El trabajo colaborativo en la educación virtual: estrategias aplicadas en la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El trabajo colaborativo en la educación virtual: estrategias aplicadas en la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato1 • Eduardo Martínez Negrete,* Susana Anguiano Torres** y María Josefina López Arreguín***

Resumen

Poner en marcha el trabajo colaborativo en la educación a distancia representa uno de los principales retos a los que se enfrentan las instituciones que ofrecen esta modalidad educativa. En la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato (UVEG), durante nuestros primeros años de operación, hemos identificado ciertas dificultades a las que se enfrentan nuestros alumnos cuando desarrollan tareas de manera colaborativa. Presentamos un compendio de las dificultades detectadas y de algunas estrategias que hemos probado para que estudiantes y asesores mejoren la experiencia y la evaluación del trabajo colaborativo.

Palabras clave: trabajo colaborativo, educación virtual, herramientas de interacción, plataforma educativa


Introducción

La educación virtual ha presentado una evolución importante en cuanto a las herramientas, las técnicas didácticas y la forma en que interactúan los alumnos y los docentes dentro de los ambientes virtuales de aprendizaje. Es importante procurar que a través de este entorno interactivo los estudiante desarrollen “competencias relacionadas con su habilidad para trabajar con otros, de presentar sus ideas y de respetar las de otros en un medio pluralista y de equidad social” (UVEG, 2009: 1) con el fin de que desarrollen tanto competencias genéricas para la vida, como específicas para su desarrollo profesional. Una de las competencias genéricas que la UVEG busca desarrollar en sus alumnos es el trabajo colaborativo, que se ha definido como “la interacción grupal en la construcción del conocimiento” (UVEG, 2010: 1). Por ende, en cada uno de sus cursos existen tareas a realizar de manera colaborativa e individual (véase figura 1), ambas bajo un marco de contextualización con la vida real para generar un aprendizaje significativo en el estudiante.

Figura 1. Menú contextual de la actividad de aprendizaje, localizado en la plataforma educativa de la UVEG

Img 01

Fuente: (UVEG, 2012a).2

Características propias de la modalidad educativa virtual

Con la finalidad de ubicar la modalidad educativa virtual en un contexto actual y por ende el trabajo colaborativo que en ella se realiza, indicamos a continuación algunas de las principales características de este tipo de modalidad.

  • Flexibilidad en tiempo y espacio, que hace posible que los alumnos organizen sus horarios y ritmos de trabajo como les resulte más conveniente.
  • Interactividad, que el alumno mantiene con otros participantes —alumnos, asesores, tutores—, que pueden encontrarse en lugares muy distantes, pero todos coindicen en un mismo espacio virtual.
  • Involucramiento de las tecnologías de información y comunicación (tic) como parte esencial del proceso de enseñanza-aprendizaje. Entre las principales herramientas tecnológicas sobresalen aquellas basadas en internet: la plataforma educativa en la que se encuentran los materiales didácticos y donde se realizan las actividades de aprendizaje, los foros, los chats y el correo electrónico, etc.
  • Heterogeneidad de los alumnos, como uno de los atributos más importantes de la modalidad virtual que inciden en el proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que los alumnos pueden tener diferentes edades, ocupaciones, estilos de vida y contextos socioculturales.

El trabajo colaborativo en la educación virtual

Debido a su importancia, el trabajo colaborativo ha sido catalogado como uno de los elementos principales que deben estar presentes en el desarrollo de las competencias sociales de los alumnos, además de otras habilidades como la capacidad para comunicarse de manera efectiva, conducir conversaciones, cooperar y trabajar en equipo (Tait y Godfrey, 1999). En la educación presencial se le han reconocido varios beneficios al trabajo colaborativo. Encontramos los expuestos por Millis (1996, citado por Grupo Santillana México, 2012): a) los estudiantes recuerdan por más tiempo el contenido; b) desarrollan habilidades como el pensamiento crítico y la comunicación efectiva; c) sienten mayor confianza en sí mismos y en su participación conjunta con sus compañeros; d) pueden llegar a aprender de mejor forma, y e) se sienten responsables de su tarea no sólo ante el profesor, sino también ante sus compañeros.

A pesar de estas ventajas, llevar a cabo el trabajo colaborativo en la educación virtual se percibe como un gran reto porque las condiciones propias de la modalidad —como la flexibilidad en tiempo y horario, los diferentes ritmos de trabajo de los alumnos y la necesidad de utilizar las tic para comunicarse y coordinarse entre sí— son en ocasiones barreras para los alumnos para desarrollar un trabajo colaborativo eficaz. Para que pueda lograrse un verdadero aprendizaje colaborativo en el contexto de la educación virtual, Suárez (2010) propone cinco dimensiones que deben desarrollarse en un equipo de trabajo: a) interdependencia positiva; b) responsabilidad individual y de equipo; c) interacción estimuladora; d) gestión interna del equipo, y e) evaluación interna del equipo.

Principales conductas y dificultades detectadas en el trabajo colaborativo

Para la UVEG no ha sido una tarea sencilla aplicar el trabajo colaborativo en la plataforma educativa para desarrollar las dimensiones recién descritas. De 2008 a 2011, los primeros años de vida de nuestra institución educativa, se identificaron aspectos que afectaban el desempeño de los alumnos al realizar trabajos colaborativos, así como ciertas conductas y dificultades que enfrentaban y que repercutían en la aceptación o rechazo de este tipo de actividades. El área de Psicopedagogía de la UVEG ha detectado cuatro aspectos que afectan el desempeño de los alumnos al realizar tareas colaborativas:

  • Perfiles heterogéneos de los alumnos: la diversidad de perfiles de los estudiantes provoca que sus tiempos y ocupaciones no sean siempre compatibles para organizarse durante el trabajo colaborativo. Este aspecto es una de las características propias de la modalidad educativa virtual.
  • El trabajo colaborativo se visualiza como un gran desafío porque la mayoría de los estudiantes no están preparados para trabajar colaborativamente, esto implica que deban dedicarse más para realizarlo.
  • Generar empatía hacia los otros compañeros es un proceso que puede tomar tiempo. En primer lugar el alumno debe comprender el sentido de la actividad colaborativa y después ponerse de acuerdo con los miembros de su equipo acerca de la manera en que realizarán la tarea.
  • Preocupaciones de los alumnos causadas por el proceso de adaptación a esta modalidad. El hecho de que las actividades colaborativas hayan sido diseñadas para realizarse de manera asincrónica precisa que el estudiante deba adaptarse al ritmo de otros, lo que le genera ansiedad y desconcierto para la entrega de las tareas colaborativas.

Por otra parte, se han encontrado las siguientes conductas para la aceptación del trabajo colaborativo:

  • Existe intolerancia hacia los ritmos de trabajo y estilos de aprendizaje de los compañeros de equipo.
  • Muchos alumnos no encuentran un sentido práctico en el trabajo colaborativo.
  • Los alumnos argumentan que no cuentan con el tiempo suficiente, porque sospechan que invertirán más tiempo en las actividades colaborativas que en las individuales.
  • Hay personas que no logran superar su timidez y prefieren abandonar la tarea colaborativa sin cooperar con el resto del equipo.
  • Algunos alumnos muestran poco interés en la búsqueda de alternativas para llegar a acuerdos.
  • Otros denotan una actitud individualista al no querer compartir sus avances y/o los resultados que obtienen.

La gestión de las actividades colaborativas también presenta algunas dificultades:

  • Un solo integrante del equipo es quien realiza la mayor parte del trabajo colaborativo. Esta situación es consecuencia de la asignación inadecuada de roles y/o de que el nivel de responsabilidad o compromiso hacia el trabajo no es la misma por parte de todos los integrantes.
  • En ocasiones los compañeros responden tarde los mensajes de sus compañeros de equipo o no los hace en absoluto.
  • En relación con el punto anterior, los alumnos que sí trabajan pueden sentirse frustrados al no recibir respuesta oportuna de sus compañeros y deben invertir más tiempo en contactarlos y esperar su respuesta que en realizar el trabajo. Esto ocasiona molestia en algunos integrantes del equipo, porque las contribuciones del resto de integrantes no se reciben a tiempo.
  • Los alumnos utilizan pocas herramientas para comunicarse, en muchos casos se limitan al correo electrónico personal. Es importante destacar que si los alumnos utilizan un medio externo a la plataforma los asesores no cuentan con la evidencia suficiente para saber si los alumnos realmente trabajan de manera colaborativa, y de ser así, cómo lo hacen.
  • Existen confusiones respecto de cómo y dónde debe participar el estudiante porque no hay un estándar en cuanto al uso de herramientas para el trabajo colaborativo. Otra fuente de confusión es que en algunos cursos los equipos de trabajo son conformados por el asesor y en otros por el alumno.
  • En los foros en los que cada equipo realiza sus aportaciones algunos alumnos copian las intervenciones de otros y cambiando un poco la información, otros no agregan nada a las aportaciones de sus compañeros de equipo y envían la tarea como suya, lo que es un riesgo de deshonestidad académica (DA).3
  • Existe confusión entre los alumnos respecto de dónde encontrar a su equipo de trabajo, en ocasiones no saben con quién deben trabajar. Por lo general el asesor organiza los equipos y hace llegar esta información a los alumnos por medio del correo electrónico o bien del foro, en caso de que se utilice un foro especial para el trabajo colaborativo.
  • Algunos alumnos creen que el trabajo colaborativo sólo puede llevarse a cabo de de manera sincronizada.
  • En ocasiones los alumnos son muy breves en su manera de expresarse. Además, pueden tener limitaciones de redacción y ortografía. En algún momento estos aspectos pueden generar una barrera en la comunicación entre los integrantes del equipo.

Estrategias implementadas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato

Con la finalidad de atender las conductas y dificultades percibidas en el trabajo colaborativo de los estudiantes la UVEG ha implementado tres estrategias. La primera fue la creación de un poster y un tríptico informativo para informar a los alumnos sobre el trabajo colaborativo, sus características, beneficios e implicaciones. Se distribuyeron entre los promotores4 para que los colocaran en los Centros de Acceso Educativo (CAE) y apoyaran en su difusión. Se pretende ir minimizando las conductas negativas de los alumnos hacia el trabajo colaborativo. Los tópicos que se incluyeron en el material fueron:

  • ¿Qué es el trabajo colaborativo?
  • Lo que significa y lo que no significa la colaboración.
  • La importancia del trabajo colaborativo.
  • Habilidades y actitudes necesarias para el trabajo colaborativo.
  • Herramientas didácticas y tecnológicas para el trabajo colaborativo.
  • Evaluación del trabajo colaborativo.
  • Aplicación del trabajo colaborativo en las empresas y sus beneficios.

La segunda estrategia fue la puesta en marcha del Programa permanente de intervenciones por parte de los tutores. El área de Psicopedagogía de la UVEG se ha dado a la tarea de instruir a los tutores para que realicen intervenciones en lo relacionado con el trabajo colaborativo. Las intervenciones son de dos tipos:

  • Preventivas: los alumnos que cursan los cuatrimestres 1 a 3 reciben orientación respecto de lo que son las actividades colaborativas y cómo trabajar de forma organizada en equipos. Se utilizan tres documentos en Power Point: “Organización de un equipo eficiente”, “Recomendaciones para mejorar los resultados de tus trabajos en equipo” y “Guía para participar en los foros”.
  • Remediales: independientemente del cuatrimestre que curse el alumno, los tutores intervienen vía correo electrónico en los equipos de trabajo que presentan problemas de comunicación, de relación entre los compañeros o incluso con el asesor.

La última estrategia es el módulo de trabajo colaborativo dentro de la plataforma, que atiende las dificultades detectadas para que tanto alumnos como asesores puedan gestionar adecuadamente sus actividades colaborativas. El departamento de Diseño de Ambientes de Aprendizaje y la coordinación de Portales y Apoyo a la Producción de Contenido Educativo desarrollaron el Módulo de trabajo colaborativo, que consiste en:

  • Un apartado que se inserta en las actividades de aprendizaje, un espacio en el que el estudiante tiene a su alcance todo lo necesario para llevar a cabo las tareas colaborativas en las siguientes secciones (véase figura 2):
    1. Herramientas de comunicación: chat, para platicar de manera simultánea con sus compañeros, y mensajería, —herramienta para enviar mensajes de manera diacrónica a sus compañeros y a su asesor, y para conocer los nombres de los integrantes de su equipo y el rol de cada uno.
    2. Lecturas y documentos que les serán de utilidad para realizar su tarea, como contenidos teóricos, casos, plantillas, presentaciones, que los estudiantes deberán de analizar para poder llevar a cabo la tarea.
    3. Herramientas de trabajo (tecnológicas) que les ayudarán a realizar o incluso evidenciar su aprendizaje: foros —para que lleguen a acuerdos, para que debatan sobre alguna temática en particular—, wikis —a través de las cuales los estudiantes diseñarán una página web de manera colaborativa, posterior a una investigación previa.
    4. Envío de tarea colaborativa es una sección para que entreguen el trabajo que realizaron en equipo, en caso de que el diseño de la tarea lo requiera.

Figura 2. Menú de tarea colaborativa, localizado en la plataforma educativa de la UVEG

Img 02

Fuente: UVEG, 2012b.

  • Rúbrica colaborativa que permite evaluar al equipo y una rúbrica individual para cada participante. Se emite solo una evaluación resultado de la conjunción de ambas.
  • En un mismo espacio el asesor puede conformar equipos de trabajo, asignar roles y gestionar la tarea colaborativa. También puede dar seguimiento al proceso de aprendizaje de los estudiantes, a sus entregas, a los acuerdos previos entre los alumnos y a los productos entregados.

Conclusiones

Para la UVEG el desafío del trabajo colaborativo ha implicado el monitoreo continuo de las conductas, las percepciones y las dificultades que enfrenta el alumno al llevar a cabo sus tareas de esta manera. Gracias a este seguimiento hemos podido ejecutar las estrategias que hemos presentado. Es importante enfatizar que el trabajo colaborativo no debe visualizarse como una variable aislada dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje en la modalidad virtual. Es necesario supervisar en todo momento aspectos esenciales, como el diseño didáctico de las actividades de aprendizaje —incluyendo el tiempo asignado a la realización de las tareas, tanto individuales como colaborativas—, los diferentes estímulos presentados al alumno en el aula virtual, el uso que dan los alumnos a las herramientas tecnológicas de la plataforma educativa, las habilidades del alumno y del asesor para planear y gestionar el trabajo colaborativo, así como la forma en que se evalúa el trabajo en equipo al interior de cada equipo y los resultados obtenidos.

Las estrategias que se han descrito representan un primer esfuerzo de la UVEG para impulsar el trabajo colaborativo y revertir las conductas de rechazo que se han detectado en los alumnos hacia este tipo de actividades. Será necesario revisar y evaluar no sólo la manera en que se lleva a cabo el trabajo colaborativo, sino también todas las variables mencionadas en el párrafo anterior. Para ello deberá involucrarse a los diferentes actores que tienen un rol clave en el proceso de enseñanza-aprendizaje: alumnos, asesores y tutores. Al hacerlo se podrá examinar la situación de manera integral, lo cual generará una visión más amplia acerca de cómo se está llevando a cabo el trabajo colaborativo y las estrategias que será necesario aplicar para su mejora continua.

Referencias

Grupo Santillana México. (2012). Aprendizaje colaborativo. En Recursos educativos. En línea: http://www.santillana.com.mx/estrategias.php. Consultado el 29 de julio de 2012.

Suárez, C. (2010). Aprendizaje cooperativo e interacción asíncrona textual en contextos educativos virtuales. En Pixel-Bit: Revista de Medios y Educación, (36), 53-67. En línea: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=36815128004. Consultado el 18 de julio de 2012.

Tait, H. y Godfrey, H. (1999). Defining and assessing competence in generic skill. En Quality in Higher Education, 5 (3), 245-253. En línea: http://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/1353832990050306. Consultado el 2 de agosto de 2012.

Universidad Virtual del Estado de Guanajuato (UVEG). (2009). Modelo educativo. Publicación interna. Irapuato: Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

————. (2010). Competencias genéricas de la UVEG. Publicación interna. Irapuato: Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

————. (2012a). Menú contextual de la actividad de aprendizaje, localizado en la plataforma educativa de la UVEG. Irapuato: Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

————. (2012b). Menú de tarea colaborativa, localizado en la plataforma educativa de la UVEG. Irapuato: Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Agradecemos a nuestros compañeros Erika del Rocío Flores Terrones (psicopedagoga de Educación Superior UVEG), Pablo Misael Luna Dávila (psicopedagogo del Bachillerato UVEG), Rosa Viridiana Gutiérrez González (tutora de Educación Superior UVEG), Blanca Rosa González Hernández y Francisco Javier Macías Mendoza (profesores de tiempo completo del Bachillerato UVEG), por la información que tan amablemente nos proporcionaron para la realización de este artículo.

* Eduardo Martínez Negrete, Profesor de tiempo completo, División Económico Administrativa, Universidad Virtual del Estado de Guanajuato. edmartinez@uveg.edu.mx

** Susana Anguiano Torres, Profesora de tiempo completo, Bachillerato de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato. suanguiano@uveg.edu.mx

** María Josefina López Arreguín, Jefe del Departamento de Diseño Instruccional, Universidad Virtual del Estado de Guanajuato. jolopez@uveg.edu.mx

_________________________
1
Trabajo presentado en el III Coloquio Nacional de Educación Media Superior a Distancia “Desafíos ante la Obligatoriedad del Bachillerato”, 14-16 de octubre de 2012, ciudad de México.

2 Imágenes propiedad de la UVEG.

3 El Reglamento General de Alumnos de la UVEG establece una sanción por deshonestidad académica cuando se presentan documentos ajenos como propios.

4 El promotor es la persona que atiende un Centro de Acceso Educativo (CAE), que es el espacio físico acondicionado con equipo de cómputo en red conectado a internet para ofrecer un acceso cómodo y gratuito a los programas educativos en línea que la UVEG ofrece a la comunidad. El promotor realiza una labor de enlace cara a cara entre los alumnos y la Universidad.