El bachillerato a distancia al rescate del rezago escolar

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El bachillerato a distancia al rescate del rezago escolar Ma. Teresa Careaga Medina*

Resumen

El bachillerato a distancia se ha vuelto fundamental para elevar el grado de escolaridad de un importante sector de la población. La autora, a partir de su experiencia, hace una reflexión sobre los principales motivos que propician el rezago escolar.

Palabras clave: sistemas de educación media superior, TICs en la educación, autodisciplina, estrategias de enseñanza-aprendizaje, metacognición, experiencia del estudiante.

El enfrentamiento en el rezago escolar

En primer lugar quiero reflexionar sobre mi trabajo docente a lo largo de veinte años de experiencia en el nivel medio superior. He laborado en diferentes subsistemas del bachillerato que van desde el Centro de Educación  Artística (Cedart), el bachillerato  de la Secretaría de Educación Pública  hasta el Colegio de Ciencias y Humanidades y la Escuela Nacional Preparatoria, y en los que, dada mi formación académica, he impartido clases de teatro, de lectura y redacción así como de lengua y literatura española, universal y mexicana.

En estos años he visto a jóvenes que, por diversas circunstancias, abandonan la escuela y dejan de estudiar. La consecuencia es un rezago escolar que redunda en   un bajo nivel educativo en nuestra sociedad y que nos deja por debajo de otros países, además de que nos aleja cada vez más de convertirnos en un país desarrollado.

El documento  Los derechos de la infancia y la adolescencia en México. Una agenda para el presente, de la UNICEF  puntualiza interesantes datos estadísticos:

La tasa de deserción en el caso de educación media superior (de 16 a 18 años) duplica a la de la secundaria. En el ciclo escolar 2007-2008 fue de 15.3% a nivel nacional, variando de 22.7% en Oaxaca a 11.0% en Tlaxcala.
[ …] El rezago grave es un fenómeno que merece atención, porque el acceso tardío a la educación, la reprobación y la extra edad son factores que hacen
de la escuela un espacio menos atractivo e interesante para los niños y adolescentes, promoviendo así la deserción.1

¿Pero nosotros como profesores qué podemos hacer ante este fenómeno?

Desafortunadamente muy poco, pero podemos luchar contra la marea y en nuestra labor cotidiana tratar de que esto no suceda, por lo menos en el ámbito académico en el que nos desenvolvemos.

La educación a distancia: una vía

Después  de haber incursionado en diferentes sistemas educativos a través de los años, nunca me imaginé que ejerciera mi labor docente por medio de las llamadas TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y un método innovador llamado educación a distancia. Acudí a la convocatoria publicada por la UNAM a través de la Coordinación del Bachillerato a Distancia y comenzó mi tarea docente por un nuevo camino: el de la tecnología.

Al principio aparecieron muchas dudas en mi mente. ¿Cómo voy a enseñar? ¿Qué van a prender? ¿Cómo los voy a calificar? ¿Quiénes serán? ¿El maestro pasa a segundo término?  Todas estas dudas se fueron aclarando desde el momento en que desarrollamos el curso, primero como si fuéramos estudiantes y después como asesora a distancia.

Me di cuenta de que los componentes esenciales de este método son los siguientes: el estudiante, el docente, los medios de comunicación, los materiales didácticos y la organización y administración de la institución. Todo esto sustentado sobre un marco teórico para sistematizar el cómo hacer y qué hacer, con la finalidad de reelaborar los principio, leyes y normas que posibilitan una forma de enseñanza no presencial de efectos positivos, y regular así la intervención pedagógica en este sistema.

Pero lo más importante: de combatir el rezago escolar en nuestro país.

El maestro no pasa a segundo término, adquiere otra dimensión y es una figura importantísima para el proceso de enseñanza-aprendizaje de los estudiantes.

El asesor en línea ayuda de manera personalizada y continua a  l@s estudiantes en su proceso de aprendizaje. También:

  • Vigila el progreso de l@s estudiantes en la consecución de los objetivos de la materia que imparte durante el curso.
    Ejerce las funciones de guía y de estímulo.

  • Conoce las asignaturas, los contenidos prediseñados y los instrumentos de evaluación.

  • Mantiene una comunicación asertiva con los alumnos y un contacto permanente con l@s  tutores.

  • Prepara a l@s estudiantes para su evaluación al final del curso.

Se espera de l@s asesores en línea una actitud proactiva y un compromiso con el proceso de aprendizaje.

En cuanto a la población estudiantil, efectivamente nos enfrentamos a grupos de estudiantes rezagados que por diferentes circunstancias forman parte de las estadísticas de deserción antes mencionadas. El estudiante deberá autodisciplinarse y autorregularse para cumplir con sus actividades día a día, concluir en tiempo y forma todas las unidades del curso poder presentar con éxito su examen final y así acreditar la materia.

En el sistema de educación a distancia el alumno deberá desarrollar estrategias para generar la metacognición: revisar, planificar, formular, preguntar, autoadministrar pruebas, controlar la propia ejecución. La metacognición es el "puente" que permitirá al alumno controlar sus procesos de aprendizaje, pues aprenderá a planificar y supervisar el proceso intelectual, además de evaluar los resultados, logrando así la regulación del aprendizaje.

"Al tener conciencia sobre las actividades cognitivas estamos generando expresiones metacognitivas, que son experiencias conscientes enfocadas en algún aspecto de nuestro propio sentimiento cognitivo" (Guerra, 2003). Esto permitirá formar alumnos autónomos e independientes.

A continuación presento la experiencia de ser estudiante nuestros alumnos en este sistema, en lo posible se respeta la redacción original.

Mi experiencia como estudiante

Mi experiencia como estudiante ha sido muy gratificante, pues es como si haya encontrado mi yo olvidado en los setenta, volver a sentir esa vibración en la sangre, como cuando uno siente los nervios de presentar una tarea, realizar una exhibición, presentar un examen. Me ha hecho sentir con un ánimo en verdad extraño, excitante, pero muy placentero. En mi caso no es que haya desaprovechado aquella ocasión de estudiar, pero qué puedo decir, ahora ya es hora de seguir adelante.

Lo que me gusta de estudiar es conocer cosas nuevas o renovarlas, pues en la vida nunca se deja de aprender cada día. El sistema facilita el aprendizaje y deja a un lado la transportación; además la tecnología es muy amable y me permite respetar el tiempo que destino para trabajar y el que ocupo para el estudio. Además las dudas son atendidas con atinada solvencia y prontitud, con la retroalimentación debida y así permite un avance cómodo del estudio. Por otro lado, es importante saber que no estoy solo, que existen personas con características semejantes que también quieren aprender, salir adelante, ser mejores, sin menosprecio de clases, sólo salir adelante.

Lo que no me gusta de estudiar es la falta de trato personal, pero eso es algo que se sustituye con el formato del foro, donde uno se da idea de lo que piensan los compañeros, sus cualidades, sus defectos, sus virtudes, entre las cuales la más importante es el estado de ánimo que nos impulsa a estudiar, a darnos la oportunidad de salir adelante. Finalmente, no encuentro algo que me disguste, sólo que escriba que no hay recreo.

En conclusión, la oportunidad que nos brinda el sistema de enseñanza abierta, cumple con mis expectativas para poder realizar mis estudios académicos. Me permite estudiar de una forma cómoda, apropiada a mi ritmo de vida, de modo tal que no tengo ningún pretexto para no terminar el bachillerato. Finalmente, sólo espero que todos los que comenzamos esta aventura nos conozcamos personalmente en la entrega de nuestros certificados.

Conclusión

Finalmente se puede decir que estamos frente a un sistema de enseñanza de vanguardia que es ideal para combatir el rezago escolar en el que estamos atorados y por lo tanto los exhorto a que sigamos adelante como asesores en línea en nuestro bachillerato a distancia, que seamos propositivos, que guiemos y estimulemos  adecuadamente a nuestros estudiantes en su proceso de aprendizaje y así ayudemos a superar el rezago escolar de México, nuestro país.

Bibliografía

  • Guerra García, Jorge. (2003), Metacognición: definición y enfoques teóricos que la explican,  México, FES Iztacala.

* Ma. Teresa Careaga Medina, asesora del B@UNAM, tcareaga2000@yahoo.com.mx

______________________________

1Los derechos de la infancia y la adolescencia en México. Una agenda para el presente  http://www.unicef.org/mexico/spanish/index.html