Educación a distancia. Una decisión informada

Reflexiones académicas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Educación a distancia. Una decisión informada

Artemisa Martínez*

To be or not to be, that is the question.
Shakespeare

Resumen

La educación a distancia y en línea tiene características propias con las que una persona que quiera iniciar una experiencia en esta modalidad podría no estar familiarizada y que podrían llevarla a no culminar su experiencia. Lo deseable es que, al iniciar esta  experiencia, el estudiante tuviera una suerte de iniciación en la modalidad que le proporcionara información y elementos de análisis y construcción de conocimiento tanto de  la institución como del proyecto en el que se va a enrolar, de las peculiaridades de la modalidad y, por supuesto, de sus propios límites y capacidades. De tal manera que al momento de incorporarse  a un proyecto en línea,  el estudiante pueda tomar una decisión informada.

Palabras clave: educación a distancia, estrategias, modelos, propedéutico, tecnología, viaje.

 

Abstract

The unique characteristics of distance education and on-line education require students to get acquainted with this educational experience before beginning a course.  If not, the experience may not satisfy him/her and the student may not complete the course.  It’s desirable, if not mandatory, that the student possess at least some basic information about the course, the institution, the characteristics of this mode of delivery and the relationship between distance education and his/her own capabilities and talents so that s/he may make an informed decision.

Key Words:  Distance education, strategies, models, technology, trip, prerequisite course.

 

¿Es la educación a distancia una modalidad en la que cualquier aspirante se puede incorporar? ¿Qué se necesita para involucrarse en un proyecto de educación a distancia? ¿Qué tendría que saber, saber-hacer y saber-ser una persona que pretende integrarse a un modelo educativo a distancia?, y si se carece de esto saberes, ¿se pueden desarrollar a fin de culminar con éxito un proyecto individual  de educación a distancia?

Podríamos pensar que cualquier persona puede incorporarse a un sistema educativo a distancia (EAD). A fin de cuentas, parecería que sólo se trata de estudiar, de tener acceso a la educación. Ya nadie pone en tela de juicio el derecho que se tiene de recibir educación, por el contrario, se considera “un derecho humano fundamental, esencial para poder ejercitar todos los demás derechos”. (UNESCO)

Ahora bien, el soporte de la EAD lo da Internet, con todos los avances que conlleva (por ejemplo: disposición de gran cantidad de información, disponibilidad de videos y audio, simultaneidad de contenidos), implica  (acceso a lugares remotos y a distintos grupos sociales y capacidad de transmisión inmediata, entre otros) y presupone (contenidos construidos por los estudiantes, pérdida de protagonismo del docente).

De tal manera que  la ecuación se da espontáneamente: todos tenemos derecho a la educación = EAD. Simple y obvio. Así, se implementan proyectos en EAD para transmitir toda clase de conocimientos, desde cómo ser cajero, hasta cursos para pilotos; se considera cubrir a todos los sectores sociales no importando edad, sexo o estatus económico; se busca cubrir cualquier territorio, ya sea ciudad o campo; y se implementan proyectos educativos de cualquier corriente pedagógica.

Sin embargo,  la modalidad tiene características propias con las que la persona podría no estar familiarizada y que podrían llevarla a no culminar exitosamente una experiencia en EAD. Lo deseable sería que, al iniciar una experiencia educativa en línea y a distancia, el estudiante tuviera una suerte de iniciación en la modalidad que le permitiera conocer a fondo tanto la institución como el proyecto en el que se va a enrolar; las peculiaridades de la modalidad y, por supuesto, sus propios límites y capacidades. De manera que, en el momento de incorporación a un proyecto en línea,  el estudiante tomara  un propedéutico que no sólo le  proporcionara información, sino elementos de análisis y construcción de conocimiento en  los siguientes aspectos:

  • Información sobre la institución. Es necesario conocer la estructura completa de la institución a todos niveles: cuál es su visión y misión, quiénes  la dirigen, cuál es su historia, cuál es su planta de maestros, qué otros proyectos educativos tiene, cómo son sus  instalaciones físicas, cuáles son sus proyectos. Además de conocer los derechos y beneficios que se adquieren al pertenecer a la misma.
  • Información sobre las peculiaridades de la modalidad. Qué es la EAD,  cuáles son las exigencias de tiempo y espacio, los límites y las ventajas de la modalidad.
  • Información sobre el modelo de educación a distancia de la institución. Cuál es su estructura, si cuenta con soporte técnico, quiénes son las figuras que coordinan el desempeño académico y administrativo.
  • Información sobre el curso al que se incorpora. Cómo está estructurado (módulos, cursos, materias), quiénes van a ser sus figuras de acompañamiento y cuál es su perfil, cómo son las evaluaciones y sobre qué criterios se cimientan, en qué fechas se van a realizar, cuáles son los lineamientos de acreditación, si tiene reconocimiento oficial.
  • Definición de los requerimientos tecnológicos. Equipo y software necesarios, así como conciencia de que es necesaria una buena calidad en la conexión a Internet.
  • Capacitación para navegar en Internet. Cómo realizar búsquedas que proporcionen información autorizada y con respaldos de autoridad.
  • Capacitación para el manejo de la plataforma en la que va a trabajar. Se trata de  que el alumno sepa en dónde encontrar los materiales, la información en general, los límites y alcances de cada herramienta (tanto a nivel tecnológico como de comunicación).
  • Mecanismos de comunicación entre los involucrados en el proyecto. Si la comunicación es por correo y a qué cuentas de correo o si se va a llevar a cabo por mensajería o en los foros de la plataforma.
  • Autoconocimiento. Qué es lo mínimo que se necesita saber, con qué se cuenta y qué falta por desarrollar con relación a:
    • Las habilidades tecnológicas
    • Habilidades de comunicación escrita
    • Capacidad de comprensión lectora
    • Hábitos de estudio. Qué momentos del día son los mejores para estudiar
    • Estilo de aprendizaje personal. Áreas de ventaja y áreas que necesitan ser fortalecidas
    • Disposición de tiempo. Demanda de tiempo de actividades laborales, personales  y familiares y, en consecuencia, tiempo disponible para el estudio
    • Disposición de espacio. Análisis del espacio en el que se van a desarrollar las actividades de estudio

 

  • Estrategias de estudio. Aprender a trabajar con herramientas como mapas conceptuales, estrategias de lectura, redacción y de búsqueda en Internet.
  • Estrategias para momentos de crisis. Se trata de adquirir, en escenarios de experimentación, elementos para  enfrentar posibles vicisitudes y dificultades. Por ejemplo, un posible escenario extremo  es que  la plataforma “se caiga” y no se tenga acceso a ningún material, ¿qué debe hacer el estudiante?, ¿cómo se puede comunicar?, ¿qué va a pasar con sus calificaciones y actividades?

Incluso asumiendo que quienes se incorporan a un proyecto a distancia ya conocen y dominan estos puntos  y se puede considerar que sólo  necesitan  homologar habilidades de escritura y redacción, o de uso de la tecnología, los beneficios de una inducción de este tipo puede propiciar:

  • El sentido de pertenencia y de identificación con la institución. Uno de los primeros asuntos que podrían vivir los estudiantes es la sensación de no ser parte de, de sentirse ajenos. Conocer a la institución tendría, como propósito,  acogerlos desde el principio.
  • El conocimiento de la modalidad, de sus ventajas y desventajas.
  • La identificación de la demanda de la que van a ser objeto, tanto en tiempo como en espacio, incluso económica.
  • El autoconocimiento de las  fortalezas y debilidades, de las áreas de oportunidad que se tienen, de las  dificultades a que se enfrenta.
  • La obtención de estrategias que permitan enfrentar exitosamente las tareas que se tienen delante.

Y por último, y quizá lo más importante, tener un ambiente adecuado para que el interesado pueda decidir de manera informada si estudiar en EAD  es una alternativa personal o no. Porque incorporarse a un proyecto educativo a distancia no sólo es cobijarse con el derecho a educarnos o a seguir educándonos en una modalidad atractiva, sino desplegar habilidades y conocimientos, tomar en las manos la responsabilidad del avance de ese proyecto y desarrollar la capacidad de integrarlo a la vida personal, familiar y profesional.

Es una decisión que implica un cambio en la manera de relacionarnos con todo lo que tiene que ver con educación, los contenidos, los materiales, las figuras y la manera de transmitir conocimiento. En el umbral de la puerta y antes de dar el paso, nuestra bolsa de viaje debe contener las herramientas que nos den soporte académico, tecnológico, intelectual y emocional para llegar a buen puerto.

UNESCO,  Derecho a la educación. http://www.unesco.org/es/right-to-education/ Consultado el 5 de agosto de 2010.

 

*Coordinación de Diplomado Introductory English for Secondar y Teachers, B@UNAM, pasifarte@yahoo.com