A cargo de B@UNAM

Editorial

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La publicación de este número coincide con un acontecimiento histórico para la educación en nuestro país: la aprobación  oficial de la obligatoriedad de la Educación Media Superior. Esta medida permitirá la universalidad de este nivel educativo, lo que tendrá que significar que todos los jóvenes en edad de cursarla, ya sea que residan en ciudades o en zonas rurales apartadas, los que cuentan con el tiempo completo para dedicarlo a sus estudios  o  los que trabajan o atienden sus hogares, todos deberán contar con la oportunidad de ejercer  este derecho. Por otro lado, también deberá atenderse  el rezago educativo en nuestro país, ya que un número importante de mexicanos no ingresó a este nivel por no haber concluido la secundaria o por cuestiones económicas, familiares como enfermedades o embarazos o, lo que es peor, por aburrimiento. Casi un 70 por ciento de los jóvenes adultos de entre 18 a 30 años  no cuentan con educación media superior.

Las instituciones que conformamos la Red de Bachilleratos Universitarios Públicos a Distancia, a saber,  la Universidad Autónoma del Estado de México, la Autónoma del Estado de Hidalgo, la Autónoma de Sinaloa, la Autónoma de Nuevo León, la Universidad de Guadalajara, la Universidad Virtual del  Estado de Guanajuato, el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Nacional Autónoma México, estamos comprometidas para contribuir con la modalidad a distancia por tratarse de una verdadera opción de calidad para este proceso.

Para que los gobiernos, ya sea el federal o los estatales, consideren a la educación a distancia como una opción fuerte para contribuir a la universalidad del bachillerato es necesario seguir demostrando  con datos duros que a distancia se puede aprender tan bien o mejor que en la educación presencial tradicional. El que el estudiante adquiera autonomía en su aprendizaje contribuye a hacer realidad el objetivo de toda educación: aprenda a aprender y aprenda toda la vida. Cuando se aprende en línea se está más cerca de la modernidad de nuestra segunda década del siglo XXI, no solamente por el dominio tecnológico progresivo que se adquiere con las TICs, así como las habilidades que ha adquirido en la búsqueda, lectura crítica y discriminación de la información pertinente al adentrarse en las disciplinas de estudio. 

La  Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia constituye un espacio privilegiado para informarse, analizar, reflexionar y proponer acciones para mejorar  la educación a distancia  en este nivel.

En este número el lector  encontrará  el artículo del  Dr. Axel Didrikson, “El Bachillerato Mexicano: perspectiva de sus distancias”, en el que analiza el surgimiento de este nivel educativo, su desarrollo y su encuentro con las tecnologías de la información.

También se incluye  el  trabajo de Sergio Beltrán Arrutí, quién describe el proyecto “Universidad de la Tierra en Oaxaca, A. C. Aprender sin escuela”. Esta universidad da acceso al aprendizaje a aquellas personas que no encuentran en la escuela el espacio adecuado para aprender. Esta sección se nutre además con el trabajo de Érika Guadalupe Echauri Vargas, de la UdG, sobre el diseño de un programa “Autodeterminación y aprendizaje” que permite al estudiante analizar críticamente el proceso de construcción de su identidad y diseñar una trayectoria de vida, acorde con sus necesidades. También cuenta con el  proyecto de José Manuel Becerra Espinosa, de la ENP, sobre un portal que contiene recursos informáticos diseñados para fortalecer el proceso educativo en el área de matemáticas.

La sección de experiencias está muy nutrida y tiene gran valor porque nos permite escuchar la voz de aquellos que están directamente diseñando materiales o atendiendo a los alumnos. Ma. Teresa Careaga Medina que hace una reflexión sobre los principales motivos que propician el rezago escolar. Destaca en el área de diseño el trabajo de Miguel Rangel López sobre la necesidad del legitimar el diseño gráfico no sólo por la parte estética de los proyectos que se desarrollan, sino como una herramienta didáctica para la generación de aprendizajes robustos. En este mismo sentido el texto de Rocío del Carmen Rodríguez nos presenta el trabajo multidisciplinario para la planeación didáctica de cada unidad de aprendizaje o asignatura denominado “Celda de producción”. José Orozco Martínez presenta la metodología para la elaboración de materiales para el aprendizaje de cursos de física. Víctor del Carmen Avendaño Porras cuenta la experiencia de la Unidad Virtual del Estado de Guanajuato en la transformación educativa tanto formal como informal. Éricka del Rocío Flores Terrones analiza las estrategias de intervención que se utilizan en la UVEG para incidir en la relación profesor de asignatura-tutor, con el fin de mejorar los indicadores de desempeño y retención de los estudiantes. Pablo Misael Luna Dávila aborda, desde otra perspectiva, este mismo tema. Francisco Javier Macias Mendoza comenta su experiencia como asesor y diseñador de actividades de aprendizaje a distancia. La atención al usuario en el área de soporte técnico es descrita por Lilia Donaji Naranjo. Waldo Ríos analiza la forma en que sus alumnos navegan por la interface de un curso y José Leonardo Ruiz Vázquez presenta algunas aplicaciones tecnológicas de la Web 2.0  que pueden aplicarse en los programas de Bachillerato a Distancia.

En el apartado de reflexiones académicas, encontramos el trabajo de Lilia García Salas y Juan Carlos Ortega Masé sobre la identificación de estilos de aprendizaje y la autorregulación y su impacto en el rendimiento académico de alumnos a distancia.

En este número Martha Beltrán Russel reseña el Segundo Coloquio Nacional de Educación Media Superior a Distancia, que la Red de Bachilleratos organizó y se llevó a cabo en Irapuato en septiembre de 2011, bajo el auspicio de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato. Alma Herrera Márquez reseña el libro “Así viví mi Bachillerato a Distancia” publicado por la Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal y que nos permite escuchar a los alumnos directamente.

En diferentes apartados de la Revista el lector encontrará información relevante acerca del desarrollo de la educación a distancia  a nivel internacional. El artículo de  John Watson: K-12   Online Learning in the U. S., presenta  una visión completa de  la educación a distancia en Estados Unidos en el nivel básico que incluye de preescolar a bachillerato en aquel país. La entrevista al Dr. Mandla S. Makhanya, rector de la Universidad de Sudáfrica, proporciona datos claves para conocer una de las mayores universidades abiertas y a distancia del mundo. En el apartado de proyectos y programas Julie Young describe  la Florida Virtual School, en el cual se atiende en cursos en línea aproximadamente a 260,000 alumnos anualmente en los niveles preescolar a bachillerato.

Es un honor para mi anunciar que a partir de este número se presenta un artículo publicado en una de las mejores revistas sobre educación a distancia del mundo: The International Review of Research in Open and Distance Learning. Iniciamos así el intercambio de artículos con esta muy prestigiada publicación dirigida por el Dr. Terry Anderson.

Carmen Villatoro
Coordinadora del Bachillerato a Distancia de la UNAM y directora de la Revista