El uso de Facebook como estrategia de tutoría y acompañamiento en estudiantes de educación media superior

Experiencias de bachillerato a distancia

El uso de Facebook como estrategia de tutoría y acompañamiento en estudiantes de educación media superior

The Use of Facebook as a Teaching and Support Strategy with High School Students

Lic. Carolina Elizabeth Manrique Pérez
Coordinadora de Tutorías, Universidad Autónoma de Yucatán
carolina.manrique@correo.uady.mx

Resumen

El mundo actual exige el uso de diferentes formas de comunicación y los avances tecnológicos hacen que las personas pasen más tiempo frente una computadora utilizando las diferentes herramientas que el Internet les ofrece.

Las redes sociales actualmente son una excelente herramienta para trabajar con los alumnos; una de las principales es Facebook, actualmente la más usada por las personas en todas partes. Esta red permite el contacto entre grupos, la publicación de imágenes, videos y mensajería instantánea como parte de los servicios que ofrece.

El tutor puede apoyarse en esta herramienta para dar acompañamiento académico e incluso proporcionar consejo psicológico cuando el tutorado lo requiera, apoyándose en la mensajería privada; si bien entre las dificultades está el tiempo que el tutor debe dedicar a Facebook, esta red social resulta una excelente estrategia para tener un mayor acercamiento con el alumno.

Palabras clave: ; ; ;



Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

 

Introducción

El Bachillerato en Línea de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) permite que personas de 14 años en adelante con un certificado de secundaria terminada puedan estudiar en esta modalidad, por lo que el rango de edades es muy variado, el estudiante puede ser un adolescente o un adulto. Cualquiera que sea el caso, el tutor deberá acompañarlo durante su tránsito por el bachillerato. Si bien plataformas educativas como el Moodle permiten crear foros y chats con los alumnos, se requiere diversificar las herramientas de comunicación sincrónica y asincrónica con toda la población, independientemente del lugar en el que se encuentren, ya que mantener contacto de forma permanente con nuestros tutorados es una estrategia que asegura la permanencia de los estudiantes en un programa educativo.

Islas y Carranza (2011) señalan que las redes sociales pueden considerarse una estrategia de aprendizaje, porque desempeñarían el papel de facilitadores de información y medios para la integración y comunicación; cuando los estudiantes acceden a ellas de forma voluntaria, dan un valor agregado a sus procesos de aprendizaje.

El presente trabajo tiene como propósito presentar una propuesta acerca del uso de Facebook como estrategia de acompañamiento y tutoría para la educación a distancia, donde el tutor utiliza esta red social como una excelente herramienta para proporcionar información que resultará de utilidad al estudiante en su tránsito por el bachillerato. De igual forma, emplear Facebook permite realizar actividades de rápido acceso para el alumno, ya que es una aplicación que actualmente es utilizada e instalada en la mayoría de los dispositivos móviles, independientemente del sistema operativo.

Fundamentos teóricos

El progreso científico y tecnológico obliga a las personas a realizar un constante esfuerzo de adaptación a los cambios y a mantener una permanente disposición hacia el aprendizaje (Llorens y Capdeferro, 2011).

Actualmente, las redes sociales son una herramienta muy valiosa para el trabajo con los alumnos de educación media superior y superior. Olivares (2015) señala que el desarrollo progresivo de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ha generado espacios virtuales para las interrelaciones humanas, posibilitando nuevos procesos de aprendizaje y transmisión del conocimiento.

En 2011, se realizó un estudio en la República Mexicana sobre los hábitos y costumbres de los ciberprofesionales y los resultados arrojan que, de 2010 a 2011, el uso de las nuevas tecnologías creció alrededor de un 194%. Asimismo, se encontró que las actividades que principalmente se realizan en la red son: actualizar información profesional, compartir contenido y realizar solicitudes de participación en foros (Viadeo 2011 en Islas y Carranza 2011). Con esto se puede observar la importancia de trabajar las redes sociales como herramienta para el tutor. Si se considera que está investigación fue realizada hace seis años, se puede afirmar que actualmente estos números continúan creciendo a pasos agigantados.

Uno de los retos de la educación actual es la reconstrucción del espacio educativo y su adaptación a la sociedad. Las redes sociales, con su arraigo y fascinación en los alumnos, representan una posibilidad didáctica enorme, puesto que el eje de todas ellas se adscribe a la interacción y capacidad de responder y comunicar con rapidez y elocuencia (Islas y Carranza, 2011). Lo anterior lleva a que la incorporación de redes sociales como Facebook propicie nuevas formas de intervención y cambios en la institución al emplearlas como herramientas de trabajo.

En educación a distancia resulta indispensable buscar estrategias que permitan un acercamiento con los alumnos, sobre todo cuando se trata de personas que estudian en línea desde sus casas, por lo que las redes sociales pueden ser una excelente forma de establecer un contacto cercano.

Abúndez, Fernández, Meza y Álamo (2015) mencionan que las redes sociales llaman la atención de los jóvenes y contribuyen de manera significativa en su formación. El contacto diario con las personas que nos rodean, nos hace cerciorarnos que, tanto jóvenes como adultos, gran parte del tiempo utilizamos alguna herramienta de nuestro teléfono móvil, en cualquier espacio familiar, social o incluso educativo. En los centros de cómputo de las escuelas presenciales, los profesores igualmente se pueden percatar que los alumnos interactúan en Facebook a través de las máquinas. Esta práctica constituye una oportunidad: en vez de prohibir el uso de esta red social, se puede hacer uso de ella para acercarse al estudiante, particularmente el que trabaja a distancia.

Las redes sociales se han convertido en poderosos lugares de interacción entre los grupos, pues a través de ellas es posible conocer gente que comparta los mismos intereses (Cobo y Pardo 2007 en Olivares 2015). Facebook es un ejemplo que presenta un gran potencial para la educación; funciona como una plataforma abierta que presta un valioso apoyo a las nuevas orientaciones sociales que se están imponiendo, lo que le permite convertirse en una comunidad de aprendizaje y representa una oportunidad para generar conocimiento y cohesión intergrupal (Llorens y Capdeferro, 2011). Las personas interactúan a través de publicaciones o con mensajería instantánea, posibilitando conocer en tiempo real lo que otra persona realiza o el estado de ánimo en el que se encuentra.

De acuerdo a datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2013 (Islas, 2015) se estimó que existían 49,458,088 usuarios de computadoras en México, de los cuales 46,458,088 utilizaban Internet. De éstos, se estima que 13,170,238 son personas que cursan la preparatoria, como puede observarse en la Tabla 1.

Tabla 1. Escolaridad de los usuarios de Internet

Islas (2015) señala que, tomando en cuenta una investigación realizada por la Asociación Mexicana de Internet, el 81% de la población navega para acceder e interactuar en redes sociales; el 96% de los internautas se encuentra inscrito a Facebook y el 93% accede diariamente a él.

Olivares (2015) también señala que las relaciones a establecer en Facebook representan una gran oportunidad para el aprendizaje siempre y cuando se oriente la actividad educativa, estableciendo pautas y procesos que involucren una reconceptualización de los roles de docentes y estudiantes. Para esto hay que aprovechar de forma espontánea la manera en que se dan las relaciones en estos espacios a fin de obtener mejores resultados y que éstos se vean reflejados en objetivos didácticos.

Abúndez, Fernández, Meza y Álamo (2015) señalan que una estrategia didáctica es la que permite que el profesor facilite el aprendizaje de los estudiantes y que debe estar integrada por una serie de actividades que contemplen la interacción de los alumnos con los contenidos; proporcionar a los estudiantes motivación, información y orientación para lograr sus aprendizajes. Dado lo anterior, Facebook puede ser considerada como una estrategia de este tipo, ya que permite a los tutores y orientadores, a través de su plataforma, presentar contenidos creativos e innovadores que motiven y acompañen a los alumnos en sus procesos, proporcionando información que resulte de utilidad y que permita complementar su formación integral.

De igual forma, el tutor en línea tiene como responsabilidad innovar constantemente, buscando medios de comunicación pertinentes con sus estudiantes. Abúndez et al (2015) realizaron una investigación con paradigma mixto en cuatro casos de profesores (uno en Colombia y tres en México), cada uno de ellos utilizó Facebook como herramienta educativa llegando a la conclusión de que los estudiantes de nivel medio superior les parece interesante realizar actividades académicas en esta red social y encontrándose de acuerdo en que los docentes complementen sus actividades empleando esta plataforma. Investigaciones como la realizada por Abúndez y su equipo sustentan la importancia de que tutores y orientadores estén familiarizados con Facebook y que lo utilicen como parte de sus labores cotidianas, además de incluirla en su planeación didáctica.

Una ventaja de utilizar las redes sociales es la inteligencia colectiva, donde la información relevante siempre puede ser usada por otros, lo que propicia la colaboración y la coautoría de contenidos (Islas y Carranza, 2011). El compartir videos o notas en las publicaciones permite que otras personas las vean y repliquen lo que sea de su interés, propiciando que la información llegue a más gente.

Diversos autores hablan del uso de las redes sociales y la educación, aunque varios de ellos concluyen que la conectividad es algo que podría dificultar el trabajo pedagógico si se convirtiera en un medio para hacer a un lado los objetivos formativos; sin embargo, en ambientes virtuales este juicio podría ser muy diferente, ya que tanto profesores como tutores de la modalidad a distancia están conscientes de la importancia de la conectividad para su labor docente. Al encontrarse Facebook accesible a la mayoría de los dispositivos móviles, posibilita una comunicación casi inmediata con los alumnos, situación fundamental para el tutor cuando tiene que dar avisos o concertar cita con algún estudiante.

En países como España, algunas universidades han incluido las redes sociales como una asignatura. En Latinoamérica, ya se empieza a incursionar en el uso de la Web 2.0. En Ecuador, por ejemplo, se capacita al docente en el uso de redes sociales con el objetivo de que pueda emplearlas como herramientas para generar y difundir conocimientos (Islas y Carranza, 2011).

Llorens y Capdeferro (2011) señalan a Facebook como un espacio virtual donde se puede discutir, opinar, organizar acontecimientos, enviar información, compartir ideas y propuestas, elaborar contenidos, creando así una comunidad virtual; es una red que parte del usuario y se configura a su alrededor.

Las redes sociales permiten y favorecen publicar y compartir información, el autoaprendizaje, el trabajo en equipo, la comunicación, la retroalimentación, el acceso a otras fuentes de información que apoyan e incluso facilitan el aprendizaje constructivista y colaborativo. En conjunto, estas aplicaciones hacen que el aprendizaje sea más interactivo y significativo y, sobre todo, que se desarrolle en un ambiente más dinámico (Gómez, Roses y Farías, 2012).

Los estudiantes en el contexto de las redes sociales requieren desarrollar habilidades como encontrar, asimilar, interpretar y reproducir información, por lo que es necesario que ellos reconozcan sus estilos de aprendizaje; lo anterior también implica que, dependiendo del contexto y tipo de información, el estudiante combine dichos estilos (Islas y Carranza, 2011). De esta manera, el tutor estará contribuyendo a mejorar las destrezas académicas del alumno, permitiendo así un mejor desempeño en las asignaturas.

Los puntos fuertes de Facebook son la sencillez y celeridad en la creación y administración de un grupo de trabajo, la simplicidad de las herramientas como el chat, la mensajería y tagging de imágenes, el elevado nivel de conectividad externa, su capacidad de expansión y el potente soporte para el Mobile learning (Llorens y Capdeferro, 2011).

Metodología

Facebook se caracteriza por la presencia de perfiles, similar a una página web personal que ofrece una descripción de cada uno de los miembros de la red social. Además de imágenes, video y texto, en cada perfil se pueden apreciar comentarios de otros miembros y una lista pública de las personas que son consideradas amigos del dueño del perfil. Se muestra información como sexo, edad, localización, intereses, etc. Si bien el perfil es público, el dueño puede personalizar su privacidad y limitar la visualización a determinados usuarios (Ruiz y Escurra, 2013).

La propuesta que se presenta en esta publicación consiste en la recopilación documentada de una experiencia docente usando el Facebook como una herramienta de tutoría. A continuación se describen las acciones realizadas, así como los resultados obtenidos.

Como primer paso es necesario generar una cuenta de Facebook que sea de uso exclusivo para la docencia/tutoría. Actualmente, muchos profesionales de la educación poseen cuentas personales, sin embargo, es preciso una cuenta alterna que sólo se utilice para los fines didácticos requeridos. Debido al cuidado de la privacidad personal, se sugiere la creación de esta cuenta alterna ya que los estudiantes, como usuarios de un servicio, no necesitan tener acceso a fotografías o publicaciones personales del docente. Esta recomendación podrá ser considerada por el tutor, ya que dependerá del estilo de tutoría que implemente con sus estudiantes. Independientemente del tipo de cuenta que genere, ésta deberá modelar conductas de respeto y responsabilidad.

Una vez abierto el perfil, configuramos los datos de privacidad eligiendo el público que podrá tener acceso y llenamos los datos de información personal, agregamos una foto (nuevamente se sugiere que sea una fotografía formal), correo electrónico, intereses, estudios e información laboral; el mismo Facebook proporciona diversas opciones de configuración (ver Figura 1).

Figura 1. Información del perfil

El siguiente paso es crear grupos; éstos pueden coincidir con los asignados al tutor (ver Figura 2 y 3). Se invita a los alumnos a que envíen una solicitud de amistad y que se anexen al grupo que se configuró para ellos. Por ejemplo, en la Figura 2 el grupo se denomina Grupo 2º20 y en la Figura 3 es Grupo 3º5. La creación de éstos permite compartir información exclusiva para ellos sin que los demás contactos de otros grupos reciban avisos o notificaciones innecesarias.

Figura 2. Grupo armado en Facebook

Macintosh HD:Users:Carolina:Desktop:Captura de pantalla 2017-07-20 a las 12.59.39 p.m..png

Figura 3. Portada de un grupo armado

Las actividades que se pueden realizar en Facebook y que se relacionan con el acompañamiento propio de la tutoría, son:

  • Avisos de fechas importantes, como programación de exámenes, entrega de documentación y de calificaciones.
  • Aviso de horarios de atención a estudiantes, de asesorías y de espacios de docentes para dudas, entre otros.
  • Publicaciones de videos y frases motivacionales que permitirían ver el impacto que tienen por el seguimiento al número de likes o de personas que han visto el video.
  • Publicaciones sobre vínculos académicos donde el alumno puede buscar información en la red, como: revistas en línea, buscadores de información académica, diccionarios, bibliotecas digitales, enlaces a los reglamentos académicos, herramientas para la organización de información, así como vínculos a diversas páginas web confiables que ayuden al alumno a realizar trabajos de las asignaturas que cursa.
  • Usar el chat indicando a los alumnos el horario en que el tutor va a estar conectado para platicar en línea con el tutorado. Esta herramienta permite brindar asesoría y consejo si el alumno así lo solicita; en algunas situaciones sirve para ofrecer el inicio de una intervención oportuna, ya que existen estudiantes que utilizan esta mensajería para solicitar un consejo apremiante a su tutor. En estos casos, la mensajería se utiliza para intervenir momentáneamente y referir a una cita para atención y seguimiento posterior.
  • Publicar fotografías de actividades extracurriculares y/o presenciales, así como las memorias de dichos eventos.
  • Dejar avisos personales a los alumnos, como citas en horarios establecidos para tener contacto online con ellos, o avisos que únicamente le competen a dicho alumno.
  • Publicar documentos acordados en las diferentes academias de docentes, con información que se haya estipulado compartir a los tutorados (existen muchos profesores que no usan Facebook pero que se apoyan del tutor para hacer llegar información); esto podría ser en el grupo y no en el muro público.
  • Invitaciones a eventos que realice la Institución. Por ejemplo, el Bachillerato en Línea forma parte del Sistema de Educación Media Superior de la UADY, por lo que escuelas presenciales hermanas, como las Preparatorias Uno y Dos o la Unidad Académica de Interacción Comunitaria, realizan diferentes actividades extraescolares de las cuales se podrían beneficiar los alumnos de la modalidad virtual, tales como: ferias científicas, jornadas culturales, campeonatos deportivos, etc.
  • Motivar a los estudiantes para que compartan información académica o formativa que pudiera servirle a otras personas.
  • Publicar casos de personas exitosas o con experiencias de vida que dejan ejemplo del desarrollo de competencias para la vida y de estilos de vida saludables.

Estas son algunas de las muchas actividades (ver ejemplo en Figura 4) que se pueden realizar en Facebook; éste constantemente se actualiza por lo que siempre se crearán nuevas herramientas para trabajar con los estudiantes, lo que implica a su vez una actualización constante de los tutores, orientadores, docentes y académicos de la Institución.

Figura 4. Ejemplo de publicaciones en muro

Siguiendo lo señalado por Islas y Carranza (2011) se puede decir que las redes se convertirán en una transformación educativa que permitirá un espacio de diálogo y propiciará un aprendizaje y enriquecimiento mutuo entre docente y estudiante.

Actualmente, no se cuentan con estadísticas sobre el uso de esta herramienta en la escuela Preparatoria, por lo que se ha solicitado a la Coordinación de Planeación, la cual es la encargada de la evaluación dentro de la UADY, que incluya en los procesos evaluativos de profesores y alumnos ítems donde se evalúe la utilidad del empleo de Facebook como herramienta para las clases.

De manera informal, en las academias de evaluación del semestre realizadas por la Coordinación de Tutoría, y donde participan tutores que utilizan esta herramienta para el trabajo con el alumno, se señala que, en un salón de 52 estudiantes, 49 están incluidos en el grupo de Facebook creado para ellos y que, cuando se realiza una publicación, la mayoría la ve. En la figura 5 se puede observar, cómo 40 de los 50 estudiantes incluidos en un grupo ven los comentarios que realiza el profesor y cómo ellos también dejan notas en el muro donde los demás a su vez pueden verlas.

Macintosh HD:Users:Carolina:Desktop:Captura de pantalla 2017-07-20 a las 1.11.12 p.m..png

Figura 5. Uso de Facebook por los alumnos

Conclusiones

El uso de Facebook lleva al alumno a desarrollar actitudes (Ruiz y Escurra, 2013) y esto es lo que principalmente buscan los tutores. Al no interactuar con los estudiantes de forma presencial, el tutor debe valerse de herramientas como las redes sociales para desarrollar actitudes positivas hacia la vida y hacia cualquier reto escolar o personal. Estas herramientas los ayudarán a mejorar su desempeño académico.

De esta forma, el tutor cuenta con un espacio en Facebook donde los alumnos se respetan, enriquecen información, construyen colaborativamente aprendizajes significativos y llevan a cabo procesos metacognitivos.

Como tutores, resulta fundamental saber utilizar esta herramienta. Uno de los beneficios de tener la red social al alcance de la mano es la inmediatez de respuesta. Por ello, la tutoría en Facebook se debe trabajar con todas las funciones que ofrece, incluir esta red social como estrategia y medio en el plan de trabajo y generar evidencias que permitan mostrar la labor que se realiza.

Los tutores de bachilleratos de modalidad mixta y a distancia pueden encontrar en Facebook un acercamiento oportuno con sus alumnos. La experiencia adquirida en la acción tutorial del Bachillerato en Línea de la UADY ha puesto sobre la mesa un interesante debate y análisis académico acerca de la necesidad de innovar en el uso de herramientas de comunicación similares a ésta e incluirlas como un medio formal de interacción con los tutorados.

Sin embargo, aun cuando es una herramienta pertinente ya que responde a las necesidades de la población actual, se pueden encontrar otros puntos de análisis que faltaría investigar, tales como la dificultad de que los tutorados exijan una respuesta inmediata a sus solicitudes o dudas, además que posiblemente el uso de esta herramienta deje en desventaja a parte de la población adulta que se inscribe a la modalidad virtual y que no usa las redes sociales.

De igual forma, se debe trabajar en la evaluación del funcionamiento de su uso con fines académicos, situación que actualmente está pendiente y forma parte de los compromisos próximos de la tutoría en la institución. El compromiso del Bachillerato en Línea, así como de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), es continuar en la constante búsqueda e implementación de mejores herramientas de comunicación con todos los estudiantes, respetando los diferentes estilos de aprendizaje y las condiciones socioeconómicas, geográficas o formativas.

Referencias bibliográficas

Abúndez, E; Fernández, F; Meza, L, Álamo, M. (enero 2015). Facebook como herramienta educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje en el nivel medio superior. Zona Próxima, (22), pp. 116-127.

Gomez, M; Roses, S; Farias, P. (2012). El uso académico de las redes sociales en universitarios. Recuperado de: http://dx.doi.org/10.3916/C38-2012-03-04

Islas, C; Carranza, M. (2011). Uso de las redes sociales como estrategia de aprendizaje ¿transformación educativa? Apertura, 3 (2).

Islas, O. (abril 2015). Cifras sobre jóvenes y redes sociales en México. Entretextos, (19). Recuperado de: http://entretextos.leon.uia.mx/num/19/PDF/ENT19-1.pdf

Llorens, F; Capdferro, N. (julio 2011). Posibilidades de la plataforma Facebook para el aprendizaje colaborativo en línea. RUSC. Universities and Knowledge Society Journal, 8 (2), pp. 31-45.

Olivares, B. (diciembre 2015). Implementación de la red social Facebook como recurso didáctico en el aprendizaje colaborativo de estudiantes universitarios. REXE. Revista de Estudios y Experiencias en Educación. 14 (27), pp. 121-136.

Ruiz, F; Escurra, L. (enero 2013). Hábitos en el consumo de Facebook y Youtube. Conciencia y estrategias metacognitivas en la lectura y estrategias de aprendizaje y estudio en universitarios. Persona (16), pp. 29-71.

Comentarios

Comentarios