El pensamiento crítico ¿Una forma de generar nuevas ideas o un proceso para analizar diversas ideas?

Experiencias de bachillerato a distancia

El pensamiento crítico
¿Una forma de generar nuevas ideas o un proceso para analizar diversas ideas?

Silvia Andreli Díaz Navarro
Enlace Docente del Departamento de Desarrollo Académico
Instituto Tecnológico Superior P’urhépecha
sandn_dic@hotmail.com

Luis Gabriel Mateo Mejía
Docente de Apoyo en Educación a Distancia
Instituto Tecnológico Superior P’urhépecha
mateo.gabriel0007@gmail.com

Resumen

El pensamiento crítico es un proceso de reflexión presente en la vida del ser humano, principalmente se relaciona en la toma de decisiones. Tiene su fundamento en el proceso educativo, pues es en este espacio donde se sientan las bases para promover dicha forma de pensar de una manera formal. Es importante mencionar el papel que ha de jugar el docente en el salón de clase o en la gestión de un curso en línea: siempre es un motivador, es el agente promotor de preguntas reflexivas en el aula o entorno virtual de aprendizaje. Por su parte, el alumno, tomando su papel como constructor de ideas, reflexionando y cuestionando sobre los contenidos de aprendizaje; viene a cerrar el circuito de la formación y generación de pensamiento crítico. El pensamiento crítico, en suma, integra las estrategias y las técnicas, por parte del curso y de las actividades del alumno, para detonar en la inteligencia, el hábito del cuestionamiento sistemático y el aprendizaje autogestivo.

Palabras clave: ; ; ; ;



Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El ser humano a diferencia de todos los seres vivos de nuestro planeta, se caracteriza por su capacidad de razonamiento. Por tal motivo, no se puede soslayar su importancia en la vida cotidiana así como en las cuestiones de la educación, de las situaciones sociales y laborales. Este trabajo, tiene como propósito reflexionar sobre las implicaciones que tiene el pensamiento crítico en el ambiente virtual, para lo cual se analizará diversos aspectos como son: su definición, habilidades del docente para desarrollar el pensamiento crítico dentro de la clase a distancia, su didáctica, las aptitudes personales relacionadas con el pensamiento crítico. Una vez analizados estos puntos, se pretende concluir dando respuesta a la pregunta que titula este trabajo: ¿Es el pensamiento crítico una forma de generar nuevas ideas o es el proceso a través del cual se puede analizar la diversidad de ideas? Es pues de suma importancia el tema a tratar, puesto que como sociedad se debe aprender a desarrollar este tipo de pensamiento, en búsqueda de adoptarlo como un método para la mejor toma de decisiones.

Concepto de pensamiento crítico y pensamiento crítico en línea.

Para comenzar es necesario conceptualizar el significado de pensamiento crítico en la educación en línea. Si por entorno virtual de aprendizaje, se entiende aquel espacio en donde el alumno se apropia de nuevos conocimientos (Bautista, 2006). La generación de pensamiento crítico en la educación virtual implica un modelo de interacción, por parte del estudiante, con el entorno de aprendizaje y con el diseño del curso, donde la elaboración de guías didácticas y materiales, contribuyan la formación del constructivismo, del colaboracionismo y cooperativismo (Gros, 2011).

Así pues, el pensamiento crítico es un proceso por el cual una persona reflexiona sobre diferentes aspectos, situaciones o experiencias de la vida cotidiana para resolver un problema, emitir una postura y orientar las respuestas de los propios comportamientos (López, 2000). De forma particular, en la educación en línea, el pensamiento crítico integra la capacidad de reflexionar y resolver problemas, a través del uso y manejo de recursos tecnológicos. Estos recursos son denominados mindtools o herramientas web 2.0 (Cobo, R. 2011).

Igualmente, es preciso considerar que para incrementar el pensamiento crítico se deben de desarrollar una serie de habilidades del conocimiento así como actitudes que se mencionan a continuación (Facione, 2007). La interpretación consiste en entender y comunicar el significado de las situaciones que se presentan diariamente. El análisis, por medio del cual se buscan las relaciones entre dos o más supuestos o situaciones con el objetivo de dar a conocer un punto de vista o información. La evaluación, cuya finalidad dentro del pensamiento crítico, es hacer una valoración de las relaciones establecidas entre dos propuestas para identificar su veracidad o factibilidad. La inferencia implica emitir conclusiones lógicas, en base a evidencias y supuestos, como resultado de las ideas, situaciones, evidencias que ya han sido evaluadas. La explicación, se refiere a dar a conocer los resultados de nuestros pensamientos de una manera coherente, justificándolos con argumentos razonables. Y, por último, la autorregulación, etapa en la cual se hace una revisión de la manera cómo se ha generado la nueva idea o razonamiento, con el objetivo de cuestionarlos o confirmarlos.

Entre las actitudes a desarrollar para forjar un pensamiento crítico están la curiosidad, el interés por la información, la alerta ante nuevos hechos, la confianza, una mente abierta a nuevas ideas, la flexibilidad, y ser comprensivo, imparcial, honesto y prudente.

Por lo tanto, considerando a López (2000) y Facione (2007) se infiere que el pensamiento crítico, es el proceso de reflexión del individuo, por medio del cual, interpreta, analiza, evalúa, infiere razonamientos, genera explicaciones sobre ellos y autoevalúa dicho proceso, con la finalidad de emitir soluciones sobre las situaciones, hechos, principios, que se presentan en la vida cotidiana y que definen la manera como el ser humano se comporta en el ambiente que le rodea.

Capacidades del docente para promover el pensamiento crítico en educación a distancia

El docente juega un papel muy importante en la generación del pensamiento crítico. Para ello, debe contar con un conjunto de habilidades que ayudarán en la consecución de este objetivo en los alumnos (Cobo, 2011).

Comenzaremos enunciando que la función del docente dentro de los ambientes virtuales se caracteriza por su función de facilitador, debe ser capaz de atraer el interés de los discentes por el proceso de reflexión y análisis de los hechos, es decir, ser un motivador (López, 2000). Al igual que en el sistema presencial, la educación virtual requiere que los docentes desarrollen un ambiente de motivación, con el objetivo de que el discente no se desanime y continúe firme en sus propósitos de aprendizaje (Gros, 2011)

De la misma forma, de acuerdo con López (2000) es imprescindible que el profesor promueva el trabajo en equipo, para que haya cooperación entre los compañeros. Según lo refiere Gross (2011), el trabajo colaborativo es primordial en la educación en línea, puesto que permite el intercambio de ideas entre el grupo, la interacción y el trabajo en equipo.

Ahora bien, Bautista (2006) menciona que uno de los elementos de la didáctica del docente en los ambiente virtuales, implica el acompañamiento por medio de preguntas dentro del curso, su aplicación es efectiva para desarrollar el tipo de pensamiento del cual se ha estado hablando, pues su objetivo es lograr que el estudiante piense por sí mismo. Particularmente, su aplicación requiere de ciertas habilidades muy precisas por parte del maestro para su efectividad, como son: el cuestionamiento, el cual debe hacerse con paciencia, comprensión, evitando ser directos o amenazantes, con total respeto al lenguaje verbal y corporal de los alumnos.

Por último, considerando a Winocur (López, 2000), hay otros elementos a tomar en cuenta por el docente. Si se analiza con detenimiento, estos factores resumen lo ya establecido.

  • Mantener un clima en el aula adecuado y con apertura al diálogo.
  • Motivar a los alumnos a trabajar en equipo, ayudarse entre sí para la resolución de problemas.
  • Apertura del docente para aceptar las diferentes participaciones de los alumnos.
  • Alentar a los alumnos a investigar.

Diseño instruccional para desarrollar habilidades del pensamiento crítico en línea

El pensamiento crítico es una herramienta fundamental para aprender. Es así que los alumnos deben ampliar habilidades para lograr este objetivo y, por ende, el conocimiento. Desde la perspectiva del aprendizaje y la enseñanza en la educación virtual o a distancia, (Unesco, 2004), recomienda generarlo a través de la solución de problemas.

Considerando a López (2000), este tipo de pensamiento conlleva fomentar competencias para la resolución de problemas y la comprensión de los saberes. Resolver problemas engloba cinco capacidades propuestas por Watson-Glaser (s.f.) que son “…hacer inferencias, reconocer supuestos, sacar conclusiones, interpretar datos y evaluar argumentos…” (López, 2000).

La comprensión del conocimiento es otra de las habilidades que el alumno ha de desarrollar. Brighmant (López, 2000) hace mención de cuatro estrategias para la consecución de conocimientos significativos. Por consiguiente, le corresponde al alumno lograr explicar los contenidos de una manera precisa, fluida, con sus palabras o formas de entender los contenidos; tiene que crear sus propios modelos de pensamiento y de aprendizaje fomentando así el constructivismo y no el aprendizaje tradicionalista; así mismo, no deben limitar su conocimiento a lo concreto sino que su aprendizaje requiere analizar cuestiones amplias y abstractas; por último, evitar la memorización y fomentar la investigación para descubrir las causas de los principios, situaciones, leyes.

Es así como se observa, los grandes beneficios del desarrollo del pensamiento crítico y el analizar dichos factores, lleva a identificarlo como una herramienta que genera una forma de aprender más significativa y con logros significativos. Para ello, la didáctica del pensamiento crítico contribuye en el análisis de las operaciones cognitivas, buscando en las actividades docentes, la metacognición. Debido a que el razonamiento es parte primordial en la construcción del pensar crítico, se requiere diagnosticar las habilidades, las destrezas y los elementos afectivos de los alumnos, con el objetivo de dimensionar su razonamiento (Vidal, Gloria, Illingworth. 2011).

Detrás de la didáctica del pensar crítico, se encuentra la búsqueda y la planificación de la clase, curso o módulo de trabajo. De forma consciente, el docente integra en su práctica educativa, los estándares intelectuales del contenido y las destrezas del razonamiento, que contribuyen al aprendizaje significativo del alumno. De forma particular, el análisis de los contenidos, explícitos e implícitos, tanto en los hechos, como en las opiniones y en los audiovisuales, tanto educativos como publicitarios (Vidal, Gloria, Illingworth. 2011), están marcados por un mensaje que puede determinarse como crítico o acrítico.

La didáctica del pensar crítico, se ve integrada entonces, al planificar y diseñar un curso, que permita al alumno conocer y asimilar, las facetas de la comprensión, la interpretación, la aplicación, la perseverancia, la empatía y el autoconocimiento. Para ello, en el aula, la clase se construye a través de la exploración de los conocimientos previos, a través de la construcción del conocimiento y su consolidación o reforzamiento.

Como se observa, el desarrollo de estrategias, permite analizar el discurso de cualquier campo científico, la comprensión, el análisis y su significado, contribuyen a entender la vida como un relato, cuyo sentido y pertenencia, fortalece la inteligencia de los alumnos.

Tratando de adecuar la necesidad de implementar un diseño apropiado al aprendizaje en línea, (Bautista, 2006). Es decir, el logro y el éxito en la tarea de facilitar conocimientos, los cuales implicarán, a su vez, la construcción y socialización conjunta de los mismos, en la relación docente-alumno-alumno; para lograrlo, es necesario entender el curso educativo virtual, no como una mera digitalización de contenidos, sino por el contrario, como una nueva relación interactiva entre las diversas formas de comunicación que se presentan. Al respecto, la didáctica para la educación en entornos virtuales, maneja una forma de evaluar peculiar. En ella, se busca garantizar la objetividad de la evaluación, de la misma manera que se efectúa en cualquier modelo educativo.

Al respecto, los recursos de la enseñanza en entornos virtuales, facilitan la evaluación, tanto interna como externa, pretendiendo integrar los elementos de justicia, fiabilidad, credibilidad, valor, motivación y cooperación; bajo los esquemas de información cualitativa y cuantitativa. Con ello se accede a una estructura formativa con mayor calidad institucional (Bautista 2006).

Conclusiones

Para terminar con este trabajo acerca del pensamiento crítico, es primordial, responder a la pregunta que se hizo al inicio del estudio del presente tema: ¿Es el pensamiento crítico la forma de generar nuevas ideas o es el proceso a través del cual podemos analizar diversidad de ideas?

La respuesta es la siguiente: el pensamiento es el proceso por el cual el ser humano crea nuevas ideas así como también es la manera de analizar las ya existentes. Su explicación amplia se presenta a continuación:

En primer lugar, porque el pensar es parte de la vida del hombre y, de la calidad del pensamiento, depende que se tenga un buen nivel de vida (Paul y Elder, 2003). Por lo tanto, no se puede dejar a un lado el pensamiento crítico, más bien, si se desean lograr mejores resultados en cada momento u acción a emprender, es conveniente retomar la capacidad de pensamiento y determinar un planteamiento que genere la decisión más coherente y eficaz para la vida.

Lo anterior se resume en la siguiente frase “Un pensador crítico y ejercitado: llega a conclusiones y soluciones, probándolas con criterios y estándares relevantes” (Paul y Elder, 2003, 4). En la didáctica del aprendizaje virtual, la solución y planteamiento de problemas, facilitan el ejercicio del enfoque crítico. De forma especial, cuando se integran materiales y recursos multimedia, como son: videos, audio e imágenes, en función del diseño de actividades y de la relación docente-alumno-docente. Desde el esquema educativo de la enseñanza en línea, este es el plano psicopedagógico que integra: el proceso de aprendizaje, los contenidos educativos, la relación didáctica, las estrategias didácticas y la evaluación (Bautista 2006).

Y en lo que respecta al proceso para analizar ideas existentes, se fundamenta en lo siguiente: se vive en una sociedad donde hay gran cantidad de información, la cual es necesario analizarla e identificar cuál de toda esa información es relevante para un proceso educativo o social, entonces, es donde requerimos del pensamiento crítico para evaluar ideas, hechos y conceptos (Paul y Elder, 2003).

El pensamiento crítico es una habilidad muy necesaria para la educación del ser humano. Cuando observamos los tipos de pensamiento, centrado en sí mismo o en el grupo al que pertenece, se refleja la práctica docente a través de un aprendizaje activo y significativo, en donde la generación de nuevas ideas y la asimilación de ideas previas, constituyen una base para el entendimiento y el auto-concepto que tiene el alumno de sí mismo.

La generación de nuevas ideas, va de la mano de una inteligencia emocional, fuertemente desarrollada en la escritura creativa (Vidal, Illingworth, Gloria. 2011); en la que el alumno se enfrenta al trabajo colaborativo. Es decir, al escribir y/o redactar, participa de la colaboración con el grupo, como al desarrollo personal al enfrentar la solución de problemas (Paul, R. y Elder, L. 2003). Por otro lado, la asimilación de ideas, permite introyectar los valores y la ética, necesaria en la solución de los problemas actuales; especialmente en el ámbito de la educación, el pensamiento crítico, fortalece una ética sin prejuicios.

En la educación virtual, no hay excepción alguna para retomar ideas previas y generar nuevas; las condiciones pueden ser llevadas desde la didáctica de la construcción del pensamiento, hasta la didáctica de la construcción del pensamiento para entornos virtuales (Cobo, 2011). En todo caso, el pensamiento crítico es parte constitutiva de la formación educativa, en donde se integra el aprendizaje situado del alumno y la vivencia experiencial de la práctica docente.

Referencias

Bautista, G. (2006). Didáctica universitaria en entornos virtuales de enseñanza aprendizaje. Madrid: Narcea ediciones. Recuperado de: http://books.google.com.mx/books?Id=djgxngd1l90c&pg=PA74&dq=las+preguntas+y+el+aprendizaje+virtual&hl=es&sa=X&ei=azsyu9mufmwzyas5jicqcg&ved=0cbkq6aewaa#v=onepage&q=las%20preguntas%20y%20el%20aprendizaje%20virtual&f=false

Cobo, C. y Moravec, J. (2011). Aprendizaje invisible. Hacia una nueva ecología de la Educación. Collección Transmedia XXI. Barcelona: Laboratori de Mitjans Interactius / Publicacions I Edicions de la Universitat de Barcelona.

Cruz, A. (2010). Desarrollo del pensamiento crítico con énfasis en habilidades cognitivas. Recuperado de http://www.ruv.itesm.mx/convenio/catedra/oas/dpcehc/homedoc.htm

Díaz, N. S. (2014). El pensamiento crítico: ¿una forma de generar nuevas ideas o proceso para analizar diversas ideas? Intervención en educación presencial. Recuperado de de: http://mtesilvia.blogspot.mx/

Facione, P. (2007). Pensamiento Crítico: ¿Qué es y por qué es importante? Recuperado de http://www.eduteka.org/pdfdir/pensamientocriticofacione.pdf

Gros, B. (2011). Evolución y retos de la educación virtual. Construyendo el E-Learning del Siglo XXI. Barcelona: Editorial uocinnova.

López, M. (2000). Pensamiento crítico y creatividad en el aula. México: Trillas.

Paul, R. y Elder, L. (2003). 24 La mini guía para el pensamiento crítico. Conceptos y herramientas. Recuperado de http://www.criticalthinking.org/resources/PDF/SP-conceptsandtools.pdf

Vidal, G. (2011). Curso de didáctica del pensamiento crítico. Quito: Ministerio de educación. Recuperado de: http://educacion.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2013/03/siprofe-Didactica-del-pensamiento-critico.pdf

Comentarios

Comentarios