Coordinación y tutoría: fusión de roles como una opción viable en el Bachillerato a Distancia de la Universidad Nacional Autónoma de México

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Coordinación y tutoría:
fusión de roles como una opción viable en el Bachillerato a Distancia
de la Universidad Nacional Antónoma de México

Lucía Pérez Rodríguez*

La verdad es lo más lindo que se me haya presentado en este año ya que pues esta oportunidad es única y casi no las hay, más que la verdad estoy bien contenta conmigo misma y pues con mi familia, claro que me alegra ser una de los pocos que están en esta escuela.
Estudiante del centro CODAF, Veracruz

Resumen

Este trabajo, presenta mi experiencia como coordinadora y tutora del proyecto Juntos en línea; destacando la importancia de la tutoría como acompañamiento y seguimiento del proceso de aprendizaje y crecimiento, así como las ventajas y desventajas que resultan de la implementación, de un programa de enseñanza a distancia, dentro de un grupo.

Juntos en línea es un proyecto piloto que la Coordinación de Bachillerato a Distancia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en conjunto con  el Fondo Nacional de Becas (Fonabec) puso en marcha desde finales de 2011, con el objetivo de llevar el programa B@UNAM a comunidades, sobre todo rurales, en las que el acceso a la Educación Media Superior es casi imposible. Actualmente, existen seis Centros Comunitarios Digitales de Aprendizaje Fonabec (CODAF), a los que los estudiantes asisten diariamente.

Palabras clave: comunidades, rural, centros CODAF, bachillerato a distancia, proyecto piloto, B@UNAM, fusión de roles


Antecedentes

Desde 2006, la Coordinación de Bachillerato a Distancia (CBD) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha desarrollado e implementado el programa B@UNAM. Éste tiene una duración aproximada de 2 años y medio; consta de 3 cursos propedéuticos (Estrategias de aprendizaje a distancia, Lectura y redacción y Matemáticas) y 24 asignaturas divididas en 4 módulos. A partir de octubre de 2011, la CBD de la UNAM implementó el proyecto Juntos en línea, con el objetivo de llevar el programa B@UNAM a adolescentes que viven en comunidades donde no hay bachillerato o el acceso al mismo es difícil. En el proyecto hay estudiantes de varias comunidades, sobre todo rurales localizadas en diferentes estados de la República Mexicana: Querétaro, Yucatán, Puebla, Oaxaca, Veracruz y del Distrito Federal.

Para lograr los objetivos del proyecto, la CBD de la UNAM estableció un convenio con el Fondo Nacional de Becas (Fonabec), con la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y con la Universidad Digital del Estado de México (UDEM), en el que cada una de estas instituciones desempeña un papel importante.
Fonabec ubica alguna organización de la comunidad en la que se planea ofrecer el bachillerato; gestiona, instala, equipa y mantiene espacios físicos con computadoras e Internet de banda ancha, a los que se les llama Centros Comunitarios Digitales de Aprendizaje Fonabec (CODAF) . Asimismo, imparte cursos presenciales de “Lectura y redacción”, “Matemáticas” y “Cómputo” con profesores calificados y lleva a cabo talleres del programa “Educación en el ser fortaleciendo el saber”, como complemento de desarrollo humano para el aprendizaje de los estudiantes. Además, se asegura de que cada centro tenga un responsable de sede, quien se encarga del seguimiento diario de los estudiantes, y a su vez supervisa que se estén llevando a cabo acciones que permitan un aprendizaje robusto en los estudiantes.

La participación de la UAQ o la UDEM, consiste en  emitir y entregar los certificados parciales o totales del bachillerato, además de otorgar constancias de estudio. Por su parte, la Coordinación de Bachillerato a Distancia de la UNAM se encarga de lo académico; ofreciendo su programa B@UNAM con los tres cursos propedéuticos y las 24 asignaturas que lo conforman. Propone y mantiene el formato de portal web desde el cual se accede a los cursos y asignaturas; contribuye y actualiza la plataforma tecnológica para la operación del bachillerato, ofrece cursos tutoriales gratuitos en línea; forma, certifica, selecciona, contrata, evalúa y paga a asesores y tutores, hace mejoras y actualizaciones constantes a los contenidos académicos del programa, lleva el control escolar, así como todo el proceso de inscripción y seguimiento.

Juntos en línea abrió su primer centro CODAF el 10 de octubre de 2011, en Colón, Querétaro, a este centro acuden adolescentes que viven en un internado religioso llamado “Santa María del Mexicano”. El segundo centro fue Texán de Palomeque, Yucatán, una comunidad ubicada a dos horas de Mérida, el 9 de noviembre de 2011. El tercero que se incorporó fue Tosepan, Puebla el 27 de febrero de 2012, esta comunidad se encuentra en la sierra de Puebla y los estudiantes son de los pocos adultos que hay en el programa.

Este año se integraron tres centros CODAF más: uno en Armenta, comunidad ubicada cerca de la costa de Oaxaca; otro en Tezonapa, en la zona centro de Veracruz dentro de la región llamada Altas Montañas, donde asisten estudiantes de varias comunidades cercanas; y finalmente, se abrió uno en la Delegación La Magdalena Contreras en el Distrito Federal, al cual acuden estudiantes que no pudieron ingresar al sistema escolarizado. Actualmente, hay 3 generaciones y 93 estudiantes activos en los diferentes centros CODAF.

Acompañando en el proceso de aprendizaje

En febrero de 2013, me incorporé a la Coordinación de Bachillerato a Distancia de la UNAM como coordinadora y tutora del proyecto Juntos en línea. En estos últimos seis meses, he descubierto que la educación a distancia es una opción viable para las comunidades rurales y para los adolescentes; he confirmado la importancia de la tutoría como acompañamiento y seguimiento del proceso de aprendizaje y crecimiento; he generado vínculos con asesores, responsables de sede y con los estudiantes; he comprobado que la fusión del rol de coordinador y tutor es posible y funcional, me he maravillado con los avances y aprendizajes de los estudiantes y me he enamorado de este proyecto.

Los estudiantes acuden de lunes a viernes en un horario establecido al centro CODAF de su comunidad; es ahí donde, aprenden, conviven y se divierten. Cada uno tiene su computadora y su espacio para trabajar, la idea es que están juntos en un espacio físico y estudiando en línea el bachillerato a distancia. Ellos y ellas generalmente hablan de “ir a la prepa” y dicen cosas como: “voy a ir a la prepa”, “¿puedo faltar mañana a la prepa?”, refiriéndose a acudir al centro CODAF; para ellos ir al centro es sinónimo de ir a la escuela, ya que tienen un horario, descansos y pautas de conducta que deben respetar (Figura 1).



Figura 1
. Estudiantes en el Centro CODAF de la comunidad Armenta, Oaxaca.
Fotografía tomada por Norma García Bracamontes, resposable del Centro CODAF.

Cada centro CODAF tiene un responsable de sede, una persona que debe estar todo el tiempo en el centro para resolver cualquier situación que se presente con los estudiantes, apoyarlos en cuestiones técnicas, e incluso si es posible, en cuestiones pedagógicas; estar pendiente de cada uno de los estudiantes y hacer un seguimiento en caso de riesgo de deserción. Los responsables de sede son mi contacto directo con los estudiantes, a través de ellos y ellas yo puedo resolver situaciones técnicas, dudas, dar avisos e incluso son un apoyo para trabajar con estudiantes en riesgo de abandono.

El que los estudiantes acudan al centro CODAF todos los días tiene grandes ventajas y retos. He identificado que ayuda para formar una identidad de grupo en los adolescentes, es decir, adquieren un sentido de pertenecia a una “escuela”, son parte de un grupo. Durante la adolescencia esto es fundamental y lo estamos logrando; quizá valdría la pena reforzarlo más, por ejemplo pidiéndoles que inventen un logo para su centro, una canción o una porra. Otra gran ventaja es que se generan redes de apoyo y amistad: se ayudan, se apoyan y se preocupan por sus compañeros. En una ocasión, uno de los estudiantes del internado me preguntó por otro estudiante que ya no vivía en “Santa María del Mexicano” y me dijo —te pregunto porque es mi amigo y me preocupo por él—. Una gran ventaja es la presencia de los responsables de sede, ya que son el punto de referencia para los estudiantes, son quienes los acompañan todos los días, a toda hora, les ayudan a resolver dudas, les dan avisos, los apoyan; para mí los responsables de sede son mis cómplices y aliados, juntos hemos logrado muchos avances en Juntos en línea.

Un aspecto interesante para el proyecto, es que los estudiantes al estar en el mismo espacio, comentan y hablan sobre las actividades y por lo tanto, en muchas ocasiones las terminan haciendo juntos. En consecuencia, es un gran reto lograr que las actividades se realicen de forma colaborativa, con el apoyo de los asesores, es decir que estén dispuestos a hacer modificaciones en su forma de trabajo y también hacer algunos ajustes a las actividades de la plataforma.

Juntos en línea le está abriendo las puertas a jovénes de escasos recursos que no tenían posibilidad de estudiar el bachillerato. Esta opción se está conviertiendo en la gran oportunidad de sus vidas, una estudiante del centro CODAF en Veracruz dice al respecto: —sin esta oportunidad estaría ayudándole a mi mamá en las labores del hogar y mi única posibilidad de empleo sería ser trabajadora doméstica—.

Al cursar el bachillerato, nuestros estudiantes pueden convertirse en líderes de sus comunidades: generar y buscar cambios a nivel social y cultural; pueden ser una gran influencia para sus pares, quienes al verlos crecer pueden desear estudiar el bachillerato; de hecho en todas los centros CODAF ya hay lista de espera para ingresar en la siguiente generación. También se genera una derrama de aprendizaje en su familia, ya que se comienza a hablar de temas nuevos, diferentes, antes desconocidos y se transmite el nuevo conocimiento que van adquiriendo.

La experiencia como coordinadora y tutora de este maravilloso proyecto ha sido sumamente gratificante porque me ha dado la oportunidad de estar en contacto directo con todas las personas involucradas en el proceso de educación a distancia, lo que me ha ayudado a formar una red muy sólida, con la que trabajo para que el proyecto tenga buenos resultados; también me ha permitido ser testigo de los avances y aprendizajes de los estudiantes.

Anteriormente, y generalmente, en los diversos proyectos del B@UNAM había una coordinadora y una tutora, yo asumí los dos roles. Mis funciones como coordinadora son seleccionar asesores para los cursos y/o asignaturas, llevar el control escolar de los estudiantes, estar en contacto con Fonabec y los responsables de sede, llevar el calendario de las asignaturas y cursos, inscribir a los estudiantes, abrir exámenes y generar las actas de calificaciones. Como tutora llevo un seguimiento cualitativo de los estudiantes, me comunico con ellos y ellas por mensajes, teléfono y en ocasiones por chat, tengo una relación muy cercana con la mayoría, incluso algunos llegan a contarme asuntos personales. Una de mis principales actividades es detectar estudiantes en riesgo de deserción y tomar medidas de rescate, por ejemplo hablar con ellos, acompañarlos en la búsqueda de soluciones a situaciones adversas, mandar mensajes, solicitar apoyo y acompañamiento de los responsables de sede, también identifico estudiantes sobresalientes. Mantengo mucha comunicación con los asesores, ya que ellos me ayudan a hacer el seguimiento y me informan sobre cualquier situación que se presente, parte de mis funciones es evaluar el desempeño de los asesores al final de los cursos y/o las asignaturas; también busco motivar a los estudiantes. Tener los dos roles me ha servido para tener el control y seguimiento de todo lo que ocurre, puedo hacer un mejor seguimiento de los estudiantes ya que tengo el contacto directo con los responsables de sede, cosa que anteriormente se hacía a través de mensajes con terceras personas; puedo elegir con qué asesores trabajar dependiendo de experiencias previas, tengo el contacto directo con Fonabec quienes me apoyan en la solución de conflictos o incluso en el seguimiento de las sedes y/o estudiantes.

Para lograr realizar todas estas actividades he desarrollado una rutina diaria: todos los días ingreso a la plataforma y respondo los mensajes de los estudiantes y asesores; después reviso el avance en la entrega de actividades e identifico quiénes van atrasados, a aquellos que van atrasados les mando un mensaje por el mensajero de la plataforma, si veo que después de un par de días siguen así hablo con el responsable de sede, en ocasiones en este punto me informan que el estudiante ha faltado, después pido hablar con él o ella y juntos creamos soluciones y compromisos para realizar las actividades y aprender, en muchas ocasiones logran generar estrategias y avanzan en su asignatura. Una vez a la semana mando mensajes a todos, ya sea felicitándolos, motivándolos, dando alguna información o informando sobre actividades faltantes.Una vez al mes hago una búsqueda de los mejores asesores para invitarlos a participar en el proyecto, así como la evaluación de los asesores anteriores y la actualización del control escolar del proyecto. Todo el trabajo realizado al día de hoy, me lleva a concluir que la fusión de los roles funciona porque me ha permitido tener mayor control y seguimiento de todo.

Cuando tomé las riendas de Juntos en línea, sólo se tenían dos generaciones por lo que me fue muy fácil entender el proyecto y apasionarme por él. Ahora tenemos tres generaciones y ha sido maravilloso vivir el proceso de los cursos propedéuticos y ver cómo los estudiantes están realmente contentos y motivados. Verlos mejorar día tras día, que sus mensajes sean cada vez más claros y mejor escritos, que me escriban agradeciendo la oportunidad, me llena de ilusión y de esperanza. Estoy comprometida con este proyecto porque realmente creo que es una opción viable para adolescentes de zonas rurales y de bajos recursos. En Octubre de 2013, vamos a abrir la cuarta generación; espero que se abran muchas más y que podamos acompañar a miles de estudiantes en su crecimiento y aprendizaje.

* Lucía Pérez Rodríguez
Apoyo a la Coordinación de Matemáticas y Ciencias
de la Coordinación de Bachillerato a Distancia de la UNAM
luciaperezr@gmail.com