Construyendo habilidades para alcanzar competencias. El curso de inducción para estudiantes del BGAI, una experiencia práctica

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Construyendo habilidades para alcanzar competencias. El curso de inducción para estudiantes del BGAI, una experiencia práctica • Rossa Alessia Gutiérrez Delgado*

Resumen

En este artículo, Rossa Alessia Gutiérrez expone su experiencia adquirida al participar como asesora en el Curso de Inducción para Estudiantes de un grupo de trabajadores de una empresa que llevó a cabo un convenio con la Escuela Preparatoria de Tonalá, Jalisco.

En él, destaca el desconocimiento del uso de la tecnología de los estudiantes, cómo es que el curso de inducción se orienta hacia el desarrollo de las habilidades que requieren los estudiantes para cursar con éxito el Bachillerato General por Área  Interdisciplinaria; y resalta la importancia de cambiar mentalidades, partiendo de la generación de competencias que incluyan  las herramientas tecnológicas y la didáctica.

Palabras clave: Sistema semiescolarizado, autoaprendizaje


Antecedentes

El Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias (BGAI) es una oferta educativa que brinda el Sistema de Educación Media Superior (SEMS) de la Universidad de Guadalajara desde 1994. El BGAI considera una modalidad mixta o semipresencial que, según el Acuerdo 445 de la Secretaría de Educación Pública, “[…]comparte elementos de la educación presencial. Su diferencia radica en la condensación curricular y la reducción de los calendarios […]”.1

Señalados también por el Acuerdo 445, existen características propias de los estudiantes de la modalidad que delimitan de igual manera la metodología diseñada:

  • Aprenden en grupo. Por lo menos 85 % de sus actividades de aprendizaje las desarrollan bajo la supervisión del docente.
  • Siguen una trayectoria curricular preestablecida y compactada.
  • Dentro del plantel cuentan con mediación docente obligatoria.
  • Pueden prescindir de la mediación digital.
  • Tienen en el plantel un espacio de estudio fijo.
  • Deben ajustarse a un calendario y horario fijos y por Áreas Interdisciplinarias.
  • Están sujetos a las evaluaciones que para acreditar los programas de estudio aplique la institución educativa.
  • Deben cumplir y acreditar el plan y programas de estudio para ser objeto de certificación.
  • Obtienen de la institución educativa el documento de certificación correspondiente.

Con un enfoque educativo orientado a la Educación Basada en Competencias (EBC), un rubro importante de la metodología del BGAI es la caracterización de las acciones de aprendizaje en torno a secuencias de actividades articuladas en procesos que facilitan el logro de competencias evidenciadas como productos, proyectos o casos, siempre significativos para el aprendiente.

Considerando lo anterior como un proceso en sí mismo, los materiales de aprendizaje enriquecen el esquema metodológico del BGAI dado que se articulan en torno a esquemas cognitivos previos relacionados de manera directa con situaciones reales (productos, proyectos o casos).

Hacia el cambio de paradigma

De más está señalar nuevamente en este espacio las evidentes diferencias que existen entre las metodologías propias de la modalidad escolarizada respecto a las relacionadas con las modalidades mixtas o en línea. Cada una de ellas conlleva exigencias hacia los estudiantes, sin embargo, las modalidades no convencionales, el caso de esta oferta, se convierten, dado su carácter innovador, en un espacio de mayor exigencia ante situaciones que van del cambio de rol o función de los agentes que intervienen en el proceso a la utilización mediática de las TIC.

Precisamente, una de las mayores ventajas del CIE es la orientación hacia el cambio de paradigma del aprendizaje, dado que en gran medida la construcción de saberes para aplicarlos posteriormente a manera de competencias se da en el campo de lo individual, es decir, no en las sesiones presenciales obligatorias sino en el contexto físico mismo del estudiante, lo que obliga a aplicar competencias definidas para utilizar los materiales de aprendizaje, aprender de ellos y con ellos. Asimismo, la utilización de la plataforma de aprendizaje exige además de habilidades más específicas, toda una revolución en cuanto a los modos y formas de aprender considerando la gama de posibilidades de las TIC en la enseñanza-aprendizaje tal como señalan Barberá y Litwin:2

[…]En el caso de que pensemos que el sujeto aprende por la explicación, el docente podrá utilizarlas de manera novedosa y/o variada para dar ejemplos, comparar, analogar con otros temas o experiencias, o utilizar representaciones del tema que se pretende explicar. Si ponemos el acento en las capacidades de pensar de los sujetos, las tecnologías se constituirán en ayudas a esta condición inherente al ser humano.

Como se ha intentado demostrar, el CIE se orienta a un cambio de paradigma específico: el desarrollo de las habilidades necesarias para cursar, de manera exitosa, el BGAI. La reacción de los aspirantes a la modalidad no fue, en todos los casos, la esperada por los desarrolladores de la estrategia, lo que supuso la necesidad de implementar acciones emergentes para resolver esta problemática.

El enfoque del cambio

En el caso de quien esto escribe, la inclusión como asesora del CIE sería en un grupo perteneciente a la Escuela Preparatoria de Tonalá. Egresada ya de la Licenciatura en Matemáticas, en la Escuela Normal Superior de Jalisco, y a punto de egresar de la Licenciatura en Educación a Distancia (LED), en el Sistema de Universidad Virtual de la Universidad de Guadalajara, la oportunidad de asesorar a un grupo de aspirantes al BGAI se percibía como un espacio en donde convertir en realidades los conocimientos desarrollados en ambas licenciaturas; tanto en el contexto presencial como en el virtual.

El grupo de estudiantes pertenecía en su totalidad a una empresa que había celebrado un convenio con la escuela preparatoria citada, comprometiéndose la primera a prestar las instalaciones para celebrar las dos sesiones presenciales semanales y algunas computadoras con conexión a Internet. Los aspirantes, todos ellos mayores de edad y trabajadores de la empresa, revelaban un claro desconocimiento hacia la tecnología vista como herramienta mediática, algunos más, un porcentaje mínimo, desconocía incluso el mecanismo para manipular una computadora o los programas necesarios para realizar las tareas solicitadas, lo que implicaba de una labor extra.

Por otra parte, la mayoría de los participantes manifestaba periodos que iban de los tres a los 14 años sin estudiar de manera formal, por lo que era necesario llevar al pie de la letra tanto las actividades del curso como otras más, relacionadas sobre todo con la alfabetización digital, un tema no comprendido en el esquema del CIE y que requiere de su oportuna consideración.

De algún modo, el desarrollo del curso me llevaba a considerar mi tránsito por la LED y el impacto vivido en su momento al enfrentar el cambio de paradigma de aprendizaje, es por ello que, en cierta medida, se hizo mayor énfasis en el puntual desarrollo de las actividades y la generación de competencias relacionadas con el aprender a aprender, cubriendo de esta forma tanto el ámbito tecnológico como el didáctico presentes en el curso, ambos urgentes del cambio de mentalidad.

Afortunadamente los resultados fueron buenos, felizmente sólo uno de los asistentes abandonó el curso y la generación está por egresar próximamente.

Referencias

Barberá, Elena y Edith Litwin, Del docente presencial al docente virtual. Cambios en la acción docente: de la presencialidad a la virtualidad, Universitat Oberta de Catalunya, España, 2004.

Universidad de Guadalajara, “Documento base del Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias”, Sistema de Educación Media Superior de la Universidad de Guadalajara, México, 2011.

* Rossa Alessia Gutiérrez Delgado, Asesora del BGAI en las Escuelas Preparatorias de Tonalá, 10 y 11, Profesora de asignatura en la Escuela Preparatoria 18.

_________________________
1
Universidad de Guadalajara, “Documento base del Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias”, Sistema de Educación Media Superior de la Universidad de Guadalajara, México, 2011.

2 Elena Barberá y Edith Litwin, Del docente presencial al docente virtual. Cambios en la acción docente: de la presencialidad a la virtualidad, Universitat Oberta de Catalunya, España, 2004.