Cobertura vs. eficiencia

Experiencias de bachillerato a distancia

Cobertura vs. eficiencia

Marina Guadalupe Ángeles Ortiz*

Resumen

Se presentan una serie de reflexiones, acerca de la eficacia terminal en los bachilleratos semiescolarizados y a distancia del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), basadas en el estudio de los censos de 1994 a 2010 sumado a experiencias docentes y de la coordinación del Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias (BGAI)con sede en la Preparatoria Metropolitana número 11. Todo esto con el objetivo de analizar si la cobertura responde a las necesidades de la sociedad en el estado de Jalisco.

Palabras clave: ; ; ;



Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El presente análisis se basa en el modelo de educación mixta y no convencional del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG). El Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias (BGAI) es semipresencial (SEP, 2008b), cubriendo seis horas a la semana y alternando con trabajo en línea en el moddle diseñado por el SEMS mediante su pagina e-cademic. De esta forma los alumnos complementan su formación y desarrollan habilidades relacionadas con su contexto tecnológico. Es así como la metodología de la modalidad mixta del BGAI responde a las necesidades de la sociedad globalizada, ayuda a desarrollar competencias en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y contribuye a la posibilidad de estudiar en una forma alternativa y flexible, favoreciendo el acceso al aprendizaje autónomo y responsable de acuerdo a los tiempos del estudiante.

EL BGAI se creó en 2010 para atender la demanda educativa en el estado de Jalisco y al mismo tiempo, alinearse a la Reforma Integral de Educación Media Superior (RIEMS) (SEP, 2008c). Para dar respuesta a estos retos se diseñaron programas operacionales y pertinentes a la UdeG y el Marco Currícular Común (SEP, 2008a), adoptando el uso de TIC en la educación específicamente en el diseño pedagógico para que por medio de e-cademic y guías virtuales de aprendizaje, se pudieran articular los principales recursos que permiten la educación por competencias a distancia. Así se abrieron las brechas para poder acceder a los espacios virtuales de la educación. El resultado fue la vinculación de la sociedad con la Universidad de Guadalajara, al facilitar los espacios educativos a través de la evolución de las ofertas académicas donde la formación puede ser más accesible, equitativa, pertinente e innovadora.

En este trabajo se señalan los avances en cobertura y acceso a la educación media superior en el estado de Jalisco con resultados cuantitativos muy evidentes, con el fin de analizar qué es más significativo: la cobertura o la eficiencia terminal y cuáles han sido los beneficios para la sociedad jalisciense.

Para comprender mejor esta reflexión, es preciso conocer el concepto de eficiencia terminal. De acuerdo con Delors (Secretaría de Educación Pública y Cultura, abril 2012) la UNESCO establece que “eficiciencia terminal es la que remite al porcentaje de alumnos que concluyen oportunamente un nivel educativo, con relación al número de alumnos de nuevo ingreso que entraron al primer grado de ese nivel en años (según el tiempo estipulado de duaración por nivel, carrera o programa de estudios) conformado a partir de ese momento una determinada generación”. En el contexto del Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias, se refiere al número de egresados por promoción (calendario) que egresan generacionalmente cada dos años, cumpliendo en el tiempo reglamentario una currícula de siete áreas de Aprendizaje Interdisciplinarias (AI) que abarcan 21 Unidades de Aprendizaje Interdisciplinario (UAI). Estas cifras deberían coincidir con el numero de ingreso, situación que no se da en la práctica.

En cuanto a cobertura, entendemos “la proporción de alumnos atendidos en un nivel educativo con respecto a la demanda” (SIG, s.f.) situación que originó la creación del modelo de Bachillerato semiescolarizado en la Universidad de Guadalajara.

De la cobertura a la eficiencia, a través de los contextos en que se origina el BGAI

Debido a la creciente demanda de la educación media superior en el Estado de Jalisco, el crecimiento demográfico y el rezago educativo a falta de espacios, el SEMS de la Universidad de Guadalajara generó, en 1994 el Bachillerato en modalidad semi-escolarizada; acudiendo de forma semi-presencial a cinco escuelas preparatorias metropolitanas y dos regionales para apoyar las necesidades de la población. Esta acción se postuló como una esperanza para quienes no habían podido concluir sus estudios por la edad, los horarios laborales, alguna discapacidad, por el abandono de estudios o simplemente por la falta de oportunidades. Por ello, para el 2007, antes de la RIEMS, la UdeG ya contaba con 27 Bachilleratos semiescolarizados en la zona metropolitana y siete en zonas regionales del estado de Jalisco. En ese tiempo, el índice de ingreso fue de 2473 alumnos a preparatorias metropolitanas y se tuvo un egreso de 2399 alumnos; mientras que en las preparatorias regionales se contó con 2934 alumnos admitidos, de los que egresaron 2475 (DECAD, 2012).

De acuerdo con los censos de la propia universidad, podemos observar que la eficiencia terminal decreció para el 2008, justo cuando inicia el Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias en respuesta a la RIEMS. Además, en contra de los pronósticos, el nivel de ingreso a preparatorias de la zona metropolitana descendió a 1524 alumnos y el egreso a 1743 alumnos; mientras que en las preparatorias regionales el número de alumnos que ingresaron se redujo a 1799, egresando solamente 1230 alumnos (DECAD, 2012).

Estos cambios en el nivel de eficiencia se pueden valorar por varios factores; el principal fue que para el 2008 el SEMS cerró una sede del BGAI en una preparatoria regional e inauguró otra en una preparatoria metropolitana. Por un lado, se observa una reducción en el acceso al espacio educativo en la zona regional, pero se abre un nuevo espacio en la zona metropolitana diversificando los números.

Para poder comprender este cambio significativo es preciso observar el tipo de población que ingresa al BGAI y sus razones para hacerlo; y así advertir el comportamiento de las estadísticas y la repercusión que tiene en la sociedad.

El primer factor a estudiar son las edades de quienes aspiran al BGAI. Como se puede observar en la siguiente grafica, el mayor porcentaje corresponde a la población adulta, debido a que esta modalidad educativa mixta “se encuentra mediada por criterios autoinstruccionales y andragógicos propios de los sistemas abiertos, en los que el autoestudio y la responsabilidad autónoma en los procesos educativos son fundamentales” (SEMS, 2013).

Gráfica 1. Edad de los estudiantes que ingresan a BGAI.

RMBD11_11-GRAFICAS-01

Citando a la Directora de Educación Continua Abierta y a Distancia del SEMS, la maestra Francia Martínez Favela (SEMS, 2014): “el rango de edad de las personas que cursan el BGAI es de 25 a 30 años, sin embargo se ha contado con alumnos de más de 40 años de edad”. Con estos antecedentes y valorando los criterios propios del sistema y la metodología del mismo, resultan preponderantes la autogestión, la responsabilidad y el compromiso por parte de los sujetos que pretenden ingresar a esta modalidad educativa. Cualidades que por experiencia, son más dificiles de encontrar en los jóvenes de menos de 20 años de edad; como coinciden los Coordinadores de sedes del BGAI en escuelas preparatorias de la UdeG.1 En consecuencia, el BGAI pareciera ser más una opción para los adultos que pueden ser autónomos y autogestores de sus procesos de aprendizaje y de los gastos que esta modalidad les representa; pues éste se cursa en dos años a través de distintas áreas de Aprendizaje Interdisciplinarias (AI), que de acuerdo al numero de créditos es el costo de la misma (SEMS, 2010).

Sumado a lo expuesto es evidente la diversidad en las edades de los alumnos que ingresan al BGAI, lo que demanda distintas necesidades de aprendizaje: estas se deben adaptar, pero sin perder la identidad del diseño interdisciplnario y las formas didácticas diseñadas para atender cada área de Aprendizaje Interdisciplinarias (AI), donde el autoestudio y la responsabilidad son fundamentales para completar el proceso de enseñanza-aprendizaje (Castillo, 2000).

El siguiente factor son las razones que motivan a la población a ingresar al BGAI. Como se aprecia en la Gráfica 2, el mayor porcentaje corresponde a la intención de concluir la preparatoria para continuar con los estudios de educación superior. El género femenino ocupa el 54% de la población que ingresa (SEMS, 2013) y entre sus objetivos de concluir el bachillerato, se encuentran la superación personal, la independencia y continuar con sus estudios a nivel superior.

Gráfica 2. Razones que motivan a la población para ingresar al BGAI.

RMBD11_11-GRAFICAS-02

La segunda razón son las cuestiones laborales. Es decir, que quienes ingresan pretenden terminar sus estudios de bachillerato porque aspiran a un puesto o una mejor posición laboral. Esta situación genera un triste hábito entre los alumnos pues como lo que persiguen es el certificado, no se preocupan por participar de forma colaborativa y cooperativa, realizan el mínimo esfuerzo y con el pretexto de que son trabajadores solicitan múltiples permisos para no presentarse a las sesiones presenciales.2

El 4% ingresa para cumplir el nivel de educación media superior por motivos personales y de autorrealización. Éste suele ser el objetivo más valioso en el BGAI, ya que se trata de alumnos más comprometidos y responsables; pues tienen bien definida su meta y participan puntualmente tanto de las actividades en línea como de las sesiones presenciales.

Finalmente, el 3% corresponde a los motivos familiares, por ejemplo hijos de profesores de la misma preparatoria, que por este hecho ya se ejerce una presión pues el papá o la mamá realiza un monitoreo constante sobre el avance del hijo; también está el caso de las adolecentes embarazadas que asistían al bachillerato presencial por competencias y que al tener a su bebé tuvieron que ausentarse y perder tiempo significativo, por lo que lo más idóneo fue ingresar al BGAI; otro caso es el de las madres solteras o mujeres divorciadas, que buscan en la conclusión de sus estudios, la realización y superación para servir de ejemplo a sus hijos (Valenzuela, 2013).

El tercer factor que ha generado cambios en la eficiencia terminal es el tiempo sin estudiar; esto aunado a carecer de prácticas y métodos de estudio, son algunos de los retos que afronta el aspirante y alumno del BGAI. Además el factor tecnológico enfrenta al alumno con el uso de las herramientas de la comunicación, y si valoramos que el 47% de la población del BGAI no cuenta en su hogar con un equipo de cómputo o acceso a internet, resulta evidente cómo la falta de práctica o conocimiento del uso de las TIC desmotiva a los alumnos en la interacción con esta modalidad mixta donde se les exige el 60% de trabajo en plataforma (SEMS, 2010), generando que deserten al no responder a esta práctica.

Gráfica 3. Tiempo sin cursar estudios.

RMBD11_11-GRAFICAS-03

_________________________
1 No se cuenta con un documento escrito, pero si con las experiencias recogidas en las reuniones de coordinadores del BGAI donde la principal problemática es la falta de compromiso del alumno, sobretodo del que aún es adolescente, pues no aprecian el espacio brindado y reprueban o desertan fácilmente al no hacerse responsable de su proceso de aprendizaje. A luz de este tema, reconsideraremos realizar un diagnostico de esta problemática.

2 Ésta ha sido una de las razones que más aqueja a los Coordinadores sedes del BGAI en las preparatorias de la UdeG. Quienes presentamos repetidamente este caso en la última reunión en la Dirección de Educación Continua Abierta y a Distancia del SEMS, el día 20 de septiembre del 2013.

Conclusiones

Hasta ahora se han presentado los elementos que afectan la eficacia del BGAI. La intención de este trabajo es obtener una visión global que permita apreciar los índices de ingreso y egreso, expuestos al principio de este texto, para valorar si la apertura de más espacios que respondan a la cobertura es idónea o es preciso evaluar y mejorar los elementos y espacios sedes del BGAI en las preparatorias de la Universidad de Guadalajara para contrarestar el nivel de deserción.

La evolución tecnológica ha servido favorablemente a la educación y la generación de espacios virtuales muy valiosos, aumentando la cobertura del BGAI con la apertura en preparatorias foráneas. Sin embargo, la globalización tecnológica ha dejado desprotegidos varios sectores relativamente pequeños, pero no menos importantes para el desarrollo de una sociedad, ya que esa población no cuenta con equipo de cómputo y acceso a internet (Gutierrez, et al., 2011).

Otro factor es la falta de recursos económicos para cubrir las cuotas, debido a que este bachillerato existe gracias a los recursos autogenerados con las aportaciones de los alumnos y actualmente hay un alto índice de deserción debido a la imposibilidad de cubrir sus cuotas (Torres, 2012).

En lo particular considero que las políticas públicas e instituciones que no han contemplado el cambio a partir de las realidades económicas y culturales de nuestra sociedad, además de no diseñar planes y programas que promuevan la educación como un agente de desarrollo económico, tecnológico y social; es decir, respondiendo a las necesidades económicas y sociales del país, capacitando y generando agentes de cambio con valores y habilidades para ser aplicados a la industria, ingeniería y economía de Jalisco. Con lo expuesto se pretende evidenciar que aunque se ha reformado la educación y se ha promovido la cobertura de espacios del BGAI en donde no existían; lamentablemente se ha hecho sin reflexionar en las realidades de la dinámica social del estado de Jalisco y sus carencias.

Referencias

Dirección de Educación Continua y a Distancia (DECAD). (2012). Series Historicas de la DECAD. Guadalajara: Universidad de Guadalajara.

Gutierrez, H., Mariscal, M., Almanzor P., Ayala, M., Gama, V., Lara, G. (2011). 2010. Diez problemas de la población de Jalisco: Una perspectiva sociodemográfica. Guadalajara: Gobierno de Jalisco-Consejo Estatal de Población. Recuperado de http://coepo.app.jalisco.gob.mx/PDF/LibroDiezproblemas/DiezproblemasJalisco.pdf

Secretaría de Educación Pública (SEP). (2008a, 21 de octubre). Acuerdo número 444 por el que se establecen las competencias que constituyen el marco curricular común del Sistema Nacional de Bachillerato. En Diario Oficial, Primera sección. Recuperado de http://goo.gl/NUKPNi

Secretaría de Educación Pública (SEP). (2008b, 21 de octubre). Acuerdo número 445 por el que se conceptualizan y definen para la Educación Media Superior las opciones educativas en las diferentes modalidades. En Diario Oficial, Primera sección. Recuperado de http://goo.gl/ar75lg

Secretaría de Educación Pública (SEP). (2008c, 26 de septiembre). Acuerdo número 442 por el que se establece el Sistema Nacional de Bachillerato en un marco de diversidad. En Diario Oficial, Primera sección. Recuperado de http://goo.gl/aE3e1c

Secretaría de Educación Pública y Cultura. (2012, abril). Eficiencia terminal. Boletín Informativo Estadístico, (3), 1. Recuperado de http://www.sepyc.gob.mx/documentacion/boletinnum3.pdf

Sistema de Educación Media Superior (SEMS). (2010). Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias, Modalidad Semiescolarizada. [sitio web]. Recuperado de http://sems.udg.mx/bachillerato-semiescolarizado-0

Sistema de Educación Media Superior (SEMS). (2013). Diagnóstico. El Bachillerato General Semiescolarizado por Áreas Interdisciplinarias (BGAIMS). [sitio web]. Recuperado de http://e-cademic.sems.udg.mx/bgai/documento_base/diagnostico.php

Sistema de Educación Media Superior (SEMS). (2014, 24 de enero). Crece la demanda en SEMS por bachillerato en modalidad mixta. [Boletín informativo 0113_ SEMS]. Recuperado de http://148.202.105.20/prensa/boletines/2014/enero/0113sems.pdf

Sistema de Información Geográfica (SIG). (s.f.). Conceptos. Recuperado de http://sig.jalisco.gob.mx/Estadistica/Conceptos/Conceptos.htm

Torres, G. (2012, 15 de marzo). Notisistema. Recuperado de http://www.notisistema.com/

Valenzuela. I. (2013). Empoderamiento de la mujer y el Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias. SEMS-Comunicación social. Guadalajara: Universidad de Guadalajara.

* Marina Guadalupe Ángeles Ortiz
Coordinadora del Bachillerato General
por Áreas Interdisciplinarias (BGAI) de la Preparatoria núm. 11,
Universidad de Guadalajara
marina.angeles@sems.udg.mx

Comentarios

Comentarios