Aprender y educar en el entorno virtual

Experiencias de bachillerato a distancia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Aprender y educar en el entorno virtual

Resumen

Los espacios virtuales, las plataformas y todos los instrumentos que utilizamos para trabajar con un sistema en línea son un excelente pretexto para promover la experiencia y los valores intrínsecos que poseemos. En el presente escrito comparto mi experiencia desde una perspectiva de trabajo integral, gracias a la dinámica de trabajo incluyente y una orientación educativa que me permiten formar con las premisas de que educar y aprender son desarrollos, procesos y cualidades para colaborar en armonía con nuestra sociedad porque al aprender también nos educamos.

 

Palabras clave:
educar, aprender, autogestión, valores intrínsecos, comunicación.

 

Abstract

Virtual spaces, platforms and all of the instruments that we use while working in an on-line system provide an excellent excuse to promote our intrinsic values and experience.  The author shares her experience from a holistic point of view. Due to the inclusive work dynamics and an educational orientation a special kind of education is promoted. Its basic premise is that teaching and learning are developmental processes and qualities to collaborate harmoniously with our society because when we learn, we teach ourselves.

Key Words: teach, learn, self-learning, intrinsic values, communication.

 

Aprender y educar no pueden desligarse. Estos dos verbos tan importantes para todos los sistemas y rubros institucionales con el más amplio sentido de las connotaciones, son y serán siempre de relevancia, a pesar de los cambios generacionales, a pesar de las estructuras sociales, primicias generacionales o de otros factores que se ponen en la mesa de juicio para extenuarlos. Estoy segura que la virtualidad está contribuyendo en todas las esferas para promover el aprendizaje, lo he constatado cuando observo los procesos de mis asesorados del bachillerato del Sistema de la Universidad Virtual de la Universidad de Guadalajara. Por supuesto, al aprender también se está educando y es precisamente en este punto donde quiero detenerme para expresar mis experiencias en torno al  tema.

Si consideramos que la prioridad de aprender es educarse, como ya lo afirmó el director de proyectos de la UOC, Joseph M. Duart, (2003) quien además señala que  las tecnologías de la información en los procesos de aprendizaje le han  dado significado a crear un nuevo espacio con el que es posible aprender,. Las tecnologías construyen marcos de aprendizaje en el que las personas nos insertamos con todo lo que somos. Así, todos los involucrados en ambientes educativos, sea  cual fuere el  sistema o modalidad en que nos desenvolvemos, no sólo llevamos   unos cuadernos y  lápices,  o estamos frente a un monitor y teclado —aquí quiero ser muy puntual porque considero que hay una analogía en las modalidades presencial y virtual: ambas son capaces de transmitir emociones,  permitirnos interactuar,  compartir, comunicarnos,  transferir y, por supuesto, “educarnos”.

En mi  desempeño como asesora en el bachillerato  he constatado que la autogestión no sólo queda (implícitamente) en la visión institucional; he observado que  en el desarrollo de los cursos se promueve y, en muchos casos,  se logra desarrollar esta habilidad en el asesorado. Resulta interesante dar una mirada a las retroalimentaciones que se hacen a los asesorados,   para percatarnos de sus procesos de aprendizaje que pueden evidenciar su pertenencia a redes de conocimiento.

En las actividades, proyectos, comentarios, exposiciones, foros y todo lo que tiene que ver con las actividades que realiza el alumno virtual,  son evidentes sus     logros en competencias específicas;  por ende, como asesor,   se interactúa con seres orientados a nombrarse a sí mismos autónomos por sus procesos de aprendizaje. Por ello, afirme  que la autogestión para aprender y educar parte de la  autogestión de nuestras enseñanzas, valores, aprendizajes y capacidades creativas, por lo que debemos dar nuestro mejor rendimiento a las acciones que realizamos para educarnos.

Si a lo largo de nuestra vida construimos aprendizajes, también desarrollamos procesos internos para educarnos, y   cualidades para colaborar en armonía con nuestra sociedad. En mi labor como asesora,  me gusta promoverlos;  por ejemplo,  correlaciono las funciones que   desempeño  con  una de mis prioridades: formar y promover una mejor educación orientada a traspasar el conocimiento e incentivar la autogestión de mis asesorados. En mis retroalimentaciones, promuevo valores para intercambiar información, busco que los procesos sean formativos y no sólo orientados al conocimiento;  para ello aprovecho  espacios como  los foros donde con nuestras participaciones creamos una atmósfera que nos permite comunicarnos eficientemente: la cordialidad, el saludo cálido y la despedida amables serán siempre factores que pueden  detonar la apertura comunicativa de los involucrados.

Por supuesto, la calidad con la que nos expresemos  variará dependiendo de los conocimientos que apliquemos a nuestra redacción y ortografía, así como de los saberes que expresemos, pero el comunicarnos con los demás de manera respetuosa y cálida permitirá, además,  que nuestras ideas permeen en un ambiente de respeto hacia nuestros receptores quienes responden casi siempre favorablemente.

En este sentido, me gusta trabajar con  mis grupos asesorados, buscando que  logren  evidenciar cualidades  y   valores tales  como  responsabilidad, tolerancia  y honestidad. En términos generales he tenido resultados muy satisfactorios como: se responsabilizan  de su propio proceso de aprendizaje, evidencian su autogestión y logran mejorar en puntos que debían  reforzar, cuando se les da la oportunidad de modificar sus actividades y muestran interés por participar en los foros,  a pesar de que estos espacios no siempre implican una evaluación o cuentan con una ponderación para su acreditación del curso.

Los espacios virtuales, las plataformas y todos los instrumentos que utilizamos para trabajar con un sistema en línea son  un excelente pretexto  para promover la experiencia y los valores intrínsecos que poseemos, esto me ha permitido  que la dinámica del grupo permee con una orientación educativa integral. La premisa es que  al educar se aprende más.

Hay que darle importancia a lo que en realidad nos dará frutos: hay que enfatizar cómo estamos aprendiendo y para ello detengámonos un momento a ver cómo estamos conscientes de nuestros procesos de aprendizaje.

No pretendo dar una síntesis de los modelos de aprendizaje que existen,  no es el tema, pero sí  quiero detenerme en cómo aprendemos cuando reflexionamos en un punto que ayuda y orienta el  proceso: la autogestión que resulta tan valorable para quienes estamos en búsqueda de un aprendizaje significativo.

Si definimos la autogestión desde la perspectiva del lenguaje humanista lo entenderemos,  sobre todo,   como un comportamiento de espíritu autogestor que tiene la capacidad  para transformar.  Cumple con expectativas muy satisfactorias cuando buscamos aprender y educar,  porque  denota  cualidades relacionadas con “construir conocimiento” que nos permite alcanzar un aprendizaje con matices importantes de responsabilidad de nuestros procesos, lo cual también coadyuva a mejorar el rendimiento de aprendizaje.

Como en todo sistema educativo, la prioridad es aprender. Así,  se ejecutan determinadas acciones  explícitas e implícitas al  promover la autogestión, que se ha limitado en el ámbito presencial debido a las formas de evaluación utilizadas. De manera virtual una de las principales funciones del asesor es retroalimentar y destacar  las habilidades y competencias, por lo que la autogestión se convierte en una prioridad   para aprender. El sistema de la U. de G. Virtual está contribuyendo de  manera efectiva y activa al promover el conocimiento significativo, haciendo uso de esta arista, importante elemento que está integrado cuando se quiere aprender de  forma significativa.

Si el hombre es lo más acabado, más exquisito y fructífero de la creación que apareció al final, ahora nosotros estamos transformando el paraíso o aquello que se creía intransformable en plataformas virtuales, porque rompemos con paradigmas, gracias a que nuestras percepciones son tan variadas como los esquemas mentales que poseemos los humanos para aprender, educar y transformar.

 

Referencias:

DUART, J.M. (2003). “Educar en valores en entornos virtuales de aprendizaje: realidades y mitos”,  consultado en http://www.uoc.edu/dt/20173/index.html, el 10 de noviembre de 2008.

 

Autora

Vianey Barajas Arreola, Asesora en UDGVirtual, viaudg@hotmail.com