Curaduría de contenidos digitales en el bachillerato a distancia

Reflexiones académicas

Curaduría de contenidos digitales en el bachillerato a distancia

Myrna Hernández Gutiérrez
Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia,
Universidad Nacional Autónoma de México
myrna_hernandez@cuaed.unam.mx

Resumen

La gran cantidad de información en formato digital ha creado la necesidad de desarrollar habilidades y herramientas para poder gestionarla. La curaduría de contenidos digitales se propone como una de las nuevas especialidades que permitirá organizar, dar sentido y producir nuevos contenidos y conocimiento. El docente del bachillerato a distancia podrá enriquecer su práctica docente al formarse como curador de contenidos, formar comunidades de aprendizaje y, a través de ellas, desarrollar las habilidades de curaduría en sus alumnos.

Palabras clave: ; ;



Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La emergencia de la curaduría de contenidos digitales se da en el marco de la Sociedad del Conocimiento (SC). Para revisar el contexto retomaremos la evolución en paradigmas sociales que se ha dado, desde la Sociedad Industrial, pasando por la Sociedad de la Información, a finales del siglo pasado, para actualmente concretarse en la SC. El acceso a la información es el punto más importante de esta revisión, tener en cuenta como la sociedad ha pasado de tener acceso al conocimiento a través de libros almacenados en bibliotecas y como, con la llegada de la tecnología de redes, cambió con la máxima de la Sociedad de la Información: dar acceso a todos al conocimiento a través de Internet, a los contenidos en formato digital que poco a poco iban llenando los servidores de todo el mundo, es muy importante remarcar que muchos leían lo que pocos escribían, ya que no cualquiera podía producir y menos difundir contenidos digitales; esta es la razón de que el World Wide Web (www) fuera uno de los servicios de Internet más usados, porque se desarrolló para consultar páginas web, y de que ahora se denomine a las herramientas de este periodo como “web 1.0”.

En el cómputo, transitamos de las computadoras personales a las redes locales, regionales y finalmente a la red de redes; con la red mundial se ha constituido la infraestructura tecnológica necesaria para la globalización y, actualmente, la creación y consolidación de las tecnologías de información y comunicación (TIC). En cuanto a los servicios de Internet, la SC trae consigo la emergencia de las herramientas web 2.0, como herramientas destinadas a permitir y fomentar la comunicación y colaboración para la creación de contenidos digitales en comunidad.

En la SC ya no es suficiente que las personas tengan acceso al conocimiento publicado por unos cuantos, la propuesta es, que cada persona se convierta en productora de contenidos y que en colaboración con otros se produzca conocimiento nuevo. La consecuencia de que todos tengamos ahora la posibilidad de ser productores y no sólo lectores de contenidos, es que cada minuto se crean nuevos contenidos en formato digital y la producción de información es tan grande que estamos llegando a un exceso, lo que se denomina infoxicación, hoy día tenemos más información de la que podemos procesar y no toda es de calidad.

En el ámbito educativo, ahora centrado en el aprendizaje, la habilidad principal es “aprender a aprender” y en este contexto se considera que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) deben estar integradas al aprendizaje, el que ahora ya no se considera en solitario, sino un acto social cuya característica principal es la colaboración. Las teorías de aprendizaje ahora proponen, superando la idea de aprendizaje como acumulación de conocimientos y además del aprendizaje colaborativo, el desarrollo de habilidades o competencias, dentro de las habilidades más valiosas se encuentran las sociales, la colaboración, y la gestión de información, mismas que son fundamentales para realizar curaduría digital.

A principios del siglo XXI, la UNESCO (2008) definió que para vivir, aprender y trabajar con éxito en una sociedad cada vez más compleja, rica en información y basada en el conocimiento, los estudiantes y los docentes deben utilizar la tecnología digital con eficacia. Y que en un contexto educativo sólido, las TIC pueden ayudar a los estudiantes a adquirir las capacidades necesarias para llegar a ser competentes para utilizar TIC, desarrollarse como buscadores, analizadores y evaluadores de información y ser comunicadores, colaboradores, publicadores y productores.

En este contexto es en el que se hace la propuesta de que los docentes del Bachillerato a Distancia se conviertan en curadores digitales y que a su vez trabajen en comunidades de aprendizaje en las que sus alumnos sean curadores aprendices.

Curaduría

La curaduría de contenidos digitales es una analogía con la curaduría de arte, según Posada (2013), el curador de arte es un experto encargado de seleccionar, cuidar, exponer y preservar colecciones y piezas de arte, apoyados en su experiencia y criterios profesionales, de la misma forma un curador digital busca, selecciona, organiza, difunde y preserva contenidos, apoyado en su conocimiento, experiencia y criterio profesional; esto lo hace en ambientes digitales.

Bhargava (2009) en su Manifiesto del Content Curator, definió y delimitó la función del curador como respuesta a la necesidad de organización de una gran cantidad de información, atribuyó la función y capacidad de organizar a las personas y no a la tecnología. Continuando con este primer planteamiento Guallar y Leiva-Aguilera (2013) definen la curaduría como un sistema llevado a cabo por un especialista que consiste en la búsqueda, selección, caracterización y difusión continua del contenido más relevante de diversas fuentes de información en Internet, sobre un tema y ámbito específico, para una audiencia determinada, ofreciendo un valor añadido y estableciendo con ello una vinculación con los usuarios.

La gran cantidad de información disponible en formato digital y la incapacidad de conocerla y procesarla (infoxicación), así como el diseño de los algoritmos de búsqueda orientados hacia lo cuantitativo, sin la selección cualitativa propia del ser humano quien, de acuerdo con Rosenbaum (2011), cada vez más prefiere la calidad sobre la cantidad de contenidos; son las necesidades que se pretenden resolver con la curaduría. Para ello, el curador emerge como el especialista en encontrar contenidos digitales de calidad destinados a una audiencia determinada y se encarga de ponerlos a su disposición, a partir de sus conocimientos y su capacidad de valorar filtra los contenidos digitales que encuentra y al realizar la selección de ellos asegura la alta calidad, como complemento, añade valor a los contenidos al darles un nuevo sentido a partir de su organización o reconstrucción.

En el ámbito educativo, el docente se dibuja naturalmente como el curador ideal para los contenidos de la asignatura que imparte. Ya que la curaduría es más que recopilar información, es importante su formación y trabajo sistematizado ya que se propone no solo que realice la función sino también que forme a sus alumnos como curadores aprendices.

Proceso

Una de las características fundamentales de la curaduría es la sistematización, es lo que le da rigor y garantiza la calidad de los contenidos. Guallar y Leiva-Aguilera (2013) definieron el proceso de la curaduría de contenidos con cuatro fases principales: búsqueda, selección, caracterización y difusión, además de una fase previa de diseño y otra final de evaluación.

En la fase previa de diseño, se identifica el tema que se va a curar y se define la población, así se conforma el punto de partida para la curaduría e inicia el proceso principal.

Figura 1. .

RMBD13_04-1

Fuente: http://www.loscontentcurators.com/

Fase de búsqueda (Search)

El curador busca contenidos utilizando las herramientas que se adapten mejor a la forma en que el busca, recopila y almacena los contenidos antes de realizar la revisión y selección. El tipo de herramientas utilizadas en esta fase son los buscadores para la búsqueda directa y las alertas para la actualización permanente.

Fase de selección (Select)

El curador revisa los contenidos recopilados y almacenados, los selecciona de acuerdo a los criterios de audiencia y objetivos definidos en la fase previa de diseño. Puede eliminar los que no cumplen con los criterios pero sigue almacenando los contenidos que valoró con la calidad y pertinencia adecuada. Esta es una fase que se desarrolla de forma constante con el fin del mantener la actualización de contenidos.

Fase de caracterización (sense making)

El curador reconstruye los contenidos seleccionados al organizarlos de una nueva manera en un espacio nuevo, para ello utiliza una o más herramientas digitales, puede crear un blog en el que agregue comentarios sobre los contenidos presentados, explique el orden en el que los presenta o construya contenido nuevo a partir del seleccionado, como una infografía por ejemplo. De esta forma añade valor a los contenidos presentando más que una recopilación.

Fase de difusión (share)

Los contenidos curados se difunden a través de diferentes herramientas, generalmente la difusión se hace en tiempo real y diferido, ya que el tiempo real es fundamental para la actualización y el diferido permite presentar un estado del arte completo. Generalmente los contenidos seleccionados son valiosos pero el trabajo de reconstrucción del curador les da un valor agregado. Existen herramientas que permiten que el curador haga redifusión de contenidos publicados por otros curadores, personas o comunidades y estas funcionan en tiempo real, es decir, ya no se hace el proceso completo de revisión y selección pues se consideran fuentes confiables.

El docente como curador

Como se ha mencionado, un curador requiere ser especialista en el tema ya que de esta forma podrá realizar una selección de calidad, y sobre todo, agregar valor a los contenidos al darle un sentido diferente en su organización y/o reconstrucción. Por lo anterior, el docente puede formarse como curador ya que es experto en los contenidos que enseña y su experiencia lo convierte en uno de los mejores caracterizadores. Es quien mejor conoce a su población ya que es su comunidad de aprendizaje. El docente en la modalidad a distancia además tiene habilidades digitales y conoce herramientas y fuentes para realizar la curaduría. Al ser parte de la comunidad de aprendizaje que conforma con su grupo, le es muy importante difundir los contenidos para sus alumnos e incluso para participantes externos.

Con estas características, el docente del Bachillerato a Distancia, podría enseñar no solo con la difusión de contenidos, sino con la sistematización de la curaduría, desarrollar habilidades de gestión de información de forma teórica y práctica, y a través de la operación formar aprendices-curadores.

Formar una comunidad virtual de aprendizaje

Una comunidad virtual es un grupo de personas que tiene un objetivo común y trabaja en colaboración para conseguirlo, cuando el objetivo es aprender hablamos de una comunidad virtual de aprendizaje (CVA). Weisgerber y Butler (2012) desarrollaron una propuesta para que el docente forme a sus alumnos en curación de contenidos a través de la conformación y trabajo de una CVA. Proponen que el docente tome el rol del curador experto que cura contenidos y los trabaje con la CVA durante el periodo escolar; el docente como experto asegura la calidad de los contenidos digitales, enseña a sistematizar en la práctica, por los contenidos y la forma de trabajar, y de esta manera forma a los alumnos como curadores al vivir el proceso de la curaduría, conocer y trabajar con las herramientas y ver una aplicación directa y real que impacta y mejora directamente su aprendizaje. Los alumnos participan para aprender, inician como aprendices y a través de su colaboración en la CVA desarrollan sus habilidades durante el periodo escolar con la posibilidad de seguirla trabajando; dado que la planeación es un componente importante de la sistematización, se requiere que el docente planee la forma en que iniciará la curaduría de acuerdo al tiempo del periodo escolar que trabajará con los alumnos.

Herramientas

El proceso y sistematización de la curaduría es lo importante, porque es lo que le da el respaldo y calidad. Para apoyar este proceso existen herramientas digitales, herramientas que el curador debe seleccionar de acuerdo a sus necesidades, a la fase del proceso y a su propia metodología.

Figura 2. .

RMBD13_04-2

Las herramientas digitales son fundamentales en las fases de búsqueda y difusión debido a que sus características apoyan el proceso a través de buscadores con alarmas que identifican contenidos nuevos y actualizaciones; para la fase de difusión las herramientas permiten difundir los contenidos originales y los reconstruidos. Dentro de las herramientas más populares para la búsqueda se encuentran los diferentes buscadores, youtube, Wikipedia, podcast, slideshare, pinterest y scoopit; para difundir y compartir contenidos google+, Facebook y twitter. Un criterio extra para seleccionar las herramientas, dado que la difusión es fundamenta, es utilizar herramientas populares para posibilitar le difusión fuera de la CVA.

Para la fase de selección existen herramientas que permiten almacenar cantidades considerables de información, organizarla y revisarla de tal forma que se facilite la selección, una de ellas es drive. Las herramientas idóneas para caracterización o reconstrucción de contenidos son los blogs ya que permiten presentar contenidos existentes (en diferentes formatos) y agregar la contribución del curador. Lo fundamental es reconocer que si bien las herramientas digitales posibilitan la búsqueda y difusión; la selección, y sobre todo la caracterización y reconstrucción de los contenidos es algo que solo pueden realizar las personas, es decir, la curaduría no puede “automatizarse” ya que el valor a los contenidos lo agrega la persona que selecciona y reorganiza. En el caso del docente, incorporar sus conocimientos y experiencia agregando valor a los contenidos enriquecerá el proceso didáctico y, si forma a sus alumnos, desarrollará habilidades fundamentales para este nuevo siglo.

Hacia el futuro

Una de las habilidades que requiere y desarrolla la curaduría es el sentido crítico, la capacidad para valorar la información valiosa dentro de la gran cantidad de datos a los que se tiene acceso en Internet se ha vuelto fundamental en el entorno del aprendizaje a lo largo de la vida.

El docente del Bachillerato a Distancia como curador y como formador de curadores mantiene vigentes y acordes con las necesidades del siglo XXI los programas de este nivel educativo en la modalidad a distancia.

La incorporación de la curaduría en la práctica docente contribuye en la formación de los alumnos al desarrollar las habilidades tecnológicas, de gestión de información, de colaboración y, sobre todo, de sistematización. El aprender a gestionar contenidos en entornos digitales será fundamental para su vida académica, profesional, laboral y ciudadana.

Si bien es cierto que la curaduría como profesión es emergente en la educación formal, es una de las profesiones de servicios digitales necesaria en el contexto actual y en el próximo inmediato. Por ello es necesario incorporar el desarrollo de habilidades relacionadas con la gestión de información desde los estudios en el nivel medio superior.

Conclusión

Crear comunidades virtuales de aprendizaje donde haya curadores expertos y aprendices es una opción con amplias posibilidades para apoyar el proceso didáctico del Bachillerato a Distancia. El nivel de desarrollo de habilidades tecnológicas así como la incorporación de las redes sociales tanto en los alumnos como en los docentes permite que la curaduría empiece a trabajarse y se desarrolle amplia y paulatinamente en el contexto educativo actual. Desarrollarse como curador repercutirá en el aprendizaje de la comunidad establecida a partir del grupo formal y además sentará las bases para su continuo desarrollo, llegando a ser para algunos de los participantes, una actividad profesional imprescindible en la Sociedad del Conocimiento.

Referencias

Bhargava, R. (2008). Manifesto For The Content Curator: The Next Big Social Media Job Of The Future? Recuperado de http://www.rohitbhargava.com/2009/09/manifesto-for-the-content-curator-the-next-big-social-media-job-of-the-future-.html

Reig, D. (2010). Content Curator, Intermediario Crítico del Conocimiento: Nueva profesion para la Web 3.0. Recuperado de http://www.dreig.eu/caparazon/2010/01/09/content-curator-web-3/ Consultado.

Posada, M. (2013). Curaduría de contenidos digitales: Un potencial para la educación y el Aprendizaje. Recuperado de
https://docs.google.com/viewer?url=http%3A%2F%2Fwww.virtualeduca.info%2Fponencias2013%2F428%2FMarioPosadaPonenicaVE2013.doc

Rosenbaum, S. C. (2011). Curation nation: how to profit in the new world of user generated content / Steven Rosenbaum. Nueva York: McGraw-Hill

UNESCO (2008). Estándares UNESCO de competencia en TIC para docentes. Recuperado de http://www.eduteka.org/EstandaresDocentesUnesco.php Consultado [19/01/2015].

Weisgerber, C., y Butler, S. (2012). Re-envisioning pedagogy: Educators as Curators. St. Edward´s University, Texas, EE.UU. Recuperado de http://www.slideshare.net/corinnew/reenvisioning-modern-pedagogy-educators-as-curators-11879841?ref=http://semioticdigital.blogspot.com/

Weisgerber, C. (2012). Teaching Students to Become Curators of Ideas: The Curation Project. Recuperado de http://academic.stedwards.edu/socialmedia/blog/2012/04/16/teaching-students-to-become-curators-of-ideas-the-curation-project-3/ Consultado [19/01/2015].

Guallar, J., y Leiva-Aguilera, Jy (2013). El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de internet. Barcelona: Ed. UOC.

Comentarios

Comentarios