Entrevista a Julieta Palma: un recorrido por la Universidad Abierta de Cataluña (UOC)

Novedades y entrevistas

Entrevista a Julieta Palma: un recorrido
por la Universidad Abierta de Cataluña (UOC)

Guadalupe Vadillo*


Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

RMBD11_36 FIGURA01
En esta entrevista, la Directora General para Latinoamérica de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC, por sus siglas en catalán) nos permite conocer los logros y desafíos de esta institución, pionera en su género. Hablamos de la institución, sus aprendizajes, sus números, sus docentes…

Gudalupe Vadillo (GV): Julieta, cuéntanos qué es la UOC
Julieta Palma (JP): La UOC es una universidad 100% catalana, internacional y pública, con un modelo de gestión privada que ayuda a funcionar de una manera más ágil. Su misión es formar a lo largo de la vida, a personas de edad adulta principalmente, que por trabajo o por diversos roles necesitan estar actualizándose y formándose continuamente.

Tenemos alrededor de 62 mil estudiantes en más de 70 países. Principalmente son de habla hispana y catalana, aunque tenemos programas en inglés y francés.

La idea es llevar la universidad a donde no se pueda ir de otra manera. Se trata de atender a quienes necesitan formarse continuamente y por desgracia no pudieron terminar o continuar sus estudios.

Somos también, una universidad abierta en términos de inclusión, abierta a la sociedad, al mundo y a la diversidad. Tenemos un modelo pedagógico donde siempre hay un tutor, esa guía que se da en todos tus estudios. El tutor se encarga de ver tu itinerario académico durante tu programa, master o posgrado… Es el consultor o docente que está contigo en el aula y es experto en cada asignatura, además te acompaña en las actividades de aprendizaje. El modelo educativo está centrado en la actividad de aprendizaje.

En México tenemos alrededor de 3 mil estudiantes activos y unos mil en el resto de Latinoamérica, en cursos cortos de un crédito, de 25 horas, o hasta programas de master o doctorados.

En los 18 años que lleva la UOC, tenemos ya 46 mil graduados de grado (licenciatura), posgrado (que es un grado y equivale a la mitad de una maestría), master y doctorado, ya sea oferta propia u oficial. Todos los grados que ofrecemos actualmente son oficiales: están avalados por el Espacio Europeo de Educación Superior. Alrededor de 52% son hombres y en Latinoamérica, la distribución va casi a la par; la edad oscila entre 25 y 40 años.

GV: ¿Cuáles son los números y costos de sus cursos de educación continua?
JP: En cursos cortos casi no hay deserción y hay unos 5 mil estudiantes al año en esa categoría; muchos son de un crédito. Se desarrolló, por ejemplo, el programa Ocúpate, cuando se tuvo el tema de los parados en Cataluña y hubo una subvención del gobierno. Hubo cursos de 50 euros, 100 euros… hay seminarios y cursos de verano o invierno de 300 euros. En el Ateneo llevas una asignatura de la licenciatura como módulo durante todo el semestre como educación continua y eso se te certifica. Estás en el aula con quienes están tomando el grado. Esa asignatura sale entre 600 y 700 euros.

Los masters están divididos modularmente en itinerarios formativos y van en especializaciones, que son la cuarta parte de un master, que van de 440 a mil euros; el posgrado sale aproximadamente en 4,650 euros y el master de dos años, más o menos su precio es de 3,300 a 3,850 euros.

GV: ¿Cuáles son los mayores aprendizajes que han tenido como institución?
JP: Hemos aprendido que hay que ver hacia otros mundos, otras entidades. Aprendimos que lo único constante es el cambio y te tienes que adaptar más rápido de lo que crees, no sólo en temas tecnológicos, sino también en habilidades, en cómo va cambiando la gente, cómo tienes que adaptarte en temas de accesibilidad y usabilidad. Lo que más te ayuda a crecer y tener esta visión global son las alianzas estratégicas y aprender de los propios estudiantes. También hay que aprender de los errores que se cometen para poder crecer. Aprendimos además, a no seguir la tendencia de moda, por el mero hecho de serlo, desde la UOC primero analizamos si es pertinente hacerlo, así como del impacto y consecuencias que se pueden tener.

GV: ¿Cuáles son las mejores prácticas de sus asesores o consultores?
JP: Los docentes tienen la responsabilidad de acompañar al estudiante en todo momento. Esta fase en el modelo UOC es básica. El docente busca impulsar al estudiante para auto-gestionar su tiempo, organizar sus actividades y para que éste mismo sea quien construya su propio aprendizaje. El estudiante nunca está solo, sabe que del otro lado está el consultor apoyando a resolver dudas, preguntas. Un elemento de mucho valor son las pruebas de evaluación continuada. No depende de una evaluación de exámenes, sino de una evaluación constante en donde el consultor te ayuda a ver tu evolución. El profesor tiene un punto clave dentro del modelo UOC.

Un punto que debemos aún impulsar es seguir reforzando la visión global a los docentes, cómo te abres a otras realidades a otros escenarios. Esto implica romper esquemas a los que estás acostumbrado. La mejor práctica de los docentes es precisamente cómo logras apoyar a un estudiante que está en el otro lado del mundo y cómo gestionas un grupo mucho más rico, multidisciplinario y cómo logras llevar un entorno a distancia, con tanta diversidad.

GV: ¿Cuáles son las ventajas del estudiante en línea comparado con el estudiante tradicional en aula? ¿Qué ventajas competitivas tiene?
JP: Hemos analizado en la UOC y en otras universidades lo proactivo, el hecho de que nuestros estudiantes sean capaces de manejar tiempos y su comunicación oral y escrita, aprenden cómo poder organizar y gestionar todo ese trabajo y desarrollan autodisciplina. Además, hay un pensamiento creativo y analítico que se desarrolla un poco más que en el esquema tradicional por tantas herramientas que se te presentan al estudiar en línea. Se promueve el trabajo colaborativo. Eso se ve reflejado en su trabajo y hasta en su actitud personal.

GV: ¿Cuáles son los planes de la UOC para los próximos diez años?
JP: El plan estratégico que está presentando el nuevo rector es hacer una universidad mucho más global, mucho más internacional, donde se incorporen más consultores con una visión más global. Desde la parte medular, como son los contenidos hasta la gestión, con un docente y personal de gestión con visión estratégica y mundial. Se está analizando si será en otras lenguas y se está haciendo un análisis de la oferta educativa. Se está haciendo un trabajo muy arduo para determinar cuál es la demanda real en diferentes áreas, a nivel global.

GV: ¿Hay opciones de bachillerato en línea allá en España?
JP: Yo conozco una pero está dirigida a un mercado adulto. No es la tendencia porque el bachillerato está muy reglado y es obligatorio que estudies hasta ese nivel en el presencial.

Las universidades tienen que dedicarse a su función y está muy reglado que no se metan en ese nivel. La UOC, por ejemplo, no puede ponerse a crear un bachillerato a menos que el gobierno se lo pida o que un grupo lo pida y tendría que solicitar la autorización. Así, las necesidades son diferentes de las que tenemos en Latino América.

Por otro lado, hay una tendencia que debemos analizar, ya que cada vez tenemos más estudiantes jóvenes, adolescentes, que quieren formarse en línea. A lo mejor la educación tradicional no está cumpliendo lo que desean los jóvenes. En ese sentido, la UOC va hacia la posibilidad de que hagas tu propio itinerario formativo y escojas lo que necesitas para tu formación. Los nativos digitales quizá entiendan mejor lo de poder integrar tu propio currículum.

GV: ¿Como te imaginas el bachillerato en el futuro?
JP: Creo que será un bachillerato muy rico en herramientas y el estudiante, según su perfil, podrá tener un repositorio inmenso donde accese a lo que quiera, presencialidad, semi presencialidad, toda la parte virtual… mucho más atractivo y abierto y acorde a lo que demanda la sociedad y el trabajo. Yo conjuntaría un tronco común de lo que se debe aprender en el bachillerato incorporando, además, herramientas para la vida y el trabajo, y asignaturas que les den ya a los estudiantes un perfil más apegado al mundo empresarial, laboral, humanista, porque es algo que no podemos dejar de lado. Es deseable que haya asignaturas que les ayuden a desarrollarse en un mundo más real, que no sea un estudiante pasivo sino más proactivo y que sean el constructor de tu propio aprendizaje.

Seguramente esta entrevista nos pone a pensar sobre temas como el enfoque global y el currículum flexible para nuestros propios bachilleratos a distancia. Le invitamos a compartir sus reflexiones con nosotros.

* Guadalupe Vadillo
Coordinadora de Matemátcas y Ciencias
Coordinación de Bachillerato a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México
guadalupe.vadillo@gmail.com

Comentarios

Comentarios