos de la internacionalización de la educación superior, sin incluir los niveles previos. Como es bien conocido, la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS) establece un Marco Curricular Común (MCC) para todos los programas de Educación Media Superior, integrado por 11 competencias genéricas básicas, las cuales forman parte del perfil de egreso correspondiente. Sólo en la competencia “Participa con responsabilidad en la sociedad” hay menciones que aluden directamente a la internacionalización, sobre todo en los puntos 9 y 10 de dicha Reforma.

Por lo anterior, se puede observar que el MCC abre el espacio para llevar a cabo la internacionalización de la EMS, al menos en relación con la conciencia global. La situación es diferente en lo que respecta a la competencia global; en particular es notoria la falta de vinculación de competencias lingüísticas en idiomas extranjeros con la internacionalización. Esto se debe a que la competencia “Se expresa y se comunica” sólo contiene una mención escueta: “Se comunica en una segunda lengua en situaciones cotidianas”.

Cabe señalar que en la mayoría de los casos, las instituciones de EMS interpretan esta competencia como refiriéndose exclusivamente al ámbito nacional, es decir, al respeto a la diversidad de las culturas que forman parte de México.

 ¿Y en el caso de las instituciones que, como la UNAM, no seguimos el modelo por competencias?

La UNAM ofrece dos bachilleratos escolarizados: el que imparte la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) y el correspondiente al Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH). El currículo de la ENP se basa en un modelo tradicional1 y el modelo educativo de la preparatoria del CCH está en proceso de actualización con el fin de incorporar el desarrollo de habilidades.2 La UNAM también ofrece un bachillerato a distancia con un currículo innovador que enfatiza la adquisición de habilidades pero dentro de una estructura disciplinar orientada a la formación básica general con un alto grado de interdisciplinariedad.3 Este modelo constituye una opción curricular a la propia RIEMS sin adoptar el modelo de competencias.
La comparación y el contraste entre las ventajas y desventajas de estos dos modelos es un ejercicio que aportaría nuevos elementos para definir el futuro de la EMS. A pesar de que ésta es una tarea prioritaria, abordarla con un mínimo de detalle requeriría el espacio de varias entrevistas más. En esta ocasión sólo se puede señalar que el modelo curricular del bachillerato a distancia de la UNAM admite un grado básico de internacionalización del currículo, mediante su eje de Ciencias Sociales, específicamente en las asignaturas “Poblamiento, migraciones y multiculturalismo”, “Estado, ciudadanía y democracia” y “Capitalismo y mundialización económica”. Sin embargo, es necesario subrayar que en este modelo el enfoque a la enseñanza del idioma inglés no favorece la internacionalización, ya que se reduce a los niveles básicos de lecto-comprensión. Esta característica se debe posiblemente a que el modelo fue diseñado en su origen para estudiantes mexicanos que viven en Estados Unidos, aunque actualmente se ofrece en otros países también.
El Colegio de Bachilleres, por otro lado, ha tenido hasta ahora un currículo tradicional aunque ya se está diseñando un modelo basado en competencias semejante al de RIEMS.4 Debe señalarse que las estructuras curriculares de tipo tradicional, como es el caso de la ENP, limitan severamente las posibilidades de internacionalización.

Por lo que respecta al estado actual de la internacionalización de la EMS en México, el reporte del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación 2011 (INEE), dedicado a este nivel educativo, no contiene indicadores de internacionalización, a pesar de que se ocupa de algunas características de los sistemas de EMS de otros países. Esto es una muestra más de que no se atiende la necesidad de internacionalizar el nivel medio superior.

Ya nos ha hablado de las muchas ventajas que representa la internacionalización de la educación en general, pero en el caso específico de México, ¿por qué es importante que cuente con programas internacionales en el nivel medio superior?

La internacionalización progresiva de la EMS sentaría las bases para el aprendizaje de idiomas y cultura extranjeros, iniciándose también el desarrollo de la conciencia y la competencia globales a partir de los 15 años. Este paso tendría un impacto significativo en la calidad de la educación superior en vista de que los estudiantes tendrían acceso a acervos bibliográficos, bases de datos, páginas web, sitios de Internet en idiomas diferentes del español. Así mismo, la adquisición de los conocimientos, habilidades y actitudes que integran las competencias internacionales alcanzarían un nivel más avanzado de desarrollo al término de la licenciatura.

Definir las metas de internacionalización para la EMS requiere la planeación previa de un conjunto de políticas, estrategias, y programas específicos junto con el diseño de los indicadores de internacionalización correspondientes. Sin estos elementos, no es factible definir los niveles de desarrollo para las competencias interculturales y globales. Sin embargo, a pesar de no contar con esta planeación estratégica, es claro que en el caso del idioma inglés (la lingua franca de la globalización) se necesitaría ir más allá de los niveles básicos de lecto-comprensión.

En este sentido, ¿qué papel puede desempeñar la Educación a Distancia para favorecer la internacionalización en este nivel educativo?

La EMS a distancia tiene el efecto de ampliar la cobertura y atender el rezago de este nivel educativo; además de ello, el uso de las tecnologías que la hacen posible permiten desarrollar algunas modalidades de la movilidad virtual como interactuar con estudiantes de otros países y culturas, fomentando de esta manera el desarrollo de sus habilidades en lenguas extranjeras y la adquisición de competencias interculturales. Eventualmente se podría tener acceso virtual a cursos de instituciones extranjeras especialmente diseñados para esta movilidad. Estas tecnologías permitirían incorporar la ejecución de proyectos y estudio de casos tomados del ámbito internacional; así como el uso de bases de datos, páginas de Internet y acervos bibliográficos en otros idiomas.

¿Cómo se beneficia un estudiante de educación a distancia al estar en contacto (en línea) con estudiantes de otros países?

La comunicación en línea con estudiantes de otros países iniciaría un proceso de internacionalización de los preparatorianos mexicanos. Al interactuar con sus pares de otras naciones necesariamente se verían expuestos a un diálogo intercultural en donde reconocerían una diversidad de puntos de vista y valores, frente a los cuales desarrollarían tolerancia, respeto y empatía. Este contacto los llevaría a adquirir conocimientos sobre otros países, incluyendo las prácticas sociales correspondientes. En el caso del diálogo con estudiantes extranjeros en sus idiomas, el uso natural de éstos frente a hablantes nativos estimularía su aprendizaje y conduciría al desarrollo de habilidades avanzadas de comunicación; así como la exposición a otras tradiciones académicas con el enriquecimiento académico concomitante.

Doctora, finalmente ¿qué necesitan los programas de Educación Media Superior a Distancia para abrirse a la internacionalización? ¿Qué nos sugiere para comenzar este proceso?

La sugerencia está contenida en una de las respuestas anteriores (3). La inclusión explícita de la internacionalización en las competencias del MCC sería el primer paso para implementar las políticas correspondientes. Este paso no significaría un cambio en el marco común, sino una ampliación de los objetivos que ya fueron establecidos por la Reforma. En el caso del Bachillerato a Distancia de la UNAM, la internacionalización, concebida de manera comprehensiva, debería formar parte del perfil de egreso correspondiente.

¡Muchas gracias!

* Mónica Zuazua, Coordinadora de B@UNAM en el extranjero, monica.zuazua@gmail.com

_________________________
1
Consúltese: http://dgenp.unam.mx/planesdeestudio/index.html.

2 Consúltese: http://www.cch.unam.mx/sites/default/files/actualizacion2012/perfilegresado.pdf.

3 Consúltese: http://www.bunam.unam.mx/mapaCurri/mapa_c.html.

4 Véase: http://www.cbachilleres.edu.mx/cbportal/index.php/component/content/article/48.