A cargo de UAEMex

Editorial

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

“Safin zafado no será perdonado”  Sentencias como ésta repetidas en los juegos que de niños practicábamos, nos permiten aprender que una vez que nos arriesgamos  y lanzamos un tirito, entra al terreno de juego  y pone el mecanismo en acción sin poder dar marcha atrás. Es así como el lanzamiento del número cuatro de la Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia mantiene a este equipo de trabajo y a la Red en su conjunto, en una  labor constante  de búsqueda y producción de trabajos académicos ante el reto de mantener la dinámica de interacción con su público lector, compartiendo practicas innovadoras y experiencia acumulada que ayude a acortar las rutas de aprendizaje de quienes trabajamos en programas educativos instrumentados en la modalidad a distancia. 

Este número recupera, en palabras de Begoña Gros y de  Waldo Ríos,  la importancia del juego como recurso didáctico, promueve la formación en escenarios mucho más amigables para los que en él interactúan, profundiza en el análisis del potencial de los videojuegos  en la educación y expone a través de un serio ejercicio la conexión real entre una amplia tipología de juegos y las posibilidades formativas que los mismos generan.

Se presenta y damos  la bienvenida al Bachillerato a Distancia de la Universidad Autónoma de Hidalgo. Érika González Farfán y Guillermo E. Rabling Conde, protagonistas de este proyecto,  nos comparten su experiencia que continúa impulsando la suma de nuevas instituciones a esta aventura con artículos que brindan estrategias alternativas para promover conectividad y posibilidades de acceso a la red de redes acompañado por Arroyo, Vogel y Sánchez, colegas de la UNAM y del Instituto de EMS y Superior a Distancia del Estado de México.

Detiene un momento la marcha del lector, proporcionando un espacio para meditar en torno a la motivación, como elemento fundamental a considerar en el diseño instruccional de cursos presenciales y en línea,   Ricardo Alarcón, su autor, sugiere su incorporación promoviendo la permanencia del estudiante en los ambientes de aprendizaje y potencializando sus posibilidades de adquirir el conocimiento.

Después de reconocer la importancia de juego como alimentador  en las dinámicas de interacción, se pasa  la voz a los  experimentados, Manuel Morales  y Pablo Lara, quienes amplían nuestra visión de experiencias docentes nacionales e internacionales para la incorporación de las  TIC´s  en los procesos formativos que también incluyen al docente como  estudiante.

Cerramos este editorial invitando a los colegas  que recién se aproximan a las modalidades denominadas no convencionales a experimentar e innovar en su practica con la incorporación de mediaciones tecnológicas y didácticas que promuevan la calidad de sus procesos educativos.

¡”Zapatito blanco, zapatito azul”, ¿dime qué experiencias tienes tú?

Hasta nuestro próximo turno…

Juan José Contreras Castillo