Cómo manejar la pregunta detonadora en un escenario virtual

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Cómo manejar la pregunta detonadora en un escenario virtual

Eduardo Cruz Moreno*

Resumen

El uso de las preguntas detonadoras debe convertirse en una estrategia fundamental para el asesor del Bachillerato Tecnológico Bivalente a Distancia del IPN, con el objeto de guiar de forma correcta a los alumnos dentro de los foros, tomando como base los diferentes contextos en los que se desarrollan, con el ánimo de clarificar las competencias a desarrollar por el alumno y de evitar la confusión a la que tiende la hipercontextualidad, producto de la Internet.

Palabras clave: hipercontextualidad, preguntas detonadoras, asesor.

 

Abstract

Use of driving questions can be a central strategy for tutors at Bachillerato Tecnológico Bivalente a Distancia of IPN. The aim is to clearly and directly guide students in the forum according to the context in which each learner operates. The idea is to clarify which competencies the student must develop and help to avoid confusion resulting from hypercontextuality, a side product of Internet. The author provides an example.

Key words: hypercontextuality, driving questions, tutor.

 

Con el apoyo de las TIC dentro del campo educativo, los estudiantes tienen acceso a una extensa gama de información ofrecida por la sociedad del conocimiento, en la cual el manejo adecuado de términos y conceptos de cualquier área, juega un papel preponderan dentro del aprendizaje y la formación del educando, no obstante, y ante esta bastedad de recursos, la función del asesor del BTBD resulta imprescindible, justamente porque a través de éste se brinda la orientación y la guía adecuadas, focalizando y contextualizando de manera objetiva el contenido solicitado por las diferentes unidades de aprendizaje que se manejan.

Ante este panorama, ¿de qué forma guiar a los estudiantes del Bachillerato a Distancia para que identifiquen los conceptos que ellos mismos construyen, tomando como base las actividades propuestas en la plataforma educativa, y diferenciando sus propuestas, a través de la comparación, con la de sus compañeros?

A continuación describo una situación en la que se puede ejemplificar lo mencionado:
Una de las actividades que la unidad de aprendizaje de Historia de México Contemporáneo I solicita es la de describir las festividades del 15 de septiembre en su comunidad.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española ofrece cuatro diferentes definiciones del término describir, del cual tomamos la segunda: “Representar a alguien o algo por medio del lenguaje, refiriendo o explicando sus distintas partes, cualidades o circunstancias”.

La definición del término es clara y, por consiguiente, puede suponerse que las instrucciones de las actividades que  el alumno realizará  también lo son, no obstante, hay que considerar que el grupo de alumnos del BTBD es sui generis, en ello  influyen muchos elementos, como la diferencia de edades (entre 14 y 60 años) o el territorio en el que radican, situación que contribuye de manera sobresaliente, dado que el estudiante puede estar en cualquier estado de la República o incluso radicar en otra nación, por ende, la respuesta de la actividad será tan diversa como nutrida, por todos los elementos que implica; y entonces, ¿cuál es el papel del asesor en estos casos?

Como asesor del BTBD, mi principal reto es lograr distinguir las diferencias entre las aportaciones del  grupo de alumnos, sobretodo, evitar la hipercontextualidad generada por la Internet, para lo cual debo elaborar algunas preguntas detonantes previas a los foros, que me ayuden a lograr las competencias definidas para cada unidad temática en particular. En ocasiones, estas preguntas detonantes surgen de los mismos comentarios realizados por los alumnos.

La pregunta detonante como recurso para propiciar el proceso de reflexión en el alumno

La experiencia obtenida en esta actividad es la siguiente: algunos alumnos ilustraron su respuesta con información e imágenes de Internet, otros comentaron  qué hacen  sus familias ese día y algunos más describieron lo que organizan las autoridades de su comunidad y cómo celebran las fiestas en los  lugares que habitan.

Como se observa, la comprensión de un concepto puede llevarnos a la hipercontextualidad a la que se está enfrentando el docente y el alumno. Si sólo revisara y calificara la actividad no pasaría nada, no existiría una retroalimentación propiamente, mas en la segunda etapa de la actividad les solicité que intercambiaran su información y planteé preguntas detonadoras como las siguientes:

  • ¿Por qué ese tipo de platillos?
  • ¿Cuál es el origen de los mismos?
  • ¿Por qué en la comunidad de Luis, los alimentos tienen diferentes nombres?
  • ¿Por qué las vestimentas son diferentes en sus comunidades,  si vivimos en el mismo país?

 

¿Qué pasó con los alumnos después de revisar entre ellos las diferentes aportaciones?

Los resultados obtenidos en esta experiencia fueron muy gratificantes, sobretodo cuando los alumnos habían sustentando sus respuestas utilizando conceptos como “identidad”, “nacionalismo”, “símbolos”, “patria”, pero aún más cuando los alumnos expresaron en sus comentarios lo que aprendieron de ellos mismos y de los demás dentro de diferentes contextos, en un mismo foro y con un  objeto educativo idéntico. Es decir, ya eran capaces de emplear sus conceptos, sustentar, argumentar y construir un dialogo real y no simulado en un ambiente de aprendizaje virtual, caracterizado por la intervención docente que no se limita sólo a la disposición de recursos.

En la educación a distancia, esta hipercontextualidad es de suma trascendencia, pues propicia el desencadenamiento de procesos cognoscitivos, los cuales se observan en la construcción de respuestas por parte de los estudiantes a las preguntas detonadoras planteadas por el asesor.

Por consiguiente, la experiencia obtenida como asesor del BTBD ha sido muy enriquecedora  dado que me  ha permitido aprender sobre el uso, intención y manejo de la pregunta detonadora, con la finalidad de  alcanzar exitosamente la competencia.  Este logro motiva para continuar  innovando  y en la búsqueda de nuevas formas  que mejoren el proceso enseñanza-aprendizaje. También me obliga  a no olvidar que siempre existirá un corcho, un trozo de papel, un pensamiento, un acontecimiento, cualquier hecho o material en medio y en cualquier punto del camino, del cual brotará un sin fin de conocimientos y aprendizajes.**

 

*Asesor de Historia de México Contemporáneo, CECYT 7, “Cuauhtémoc”, eduardolalo18@yahoo.com.mx

** El autor agradece la asesoría en corrección de estilo de Francisco Gabriel Binzhá.