A cargo de UAS

Editorial

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La formación y la práctica docentes, en cualquiera de los niveles y modalidades del sistema educativo nacional, constituyen los aspectos más críticos en el ámbito de las innovaciones educativas, ya sean o pretendan ser incrementales o radicales. En su práctica y su autopercepción el docente tiende a sintetizar su formación profesional, su personalidad, sus teorías implícitas, los valores y creencias acerca de su modelo de buena educación y de los sujetos e instituciones relacionados, su historia de vida, sus aspiraciones, sus logros y fracasos. En este contexto, el artículo de Martha Diana Bosco (Academia Mexicana de Profesionales de Educación Abierta y a Distancia), que abre esta novena entrega de la Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia, representa una reflexión oportuna sobre la formación docente y el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en la perspectiva propositiva de cambiar las prácticas cotidianas tradicionales.

Por otra parte, las instituciones públicas de educación media superior representan un agente clave de equidad e inclusión para los procesos sociales de mejoramiento de la calidad de vida entre el grueso de la población. Particularmente, quienes conformamos la Red Nacional de Bachilleratos Universitarios Públicos a Distancia actuamos en escenarios cualitativamente distintos a aquellos en los que estuvimos funcionando durante el siglo pasado. En esta preocupación compartida podemos ubicar buena parte de los planteamientos en varias de las colaboraciones que conforman este noveno número de nuestra Revista, como propone José Luis Plaza al hablar de la preparatoria abierta en línea de la Secretaría de Educción Pública y su planteamiento modernizador. Sobre la misma línea, contamos con la interesante exposición de Juan José Contreras Castillo y Verónica Pichardo Cuevas, de la Universidad Autónoma del Estado de México, acerca del nuevo plan de estudios del Bachillerato Universitario a Distancia de su institución.

La noción de calidad varía de acuerdo con las circunstancias. Desde el punto de vista educacional, es evidente que a cada momento histórico corresponde un modelo de calidad hegemónico que marca diferencias de clase social, sexo, ocupación o geográficas, entre otras. La “escuela de calidad” del pasado, por ejemplo, cultivaba valores aristocráticos que no se sustentan actualmente, porque el concepto de calidad educativa no es estático, sino histórico y dinámico, en función de los grupos hegemónicos, los modos de producción económica y los sistemas sociales. En este tenor, la contribución de Antonio Gago Huguet (Consejo para la Evaluación de la Educación del Tipo Medio Superior) nos cuestiona sobre la posibilidad del binomio “cobertura-calidad” en la educación media superior de nuestro país.

Vivimos actualmente en la llamada sociedad del conocimiento caracterizada por el desarrollo de nuevas tecnologías digitales de información y comunicación que proveen un gran potencial de productividad sobre la base de un racimo de innovaciones que son fruto de la convergencia tecnológica —que permite un mayor flujo de información y eficacia en los medios de comunicación— de campos, como los nuevos materiales: microelectrónica, informática, telecomunicaciones, redes satelitales, redes de fibra óptica, redes y bancos de información, televisión digital, videoconferencias e internet. Éste es el ámbito de origen para la reflexión que nos comparte Octavio Reyes López (Universidad Virtual del Estado de Guanajuato), sobre los repositorios de recursos educativos para la educación media superior a distancia en el marco de la gestión del conocimiento.

La sección de “Experiencias de bachillerato a distancia” agrupa un compendio de vivencias educativas que docentes de instituciones participantes en la Red comparten generosamente con nuestros lectores. Martha Eugenia Vázquez Silva (Universidad de Guadalajara) nos habla de la experiencia del Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias de la Escuela Preparatoria de Tonalá, Jalisco. En tanto que María Guadalupe Veytia Bucheli (Universidad Virtual del Estado de Guanajuato) expone el tema de las comunidades virtuales de aprendizaje como una ruta didáctica para la construcción de conocimientos en los estudiantes de educación media superior. El maestro Karim J. Carvajal Raygoza (Universidad Autónoma de Sinaloa) formula algunos apuntes para la reflexión sobre la comunicación escrita en el bachillerato virtual. También el trabajo colaborativo en la educación virtual es tema para el análisis de estrategias a cargo de docentes de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato como Eduardo Martínez Negrete, Susana Anguiano Torres y María Josefina López Arreguín. Nutre también esta sección la propuesta de los profesores e investigadores de posgrado de la misma casa de estudios, Jorge Alfredo Blanco Sánchez y María Guadalupe Veytia Bucheli, acerca del diseño de estrategias didácticas de reflexión-acción para la formación humanista en ambientes virtuales de aprendizaje a partir del uso de foros y coevaluaciones entre pares.

Si consideramos que en el desarrollo de su práctica el docente proyecta e instaura, en función del reconocimiento y autoridad pedagógica que le confiere la institución educativa, una estructura compleja de relaciones sociales entre él, los sujetos que constituyen sus alumnos, sus colegas y autoridades del centro escolar, resulta por demás interesante el cierre de este apartado de experiencias con el escrito provocador de Rosario González Roldán (Bachillerato a Distancia de la Universidad Nacional Autónoma de México) que cuestiona quiénes son nuestros profesores y se enfoca en el caso de los asesores certificados del B@UNAM.

La sección “Visión internacional” da cabida a la “Presencia de IRRODL en la RMDB” con un artículo de David Wiley y John Levi Hilton III, Shelley Ellington y Tiffany Hall que contiene el informe de un estudio preliminar sobre el ahorro en costos e impactos en el aprendizaje por el uso de libros de texto abiertos en clases de ciencias en secundaria y preparatoria. En la misma sección, el trabajo de Felipe Lara (Insurgent Labs) expone la interesante reflexión del uso de videojuegos para el cambio social.

Para terminar, recomendamos la sección de “Reseñas de libros, revistas y eventos”, que en la presente edición incluye el recuento del III Coloquio Nacional de Educación Media Superior a Distancia, por Mónica Torres León (Unidad Politécnica para la Educación Virtual) y un extracto de las ponencias presentadas en el XVIII Congreso Anual de Sloan-C, de Guadalupe Vadillo Bueno (B@UNAM).

De esta manera, nuestra Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia sigue constituyendo un espacio abierto y una invitación permanente a profundizar en el debate propositivo por comprender y situar objetivamente en una perspectiva a futuro, pero sin perder de vista la riqueza cultural y el referente histórico que le dan identidad a cada una de nuestras instituciones educativas, los enormes retos que implica la integración pedagógica y tecnológica para el desarrollo educativo a distancia con un carácter innovador y equitativo, además de un mayor grado de respuesta a la demanda social de quienes no pueden acceder, por diferentes causas, al bachillerato universitario, como puerta de entrada —parafraseando a Ortega y Gasset— a la realización de sus proyectos de vida futura.

Martín Pastor Angulo
Proyecto Institucional UASVirtual
Universidad Autónoma de Sinaloa